Menú Buscar
Ada Colau (i), alcaldesa de Barcelona, con Gala Pin (d), exconcejal de Participación y Ciutat Vella / EFE

Una exconcejal de Colau dio 160.000 euros a la fundación que la ha fichado

Gala Pin, exedil de Barcelona en Comú, partido de la alcaldesa, era miembro del gobierno y del ICUB cuando regó con dinero público la Fundación Goteo, en la que se ha recolocado

7 min

Una exconcejal de Ada Colau en Barcelona ha fichado por una fundación a la que dio subvenciones desde el gobierno municipal y el Instituto de Cultura de Barcelona (ICUB). Gala Pin, exedil de Participación y Ciutat Vella, ha encontrado trabajo en Goteo.org, la plataforma de micromecenazgo cercana a Barcelona en Comú, partido de Colau y Pin, tal y como avanzó hoy Metrópoli Abierta. Lo relevante es que la Fundación Goteo recibió subvenciones por valor de cerca de 160.000 euros de su nueva empleada cuando ésta aún estaba en política.

Gala Pin, además de su cartera en Ciutat Vella y el área de Participación, fue vicepresidenta del ICUB el pasado mandato. Puede comprobarse en este enlace, en el que la exelecta aparece en el puesto de vicepresidenta. La propia Pin deja claro en sus redes sociales que fue vicepresidenta del ICUB de 2015 a 2019, etapa durante la que el instituto vivió cambios en el organigrama. Con la exconcejal en la estructura, el ICUB dio al menos dos subvenciones [consultar aquí la de 2017 y aquí la de 2018] por un total de 23.506,13 euros a Goteo, la fundación en la que ha terminado trabajando Gala Pin como directora de proyectos. Primero, las subvenciones; después, el puesto de trabajo.

Hasta 136.000 euros a Goteo con ella en el gobierno

Hay más dudas sobre lo ético del nuevo empleo de Gala Pin, al que ha accedido al estar unos meses en el paro tras su mandato en el servicio público. El gobierno municipal de Barcelona inyectó sin concurso público, por medio de convenio, un total de 136.000 euros a la Fundación Goteo. Lo aprobó el Ejecutivo local de Barcelona durante una sesión de la comisión de gobierno el 16 de noviembre de 2017 [consultar acta aquí]. La ingente cantidad de dinero público costeó el proyecto matchfunding para proyectos de economía social. Presumió de ello el comisionado de Economía Social, Álvaro Porro, en una entrevista con Diari del Treball en 2017.

Cuando el gobierno municipal de Barcelona en Comú regó con 136.000 euros a Goteo, Gala Pin estaba en el gobierno municipal. Por lo tanto, la exconcejal avaló la resolución del convenio en cuanto la comisión de gobierno es un órgano colegiado. Avaló la macrosubvención y, dos años después, fichó por la fundación a la que su gobierno --ella misma, si se tiene en cuenta que formaba parte del órgano colegiado de gobierno-- le había dado a Goteo.

La ley prohíbe fichar por empresas 'amigas'

La aparente falta de ética de Gala Pin y Barcelona en Comú, que han avalado la recolocación de la exconcejal en la Fundación Goteo, a la que su equipo de gobierno dio al menos 159.506,13 euros en subvenciones, ¿es también una ilegalidad? A este medio solo le corresponde recordar lo que establece la ley. Los conflictos de intereses de los exconcejales de corporaciones municipales se rigen por la ley 3/2015 reguladora del alto cargo de la Administración General del Estado. Si bien este texto se reservaba en un principio al personal de la Administración General del Estado (AGE), su perímetro se amplió hasta los concejales con la ley 7/2015 del Suelo y la Rehabilitación Urbana. Ambas piezas jurídicas trataron de poner fin a los desmanes en el inmobiliario cometido por algunas corporaciones municipales. 

A partir de finales de 2015, pues, los exconcejales pasan a regirse por el artículo 15 de la ley 3/2015 de "limitaciones al ejercicio de actividades privadas con posterioridad al cese". Esta disposición legal deja meridianamente claro que "los altos cargos, durante los dos años siguientes a la fecha de su cese, no podrán prestar servicios en entidades privadas que hayan resultado afectadas por decisiones en las que hayan participado". ¿Qué es una decisión "que afecta a una entidad"? Según la misma pieza normativa, las "suscribir un informe preceptivo, una resolución administrativa o un acto equivalente sometidos al derecho privado en relación con la empresa o entidad de que se trate". Hay otro caso, mucho más cercano al de Gala Pin. "Cuando [el concejal] hubiera intervenido, mediante su voto o la presentación de la propuesta correspondiente, en sesiones de órganos colegiados en las que se hubiera adoptado la decisión en relación con la empresa o entidad".

"Puertas giratorias a pequeña escala"

Fuentes jurídicas han mostrado dudas sobre el encaje legal del fichaje de la exconcejal de Colau por una fundación a la que ella misma, desde la vicepresidencia del ICUB y la comisión de gobierno, dio casi 160.000 euros en subvenciones. ¿Qué dicen el Ayuntamiento de Barcelona, la Fundación Goteo y Barcelona en Comú? Este medio se ha puesto en contacto con las tres partes, sin obtener respuesta. Solo el ayuntamiento ha precisado que se trata de un tema de la coalición de izquierdas a la que pertenecen Gala Pin y Ada Colau.

Precisamente, voces cercanas a la confluencia han tildado de "puertas giratorias a pequeña escala, a la escala de Barcelona en Comú" la incorporación de Pin a la Fundación Goteo. "Es evidente que a Olivier [Schulbaum, fundador de Goteo] le va a interesar más tener a alguien que ha estado en el ayuntamiento, de quien recibe dinero público regularmente, que a otro director de proyecto sin contactos", han explicado. ¿Constituye ello buenas prácticas? Según el código ético de BComú [consultar aquí], no. El punto 1.7 lo deja claro. Los exconcejales del partido de Colau "no podrán acceder durante un periodo mínimo de cinco años a cargos de responsabilidad en empresas creadas, reguladas o supervisadas por el ayuntamiento, o que hayan sido beneficiarias de un contrato municipal dentro del ámbito y/o sector de su función representativa. En ningún caso se ocuparán cargos en los consejos de administración".

Destacadas en Política