Menú Buscar
Entrada vacía al Mobile World Congress en una imagen de archivo / FLICKR

Máxima presión al Mobile de Barcelona antes de la decisión final

Una veintena de tecnológicas anulan su participación en el congreso mientras GSMA, la organizadora, aboga por el silencio

Estefanía Oliver / Carlos R. Cózar
6 min

¿Qué pasará al final con el Mobile de Barcelona? ¿Se celebrará como estaba previsto a finales de febrero o se optará por su cancelación? Las presiones y dudas sobre su continuidad siguen in crescendo a medida que pasan los días y se confirman más bajas.

Desde la semana pasada una veintena de empresas, de diferentes tamaños, han confirmado su retirada. Estas anulaciones presionan, por un lado, a la organizadora del evento, GSMA, y, por otro, a las firmas que mantienen su participación.

Gigantes de la talla de Ericsson, Sony, Nvidia, Amazon, Intel, Cisco y Facebook se han desmarcado de esta cita tan relevante para la capital catalana. Están en juego casi 500 millones de euros.

Sony es baja en el MWC / EUROPA PRESS

El problema de la seguridad

Fuentes de la industria explican a Crónica Global que las compañías que siguen planeando su visita al Mobile se sienten presionadas a no hacerlo para demostrar que también se preocupan por la seguridad de sus trabajadores y clientes. La huida de grandes nombres por el coronavirus deja, de alguna manera, en mal lugar a los expositores que siguen con sus planes de asistir al congreso.

Desde que LG abrió el grifo, el goteo de compañías que rehúsan ir al Mobile sigue en aumento. Incluso una tecnológica aragonesa se ha sumado a esta iniciativa. Todos estos abandonos envían un mensaje claro a GSMA: ¿puede la organización mantener la seguridad de una feria en la que se prevé la asistencia de entre 5.000 y 6.000 asistentes de China?

No obstante, dentro del sector también existen dudas sobre las razones reales de estas cancelaciones.

Una semana decisiva

Mientras, GSMA opta por el silencio a la espera de una reunión prevista para este viernes 14 de febrero en la que la organización tendrá que tomar una decisión sobre el próximo Mobile, cuyo arranque está previsto en apenas dos semanas --del 24 al 27 de febrero--.

Este encuentro, tal y como subrayan algunas operadoras, ya estaba previsto y agendado previamente. Sin embargo, “el orden del día ha cambiado”.

Los fabricantes chinos

Algunas empresas que tienen previsto participar en el Mobile confiesan la necesidad de un mensaje tranquilizador de la organización para sentirse arropadas.

En paralelo a todas estas ausencias, algunos gigantes asiáticos insisten, una y otra vez, en su permanencia en el Mobile. Entre estas firmas chinas se encuentran Huawei y su submarca Honor, así como Xiaomi.

En este caso, algunos interlocutores apuntan a posibles presiones del Gobierno chino para que los fabricantes del país sigan con su hoja de ruta y no hagan más leña del árbol caído. Si las propias empresas chinas renuncian a un evento como este por el coronavirus, el pánico está asegurado.

Samsung, por su parte, mantiene su participación, por ahora, y está más enfocada en las novedades que ha presentado días antes del Mobile.

Las ‘telecos’, en pleno debate

Por otro lado están las empresas de telecomunicaciones. Tanto Telefónica, Vodafone como Orange mantienen la misma postura que han dado en las últimas horas. Todo sigue igual y, salvo que se cancele el Mobile World Congress, van a acudir al evento.

De hecho, los operarios encargados de montar los estands de las compañías de telecomunicaciones han comenzado a realizar las obras pertinentes para que todo esté a punto.

Hasta el viernes

Otra cosa es lo que pasa de puertas para adentro. Las conversaciones entre las corporaciones se suceden e intentan ponerse de acuerdo entre ellas para mantener una posición idéntica. Según ha podido saber Crónica Global, la decisión final no se va a tomar hasta el viernes, fecha en la que GSMA va a abordar la cuestión de la cancelación del evento más importante del telefonía en el mundo.

Tanto Vodafone como Orange van a sentarse en esa mesa y, tal y como indican fuentes próximas a las compañías, “no tiene sentido adoptar una medida antes de que se celebre la reunión”.

No obstante, fuentes del sector apuntan que si bien es cierto que las “teleoperadoras prefieren que el evento se cancele para que el Mobile World Congress no quede mermado”, no “tienen una posición dominante” ya que el MWC es una feria, en mayoría, “de dispositivos móviles”.

Los negocios de Vodafone

Un caso significativo es el de Vodafone. La operadora se adjudicó en mayo los dos grandes lotes del concurso de telecomunicaciones de la Generalitat, por un total de 37 millones de euros, por lo que la negativa a acudir al Mobile World Congress no puede ser rotunda, como sí lo han hecho otras compañías.

Algo parecido pasa con Telefónica, empresa española y abanderada de las nuevas tecnologías en nuestro país. La compañía mantuvo una reunión este martes para evaluar su presencia o no, pero por ahora “la situación es la misma”, tal y como comunicaron fuentes de la multinacional a última hora de la jornada.