Menú Buscar
Ana, víctima de maltrato y exmiembro de Testigos de Jehová

La pesadilla de Ana para lograr el divorcio en los Testigos de Jehová tras seis años de maltratos

La víctima presentó pruebas de las agresiones físicas, vídeos de su marido cometiendo adulterio y puso en riesgo su vida varias veces ante el reproche de los ancianos del culto religioso

27.06.2019 00:00 h.
8 min

Ana M. P. escapó de Andalucía para huir no solo de su exmarido, sino de la congregación de los Testigos de Jehová de la que formaba parte y que, según relata, no hizo nada para frenar los maltratos continuados que sufrió durante seis años por parte de su esposo.

Con tan solo 23 años y después de un año de noviazgo, dio el sí, quiero y allí empezó su pesadilla. Seis años de constantes palizas físicas y humillaciones hasta que un día se armó de valor para denunciarlo ante los tribunales paralelos de los miembros de los Testigos de Jehová. Pero solo encontró excusas para no concederle el divorcio bíblico. “Acudí a ellos como una gilipollas para pedir ayuda y lo único que me dijeron era que tenía que quedarme con él me pegara o no me pegara. Me dieron solo apoyo bíblico”, explica.

Este apoyo bíblico consiste en la presencia de una representante del culto que visita a la víctima en casa y leen la Biblia y otros libros sagrados e intentan que la víctima los comprenda.

Dos testigos oculares

Una de las razones por las que es tan difícil probar los casos de maltrato o abuso sexual dentro de este culto religioso es porque imponen la condición de la presencia de “dos testigos oculares” ante los hechos que se denuncian. Y muchos de estos delitos ocurren bajo la intimidad de la alcoba.

Ana no tenía a nadie que pudiera confirmar su versión, y los moratones en la cara, cuello y cuerpo que presentó no eran una prueba suficientemente sólida para los ancianos de Testigos de Jehová que se encargaron de juzgar su caso. Todo lo contrario. "Que llegara allí con la boca rota se ve que no era suficiente", constata todavía conmocionada. Ana asegura que le “hicieron barbaridades”. “Todas las que te puedes imaginar”.

Los comités que juzgan están formados por ancianos de 40 o 50 años de edad. Ella era solo una joven cuando lo denunció y tuvo que someterse a preguntas sobre su vida sexual que se excedían del caso denunciado. “Cuando se lo conté a mi novio de ahora me dijo que lo que sufrí fue una violación por parte de estos ancianos”, expresa indignada. Solo con la perspectiva del tiempo ha podido entender lo que le sucedió.

Veto a la justicia ordinaria

Tampoco le dejaron llevar su caso a la justicia ordinaria. “No me lo prohibían explícitamente, pero me decían que por una sola persona iba a quedar mal toda la organización. Yo tenía a mi familia dentro y no quería perjudicarlos”, explica preguntada por el motivo de no denunciar los malos tratos en los tribunales especializados en violencia de género.

Sin embargo, la decisión de no denunciar externamente este tipo de casos es algo habitual. Prescindir de sus tribunales se asemeja a renunciar a la religión que la familia o la propia víctima sigue profesando. Para muchas víctimas que no han dado el paso a abandonar definitivamente el culto consideran que una cosa es la fe y la otra los que obran mal en nombre de esa fe. El tabú con que los Testigos de Jehová llevan sus juicios internos ha imposibilitado a este medio contar con su versión de lo ocurrido.

Adulterio

Como Ana sabía que su maltratador le era también infiel, intentó conseguir el divorcio por esta vía. Una de las condiciones para que se tramite el divorcio dentro de los Testigos de Jehová es demostrar que se ha cometido adulterio. Ana pagó 12.000 euros a un detective privado para confirmar que su marido se veía con otra mujer.

El vídeo, al que ha tenido acceso Crónica Global, demuestra cómo su entonces marido se besa y abraza en la puerta de una vivienda con otra mujer. “El tribunal dijo que estas grabaciones no eran probatorias, que era solo cortejo indebido. Si no tenía ninguna imagen del acto sexual, no valía”.

Pese al riesgo que corría su vida, los ancianos le sugirieron que se acercara ella misma con su coche hasta la casa de su todavía marido y que se quedara allí fuera la noche para poder confirmar que “pasaba la noche” con otra mujer. “Solo un anciano que era buena persona salió en mi defensa diciendo que yo ya había tenido un cuchillo en la garganta y que como factores míos que eran debían protegerme”.

Divorcio… y divorcio bíblico

Finalmente, solo hubo una forma de lograr el divorcio. Y fue que su marido confesara haber cometido adulterio, ya que la palabra de Ana nunca valió para los ancianos.

Desde el inicio del proceso judicial Ana y su marido no vivían bajo el mismo techo. Y por aquellas fechas él tenía una nueva novia. Por esta razón, accedió a admitir su infidelidad ante el tribunal cuando Ana le dijo que si se oponía le enviaría a su nueva novia los mensajes y llamadas de teléfono que había registrado y en los que le decía que quería volver con ella. “Solo así conseguí mi divorcio. Cuando decidió él. No valieron ni los 12.000 euros que me dejé en el investigador privado, ni que hubiera arriesgado mi vida, ni las pruebas físicas que demostraban las palizas”, asume.

El 5 de mayo de 2013 el juzgado ordinario le concedió el divorcio. Y ocho meses después logró el divorcio bíblico. Ahora, lejos física y psicológicamente de todo aquello, afirma que lo hace público pensando en su bebé de seis meses: “Voy a ser valiente por ella. Si alguien se llevara a mi hija a un secta me moriría de la pena”.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información