Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de unas cristaleras del recinto modernista del Hospital de Sant Pau / CG

Las irregularidades de Sant Pau acaban en la Audiencia Nacional

Hacienda retiene 4,4 millones de euros en impuestos impagados en el alquiler del hospital; la Fundación discrepa del cálculo

5 min

Las presuntas irregularidades en la gestión del Hospital de Sant Pau i la Santa Creu de Barcelona han acabado en la Audiencia Nacional. La Fundación que gobierna la ciudad sanitaria ha pedido amparo al tribunal especial frente a la retención de 4,4 millones en impuestos impagados que Hacienda reclama como suyos porque dice que el organismo los impagó.

Según figura en la memoria anual de la Fundación de Sant Pau, entidad paraguas del centro sanitario, el complejo patrimonial y el equipamiento científico, el conflicto se remonta a 2014. Aquel año, la Agencia Estatal de Administración Tributaria (Aeat) presentó una acción legal en un juzgado de Barcelona para denunciar que la gestora del hospital había pagado menos IVA del que correspondía en el alquiler. Tras ello, Sant Pau actuó. Presentó nuevas liquidaciones de IVA por valor de 7,1 millones de euros a Hacienda correspondientes a los ejercicios 2009-2013.

Derrota administrativa

Hubo más. Los técnicos de la Fundación examinaron de nuevo la documentación. Concluyeron que Sant Pau había pagado de más a Hacienda, algo que el administrador tributario niega. La discrepancia radica en cómo se calcula la base del IVA aplicable. Entre un criterio y otro media la nada despreciable cifra de 4,4 millones de euros.

sant pau irregularidades
Imagen del recinto modernista del Hospital de Sant Pau i la Santa Creu / CG

La entidad sin ánimo de lucro, que preside el doctor Jordi Bachs, imputado en el caso Sant Pau, que se archivó en 2015, acudió al Tribunal Económico-Administrativo Central (Teac). El organismo dependiente del Ministerio de Hacienda propinó un revés a la Fundación. El IVA que había reclamado la Aeat judicialmente era correcto. Tras ese mazazo, la Fundación buscó el amparo de la Audiencia Nacional mediante escrito que aún no ha sido contestado.

Sant Pau: "Cálculo correcto"

A preguntas de este medio, una portavoz de la Fundación ha explicado que el litigio se circunscribe al pago de impuestos de los ejercicios 2009 a 2013. Se centran en el pago del IVA en las facturas del alquiler que paga la Fundación de Gestión Sanitaria del nuevo hospital a la Fundación Sant Pau, que administra el patrimonio del grupo. La misma representante admite la derrota ante el TEAC, pero recuerda que la Audiencia Nacional ha admitido a trámite su recurso.

jordi bachs hospital sant pau
Jordi Bachs (d), presidente de la Fundación Sant Pau, firmando un convenio / CG

¿Con qué argumentos? "El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) no fija que el método del periodo de regularización [de impuestos impagados] sea el preferente", ha explicado la misma voz. Según la Fundación, hay otro método de cálculo, el de la depreciación del inmueble, para calcular cuánto IVA debería haber pagado la Fundación. Pero, ¿hay peligro de insolvencia? "Entendemos que la resolución no afectará a la Fundación de Gestión Sanitaria, ya que esta contingencia está cubierta en el Contrato Programa", asegura la misma fuente.

Trasfondo: el 'caso Sant Pau'

Lo que a priori parecería una mera batalla con el fisco, tiene más enjundia. No en vano, Sant Pau, uno de los cuatro mayores hospitales de Barcelona, se situó en el disparadero en 2013, cuando el juzgado de Instrucción número 22 de Barcelona abrió tres líneas de investigación sobre presuntas irregularidades en el complejo médico y modernista. Una de ellas, precisamente, se centraba en la relación Fundación Gestión Sanitaria y su entidad paraguas: la Fundació Sant Pau. Incluyendo el alquiler que hace una a otra del puntero hospital.

El juez Emili Vilá Mayo archivó el caso tres años después, tal y como avanzó El País. El magistrado no detectó conductas merecedoras de reproche penal, pero sí concluyó que la gestión de Sant Pau era opaca. "Los peritos [de la Agencia Tributaria] han tenido que reconocer que se hace muy complicado determinar en qué operaciones concretas se gasta el dinero e incluso determinar los ingresos y su procedencia", alertó. El magistrado advirtió también que su instrucción buscó "determinar los ingresos del Sant Pau y cuál era su destino", sin conseguirlo por la complicada estructura societaria.