Menú Buscar
Imagen de la paliza de manteros a un turista en Barcelona / CG

El responsable de turismo de Colau minimiza la paliza a un turista

Albert Arias, director del plan estratégico de turismo, envía "a la mierda" a los que denuncian la agresión de manteros al visitante José Bravo en Barcelona

05.08.2018 23:41 h.
6 min

El máximo responsable del diseño del turismo de Ada Colau en Barcelona ha minimizado hoy domingo, 5 de agosto, la brutal paliza a un turista estadounidense a manos de manteros el miércoles pasado. Albert Arias, director del plan estratégico de Turismo de Barcelona 2016-2020, ha "enviado a la mierda" a los que denunciaron la brutal agresión, que acabó con el visitante atendido por el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) y trasladado al Hospital Clínic Barcelona.

En un tuit en su cuenta oficial, Albert Arias Sans, ha valorado que "es decir, que un tío se pelea con otro y de golpe la ciudad es Gomorra, el país se se hunde, las rotativas se calientan y al final, como no, la culpa es de Colau que no hace nada. Sinceramente, podéis iros a la mierda" en referencia al intento de linchamiento del turista por parte de manteros.

Oposición y comerciantes piden su dimisión

La salida de tono de Arias no ha gustado a la oposición municipal, que lleva toda la semana pidiendo más proactividad del Ejecutivo local de Barcelona en Comú (BComú) con la seguridad, ni tampoco a los comerciantes, que han exigido una junta de seguridad extraordinaria. Una de las que ha afeado a Arias su comentario ha sido Sònia Recasens, portavoz del Grup Demòcrata en el Ayuntamiento de Barcelona. "No se puede ostentar un cargo público y enviar a la mierda a los que representas. Eres el director del Plan Estratégico de Turismo de una Ciudad Capital. Pide disculpas o dimite. Esto es intolerable, Ada Colau", ha tuitado Recasens.

Ha hecho lo propio la portavoz adjunta del PSC en el Ayuntamiento, Montserrat Ballarín, que ha señalado que "a Albert Arias le pagamos el sueldo todos los barceloneses. Decir que lo que ocurre en Barcelona es que un tío se pelea con otro muestra una grave ignorancia. Enviar a la mierda a los que exigen sus responsabilidades al gobierno de la ciudad sólo puede acabar en rectificación o dimisión".

No menos importante, Gabriel Jané, presidente de la asociación de comerciantes Barcelona Oberta y Roger Pallarols, director del Gremio de Restauración, han hecho público que tampoco comparten la opinión de Arias. "Apreciada Sonia --Recasens--, una de las muchas salidas de tono que son intolerables en personas que ocupan un cargo público, con sueldo a cargo de los impuestos de los barceloneses. Tanto personalmente como en nombre del Gremio, sólo hay dos opciones: dimisión o destitución inmediata", ha manifestado Pallarols. Jané ha tuiteado en el mismo sentido.

Repunte de la inseguridad

Más allá de las valoraciones personales, lo cierto es que la brutal agresión a José Bravo, un visitante estadounidense de 45 años llegó en una semana en la que se deterioró la seguridad pública en Barcelona. Además de la paliza grupal a Bravo, hubo un conato de rebelión de un grupo de manteros en el Paseo Juan de Borbón de Barcelona. La semana negra para el espacio público barcelonés acabó el domingo con un ataque en manada con palos y una navaja a un ciudadano en el barrio del Raval de Barcelona.

Todo ello no ha pasado desapercibido para la oposición municipal en Barcelona. Además de las condenas y quejas de los comerciantes, que pidieron a Colau que interrumpiera sus vacaciones y presidiera una junta de seguridad extraordinaria, el PP instó ayer al Ejecutivo local a convocar la misma sesión ante "la gravedad de la situación y el deterioro constante de la seguridad y el civismo en Barcelona" con el fin de "devolver la normalidad a la ciudad". El grupo que preside Alberto Fernández Díaz, "reiteró" la petición de dimisión de Colau como concejal de Seguridad de Barcelona, que el Ayuntamiento se persone como acusación en la agresión de los manteros al turista, que el gobierno municipal condene el incidente y que se aumenten las plantillas de Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana en la ciudad.