Menú Buscar
Quim Torra, presidente de la Generalitat, en una imagen de archivo

Mil empresas se fugan de Cataluña desde que Torra es ‘president’

La huida de compañías, que comenzó durante el mandato de Artur Mas, ya reviste proporciones de éxodo bíblico

6 min

El traslado de sedes sociales fuera de Cataluña no ha cesado desde que Quim Torra ocupa el cargo de president de la Generalitat. Asumió el mando en mayo de 2018, investido gracias al dedazo de Carles Puigdemont. Desde entonces, persiste la mudanza de sociedades mercantiles. Ahora no alcanza ni mucho menos la estampida que se produjo durante los aciagos 2017 y 2018. Pero todavía se mantiene un goteo que no acaba de terminar.

La incertidumbre sigue reinando en esta comunidad. Las constantes apelaciones a la secesión que lanza un día tras otro Quim Torra son un reclamo escasamente atrayente para que los hombres y mujeres de negocios mantengan anclados en Cataluña sus centros de mando.

Mil empresas menos en año y medio

Según datos del Registro Mercantil, desde la llegada de Torra a la plaza de Sant Jaume se han marchado más de 1.000 entidades. Dicho guarismo es el balance neto que registra la comunidad, es decir, las salidas menos las llegadas.

Desde que Artur Mas inició el proceso secesionista hasta el advenimiento de Quim Torra, se esfumaron más de 6.000 firmas.

La gran evasión

El mandato de Torra se salda, de momento, con otro millar largo de deserciones. Así pues, Cataluña ha perdido en este nefasto sexenio casi 7.100 cuarteles generales enraizados en esta demarcación.

Crónica Global ha venido informando de los movimientos más relevantes desde que comenzó la diáspora societaria. En 2019 se han largado de la región, entre otras muchas, Affiliated Computer Services of Spain, conocida por el nombre de Conduent, proveedora de servicios de externalización de finanzas y recursos humanos.

También las tiendas textiles G-Star, titulares de una quincena de puntos de venta, además de 75 corners en El Corte Inglés.

Toallitas, servicios financieros y gimnasios

Otras firmas que se han ido:

Urru, holding de la familia Viñas Pich, cabecera de varias importantes promotoras inmobiliarias, y de BC Nonwovens, de Sant Quintí de Mediona, uno de los principales fabricantes de toallitas de tela húmedas destinadas a higiene personal y usos médicos, con ventas anuales de 64 millones.

Wenance Lending de España, firma barcelonesa de servicios financieros al margen de los circuitos bancarios, que actúa con la marca Welp.

Gym Services Online, de Barcelona, explotadora en el mercado español de los gimnasios GymForLess.

Válvulas, cemento y motores de barco

Grupo Industrial Alespri, de Badalona, uno de los principales fabricantes de férulas, pulsadores y válvulas de aerosol para envases y frascos.

Cementos Esfera, de Tarragona, subsidiaria del gigante del ramo Lafarge, que también se llevó fuera de Cataluña la histórica Lafarge-Asland.

Rolls-Royce Marine España, de Constantí (Tarragona), ahora llamada Konsgberg Maritime Spain. Vende motores para embarcaciones, equipos de generación eléctrica y otros accesorios navales.

Maquinaria, artículos de pesca y publicidad

GE Energy Spain, de Castellbisbal, filial del coloso estadounidense General Electric, dedicada a la reparación de maquinaria eléctrica, en particular motores, transformadores y mecanismos hidráulicos.

Calicó SA, fundada en la Ciudad Condal en 1850. Vende artículos y accesorios para pesca deportiva con el emblema Kalikunnan.

Neo Media Technologies, de Barcelona, una de las más relevantes enseñas del grupo Ogilvy en la Península, consultora de comunicación y relaciones públicas.

En 2016, Crónica Global informó de que la matriz de sus negocios en el país, titulada WPP Holdings Spain, emigró a Madrid, también procedente de la capital catalana, donde llevaba desde su fundación en 1976. Este conglomerado de mediadoras publicitarias y gabinetes de comunicación factura en España 1.500 millones.

Medicinas y plantas solares

Logista Pharma, de Sant Andreu de la Barca, mastodonte del almacenaje y la distribución de productos farmacéuticos, con 90 millones de giro anual. Es una de las cuatro patas de Grupo Logista, el mayor consorcio de depósito y distribución del Sur de Europa, del que también forman parte Nacex, Integra2 y Logesta.

Fitbit, multinacional de origen californiano, que tenía su sede ibérica en Barcelona. Comercializa pulseras, relojes y pequeños dispositivos para medir el rendimiento deportivo.

Laboratorios Liconsa y Chemo Ibérica, también de Barcelona. Elaboran fármacos y productos químicos, con unas ventas anuales de 300 millones y 700 empleados.

Por último, es de mencionar un repliegue masivo que la sección de este medio Confidente VIP publicó el 27 de noviembre último. El consorcio alemán ESF trasplantó de golpe, desde Igualada a Madrid, nada menos que 105 empresas titulares de plantas solares.