Menú Buscar
Estación de tren Puerta de Atocha, en Madrid

Los catalanes que tributan en Madrid, atenazados por el confinamiento

La pandemia entorcepe la residencia fiscal capitalina, mucho más amable que la de Cataluña, de vecinos de Barcelona con elevados ingresos

5 min

Es otro de los efectos de no poder salir de casa salvo para los cometidos esenciales. Los catalanes con rentas altas que han optado por la residencia fiscal en la Comunidad de Madrid, mucho más amable que Cataluña en materia de impuestos sobre los grandes contribuyentes, topan con el confinamiento. La pandemia y la consiguiente cuarentena forzosa están torpedeando los viajes de estos ciudadanos a la capital, lo que tendrá efecto sobre el año fiscal 2020.

Así lo describe un fiscalista en conversación con este medio. "El ejercicio fiscal 2019 ya terminó y es ahora que los contribuyentes deben pasar cuentas con Hacienda. Lo que está en juego ahora mismo es el año fiscal 2020. Y claro, dónde lo pases afectará al cálculo tributario a un año vista", ha explicado. En otras palabras: los catalanes con residencia fiscal [consultar requisitos aquí] en otra comunidad autónoma son víctimas directas de las restricciones en la libertad de movimientos. Ello es así porque según la Agencia Tributaria considera a estos catalanes con elevados emolumentos residentes en Madrid solo si pasan más días al año en la región capitalina y si tienen allí su "centro de interés".

Renta 2019 / CG

"Madrid tiene ventajas fiscales claras"

"Para un catalán, ser residente fiscal en Madrid tiene beneficios clarísimos. El Impuesto de Patrimonio está bonificado al 100% en esta región. El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) es varios puntos inferior al que se paga en Cataluña", describe el mismo abogado especializado en asesoría fiscal. "Ello provoca que personas con patrimonio elevado o a los que rige el tipo máximo de IRPF les beneficie más ser residentes en Madrid que en Cataluña"; resume.

Las ventajas fiscales son claras, pero hay obligaciones. La residencia fiscal debe acreditarse con al menos 183 días de permanencia anual --la mayoría del ejercicio-- en la Comunidad de Madrid. "Directivos del sector bancario, de grupos financieros que usted conocerá, trabajan en Madrid de lunes a jueves y el viernes, sábado y domingo lo pasan en Barcelona. Es un corto trayecto de AVE. Esta operativa les permite cumplir con Hacienda a rajatabla", describe el letrado. Con el confinamiento, no obstante, la vecindad madrileña está en riesgo. "Afectará al ejercicio 2020, que se liquidará en 2021", alerta la misma fuente. ¿Solución? "Laxitud por parte de la administración en materia de cumplimiento de residencias fiscales. Y dos, para este año, una campaña de la renta más dilatada. No tiene sentido que termine el 30 de junio", implora.

La capital relaja la presión fiscal

En los últimos años, la Comunidad de Madrid ha atraído a grandes patrimonios y catalanes con rentas elevadas que huían de la presión fiscal catalana. Este éxodo centrípeto lo pusieron negro sobre blanco los hacendistas Julio López Laborda y Fernando Rodrigo en su trabajo Movilidad de los contribuyentes de rentas altas en respuesta a las diferencias regionales en los impuestos personales (2017, consultar aquí). La investigación concluyó que casi la mitad (46%) de los movimientos de contribuyentes entre CCAA procedían de Cataluña y Andalucía, dos de las autonomías con más presión fiscal. Tras la publicación de ese trabajo, de hecho, el territorio se hizo aún más competitivo con la Ley de Medidas fiscales de la Comunidad de Madrid de 2019, que alivió aún más la carga fiscal.

No obstante, las ventajas fiscales capitalinas no significa que la puerta esté abierta de par en par a los aprovechados. La Agencia Tributaria de Cataluña (ATC) abrió 46 expedientes por traslados fraudulentos de contribuyentes catalanes a otras comunidades o al exterior entre 2015 y 2018. El esfuerzo de la Hacienda catalana contra lo que el Govern tilda de dumping fiscal de otros territorios le llevó a recaudar 24 millones de euros tras la regularización de su situación por parte de estas personas físicas.