Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Presentación de la campaña "Ningún Hogar Sin Alimentos",  que ha contado con la participación de representantes de Caixabank, de la Fundación La Caixa y del Banco de Alimentos / CG

Los bancos de alimentos atienden a un 35% más de personas que antes de la pandemia

Para paliar la situación, la Fundación La Caixa y Caixabank lanzan la campaña "Ningún Hogar Sin Alimentos", con la que se pretende llegar a todos los ciudadanos que lo necesiten

5 min

Un año después de la declaración del estado de alarma, los problemas económicos y sociales de la pandemia se agudizan. En este sentido, los bancos de alimentos de Cataluña atienden ahora a 256.000 personas, 60.000 más que antes del inicio de la pandemia, lo que equivale a un aumento del 35% en relación con el febrero del año pasado. Por esta razón, la Fundación La Caixa y Caixabank han impulsado la segunda edición de la campaña "Ningún Hogar Sin Alimentos", para que nadie se quede sin comida. A partir de mañana, 20 de abril, todos los que quieran pueden hacer sus donativos.

El contexto económico ha ampliado el perfil de aquellos que acuden a los bancos de alimentos. A las personas en situación de pobreza se han añadido aquellas con rentas medias o bajas, o parejas jóvenes que debido a la situación se han quedado sin trabajo. En este sentido, un 30% de los que han recibido ayuda nunca antes la habían requerido.

“Ningún Hogar Sin Alimentos”

Con el objetivo de intentar paliar esta situación, la Fundación La Caixa y Caixabank lanzan la segunda edición de la campaña “Ningún Hogar Sin Alimentos”, que tendrá como beneficiarios a los bancos de alimentos. En el año pasado la iniciativa recaudó 700.000 euros solo en Cataluña, que se incrementaron hasta los 3,4 millones en toda España. Por medio de estos fondos se compraron 3.600 toneladas de alimentos básicos, de las cuales se destinaron a Cataluña un total de 785.

En este año, los efectos económicos de la pandemia hacen que los bancos de alimentos necesiten más apoyo que nunca. Sin embargo, Pedro Huguet, director corporativo de Acción Social de Caixabank, ha detallado que “tienen miedo a que la gente esté cansada de las demandas de ayuda", aunque “haremos todo lo posible para apoyar a toda la gente que lo necesite".

Nuevos perfiles de beneficiarios

El impacto de la crisis ha sido transversal en amplias capas de la sociedad. En este sentido, “todas las personas que estaban en una situación de precariedad social, laboral o que tenían un salario de superveniencia, con el freno económico han pasado a ser vulnerables” explicado Lluís Fatjó, director de la Fundación Banc dels Aliments. En la misma línea, “ha habido un incremento de la pobreza cronificada”. Entre los colectivos nuevos que se han incorporado se encuentran “los manteros y las personas sin familia, entre otros".

Fatjó ha destacado que es esencial “generar confianza en la ciudadanía sobre la tarea que estamos haciendo" dado que es imprescindible que entiendan que “los alimentos son las primeras necesidades de las personas”. En estos momentos “aun tenemos margen para aguantar” y “hacemos compras masivas de leche, pollos congelados o pescado congelado”. Se trata de alimentos que por medio de los canales habituales de recaudación de los bancos no se podrían conseguir “dado que nos nutrimos de aquellos comestibles que se descartan de los circuitos comerciales por su forma, tamaño o aspecto".

“Dar una inyección económica”

Las entidades y organismos que participan en la iniciativa han coincidido reivindicar el valor de la solidaridad. En este sentido, Marc Simón, subdirector general de la Fundación La Caixa, ha pedido tanto “a los clientes de Caixabank como a los que no lo son a que colaboren”.

El año pasado “aportamos 50.000 euros iniciales, que luego se complementaron con un millón de euros más”, explica. En 2020 se recaudaron 10 millones de kilos, “aunque entregamos 20”, y gracias al apoyo de La Caixa “se pudieron adquirir los alimentos que hacían falta”, detalla Fatjó.

“Si pots ajuda”

Los portavoces de los organismos participantes han hecho un llamamiento ciudadano, con el objetivo de conseguir una recaudación récord para abastecer a las miles de personas que necesitan ayuda.

En este sentido, los ciudadanos que quieran hacer aportaciones económicas pueden hacerlo vía “cajeros automáticos, banca digital, banca móvil o Bizum, enviando el donativo al número 38014".