Menú Buscar

Pedro Sánchez convoca elecciones generales para el 28 de abril

El presidente del Gobierno llama a los españoles a las urnas de forma anticipada tras un Consejo de Ministros extraordinario que ha debatido el 'no' del Congreso a la ley de presupuestos

15.02.2019 10:26 h.
11 min

Pedro Sánchez ha convocado hoy viernes, 15 de febrero, elecciones generales para el 28 de abril. El presidente del Gobierno ha llamado a los españoles a las urnas tras la celebración de un Consejo de Ministros extraordinario que ha debatido el no de la mayoría de partidos del Congreso de Diputados a la ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el ejercicio 2019.

Desde el Palacio de la Moncloa, el jefe del Ejecutivo ha anunciado que aborta la legislatura de forma anticipada, disuelve las Cortes Generales, y que pedirá que los ciudadanos se expresen en los colegios electorales para elegir la correlación de fuerzas de la cámara baja un mes antes de que hagan lo propio con ayuntamientos y el Parlamento europeo en las elecciones municipales y europeas del 26 de mayo. Tras anunciarlo, Sánchez se lo ha comunicado de forma oficial al rey Felipe VI.

Esta prerrogativa, la de convocar elecciones, está reservada al presidente del Gobierno. Ha hecho uso de ella Sánchez tras escuchar al Consejo de Ministros. Unos titulares de carteras que, hasta la fecha de los comicios en abril, seguirán impulsando proyectos, como la exhumación del cadáver del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos. Asimismo, el gabinete de transición perseguirá otras medidas, como la aprobación de otra ley de educación que derogará la polémica Lomce. Lo hará hasta que disuelven las Cortes Generales el 5 de marzo, el último día obligado por ley para celebrar elecciones generales.

20 días de plazo...

El anuncio de la convocatoria de elecciones generales en España el domingo, 28 de abril, significa varias cosas. La primera y más evidente es que pone fin al baile de cifras. Algunos medios y opinadores habían apuntado a unos comicios el 10 o 11 de abril, entre semana, pues, según ellos, beneficiaría al PSOE. También se descarta otra fórmula que se había barajado: el llamado superdomingo el 26 de mayo o la coincidencia de los comicios generales, europeos y municipales. Moncloa ya enfrió esta tesis y hoy, el presidente del Gobierno, la ha descartado por la vía de los hechos, avanzando que la cita electoral sería un mes antes de la doble cita electoral para elegir a los concejales y alcaldes y europarlamentarios.

Pedro Sánchez durante el anuncio de la convocatoria adelantada de elecciones generales / EFE

Sánchez, durante el anuncio de elecciones generales en el Palacio de la Moncloa / EFE

Asimismo, la convocatoria de elecciones anticipadas casi nueve meses después de alcanzar el gobierno gracias a una moción de censura contra Mariano Rajoy tras la condena al PP por financiación irregular tiene otras aristas en el plano del calendario. Significa que el Gobierno que encabeza Pedro Sánchez se da otros 20 días de plazo para disolver las Cortes el 5 de marzo. En el ínterin se podrán aprobar los proyectos citados --exhumación de los restos de Francisco Franco o tramitar la derogación de la Lomce--, y así lo ha dejado claro el presidente del Gobierno. "Trabajaremos hasta el último minuto", ha subrayado el jefe del Ejecutivo, en referencia al plazo que se da para los 54 días necesarios para la disolución de las cámaras.

...y precampaña en Semana Santa

Tras las sesiones parlamentarias que restan antes de que se disuelvan las cámaras de representación y cuando se constituya la Diputación Permanente que cumplirá las funciones de las mismas hasta que se constituya un nuevo gobierno, arrancará la maquinaria electoral en España. Ello significa que la actividad parlamentaria estará parada durante el mes de marzo y parte de abril. Coincidirá este periodo con las vistas y declaraciones del macrojuicio por organizar el 1 de octubre y la declaración unilateral de independencia (DUI) fallida del 2017 en Cataluña en el Tribunal Supremo, un proceso que se inició el 12 de febrero.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, anunciado elecciones generales el 28 de abril / EFE

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, anunciado elecciones generales el 28 de abril / EFE

Exactamente dos meses después de la primera vista de cuestiones previas en el alto tribunal, el 12 de abril, arrancará la campaña electoral para las elecciones generales. Será éste un periodo preelectoral peculiar, pues coincidirá con la Semana Santa en España. Domingo de Ramos, el inicio del parón primaveral en el país, cae este año en domingo 14 de abril. Por lo tanto, cuando los españoles inicien sus días de reposo la campaña electoral ya habrá comenzado. Acabarán los días de asueto con el Lunes Santo, día 22 de abril y lunes, la semana en la que se celebran los comicios. Por lo tanto, los partidos deberán convencer a unos votantes que estarán de vacaciones y que serán llamados a votar a la vuelta de las mismas.

"Que hablen los españoles"...

Antes de todo ello, Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, ha invitado hoy a los españoles a "hablar". Lo ha hecho en una intervención --seguida de preguntas de los periodistas-- en la que ha alegado que el rechazo de los independentistas a apoyar la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019 lo colocaba en una disyuntiva. "O gobernamos con unos Presupuestos que no son nuestros, que no cumplen las exigencias sociales que necesita España, o dejamos que hablen los ciudadanos y que se constituya un nuevo gobierno que empeñe esfuerzo y energías en abordar los retos futuros. Entre las dos opciones, yo elijo la segunda", ha subrayado. Según él, las cuentas "eran buenas para España y para Cataluña", por lo que su veto en el Congreso no es tan negativo. "Hay derrotas parlamentarias que son victorias sociales", ha enfatizado en una de las frases de su comparecencia.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, tras anunciar elecciones generales el 28 de abril / EFE

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, tras anunciar elecciones generales el 28 de abril / EFE

El jefe del Ejecutivo no ha querido hurgar en la herida y ha puesto en valor la labor hecha por un Gobierno que ha durado casi nueve meses. "Fue un Ejecutivo que nació de una moción de censura, un instrumento contemplado en un artículo de la Constitución española. Tras ello, se fijaron tres objetivos: consolidar el crecimiento, reconstruir el estado del bienestar y fortalecer las instituciones democráticas", ha enumerado el también secretario general del PSOE. A renglón seguido, ha reivindicado Sánchez "la aprobación de una veintena de reales decreto-ley y el desbloqueo de la tramitación de 13 leyes", muchas de ellas de carácter social. Ha nombrado la revalorización de las pensiones, la subida del salario mínimo interprofesional (SMI), el incremento salarial a los funcionarios o la "recuperación de la presencia internacional de España". "Todo ello está asegurado", ha tranquilizado. No obstante, también ha lamentado el "bloqueo de una derecha que no ha sido leal al Estado".

...y crítica a la "foto de Colón" y a los 'indepes'

Este ha sido otro de los ejes de su intervención. Ha arremetido Sánchez contra el Partido Popular (PP) por la protesta en la plaza de Colón de Madrid junto a Ciudadanos y Vox. "Quieren un país en el que caben solo ellos. En el nuestro, cabemos todos", ha señalado. Respecto a la manifestación del domingo 10 de febrero, el presidente del Gobierno ha recordado que "cada uno elige a sus amigos, y algunos han elegido a la ultraderecha". Por ello, él no pondrá "cordones sanitarios para pactar, como hacen conmigo", ha dicho. "Pero primero deben hablar los españoles", ha matizado. Antes de la marcha de Madrid que pedía elecciones, el jefe del Ejecutivo ha lamentado que tanto este espacio --la derecha-- como los independentistas catalanes, a los que ha tildado de "extremos", "hayan bloqueado España por su propio interés".

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, anunciando elecciones generales el 28 de abril / EFE

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, anunciando elecciones generales el 28 de abril / EFE

Para a estos últimos, los secesionistas, el presidente del Gobierno también ha tenido palabras. Ha recordado que su gabinete "ha tenido siempre y en todo momento la intención de dialogar", aunque siempre con un límite. "Dentro de la Constitución, todo. Fuera de la Constitución, nada". Ha manifestado que el Ejecutivo soportado por el PSOE "tenía una hoja de ruta para Cataluña, determinada, que implicaba tomar decisiones". A ello ha contrapuesto la postura de los partidos nacionalistas catalanes. "Cada uno tendrá que explicar por qué no habrá los presupuestos más sociales de la última década", les ha afeado. En referencia al juicio del procés, que se celebra estos días en el Tribunal Supremo y que coincidirá con la campaña electoral y las elecciones, Sánchez ha remachado que "la justicia va por un lado y la política por otro".