Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Enric Millo, delegado del Gobierno en Cataluña, con el Palau de la Generalitat de fondo / CG

Enric Millo se 'traga' un decreto soberanista de la Generalitat

Emergencias 'cuela' el nivel nativo de catalán en las oposiciones a bomberos por primera vez en la historia en plena aplicación del artículo 155

5 min

El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, se ha tragado un decreto soberanista de la Generalitat. La Dirección General de Emergencias ha colado el nivel de catalán como mérito además de requisito en las oposiciones a bomberos por primera vez en la historia. La medida, pactada ya con los sindicatos, se producirá pese a la intervención del Govern autonómico en virtud del artículo 155 de la Constitución y en pleno debate sobre lenguas cooficiales, educación y acceso a la función pública.

Según han indicado voces cercanas al cuerpo de efectivos antiincendios, la selección de 150 plazas para la escala básica de Bomberos de la Generalitat --los bomberos rasos-- incluirán en 2018 un mérito nuevo: el de dominar la lengua catalana a nivel C2. Ese umbral es superior al equivalente al de educación secundaria (C1) y es similar a un dominio nativo del idioma, según fija el Marco Europeo de Lenguas del Consejo de Europa. "Si tradicionalmente ha habido poca movilidad interterritorial en los cuerpos de emergencias en España (los bomberos catalanes ya exigían el nivel B2), ese mérito lo pondrá aún más difícil", han indicado las mismas fuentes.

Generalitat: "Sin comentarios"

Preguntada por la cuestión, una portavoz de la Dirección General de Emergencias, que dirige de forma tutelada el director general Juli Gendrau tras el cese de Joaquim Forn como consejero de Interior por la intervención autonómica el 27 de octubre de 2017, no ha querido comentar el asunto. "En estos momentos sólo tenemos un acuerdo de Govern de esas oposiciones que data de abril del año pasado. Las bases aún no están publicadas", ha indicado la representante.

¿Prevé incluir Emergencias ese mérito de 0,50 puntos en las oposiciones a Bomberos? "No podemos comentar unas bases a unas pruebas de acceso a la función pública que no han sido publicadas en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (Dogc). Los procesos de oposición tienen su calendario", ha agregado la misma fuente.

"Está pactado"

A pesar del hecho de que la Generalitat eche balones fuera con las oposiciones a bomberos para 2018, fuentes cercas al cuerpo dan por hecho que el decretazo del catalán se impondrá. "Y es un asunto no libre de polémica: más catalán favorece a los bomberos que quieren presentarse desde Cataluña. Hace de las plazas un objetivo aún más acotado a los catalanohablantes", han indicado.

Esa entente para que el catalán a nivel nativo merite más en las oposiciones para 150 plazas se colará en las pruebas pese a que el Ministerio del Interior tutela el cuerpo en virtud de la intervención autonómica, amparada por el artículo 155 de la Constitución. La gestión de la consejería catalana de Interior ha recaído sobre Juan Antonio Puigserver, secretario técnico del departamento de Juan Ignacio Zoido, que incluso participa en las reuniones con la parte social: los sindicatos.

"Poca movilidad"

Ajeno a esos mitines, Juan Pablo es un bombero de Castilla y León --donde los efectivos antiincendios dependen de diputaciones y municipios-- que intentó permutar su plaza para trabajar en Cataluña en el pasado. "En mi caso dominaba el catalán, pero lo que es indiscutible es que Emergencias de la Generalitat bloquea por sistema las permutas de plazas para bomberos de otras comunidades autónomas. Ello sólo ocurre en esta región y en el pasado, en la Comunidad de Madrid", ha indicado.

Juan Pablo lamenta que no exista una ley orgánica de bomberos en España como la que sí existe en el caso de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. "La movilidad, sean permutas de plazas o comisiones de servicio --petición de trabajar en otra comunidad autónoma durante un tiempo-- no está regulada. Se rige por dos decretos de 1952 y 1964  que aún están vigentes. La Generalitat tiene su propia ley (la 5/1994), pero tampoco regula los cambios de región", ha remachado.