Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El Hotel Mandarín de Barcelona, cuyo propietario acalla los rumores de presunta venta / MANDARIN

El Mandarin acalla rumores sobre su venta: "Reabriremos"

Reig Capital Group, dueño del hotel de lujo de Barcelona, reactivará el cinco estrellas "cuando las condiciones sanitarias lo permitan"

3 min

El dueño del hotel Mandarin Oriental de Barcelona ha acallado los rumores sobre su posible venta. Reig Capital Group, propietario del hotel de cinco estrellas, ha avanzado que "reabrirá" el alojamiento de lujo situado en el paseo de Gracia "cuando las condiciones sanitarias lo permitan". 

Lo ha dicho el vehículo inversor de María Reig en una nota pública. El holding andorrano de la familia Reig ha subrayado que "hotel Mandarin Oriental de Barcelona es propiedad de Reig Capital Group desde su inauguración y sigue siéndolo". A renglón seguido, ha añadido que "es absolutamente falso que el hotel haya cambiado de manos en los últimos meses". 

"Reabriremos"

Hay más. En pleno desembarco de fondos de inversión que buscan oportunidades en la hotelería barcelonesa, en barbecho desde el primer estado de alarma en España en marzo de 2020, Reig ha señalado que "es falso que el hotel esté en venta y, por tanto, toda publicación en este sentido". 

Lo que es más, el inversor avanza que "tanto Reig Capital Group como Mandarin Oriental están trabajando para poder reabrir el hotel a la mayor brevedad". ¿Cuándo será ello? "Tan pronto como las condiciones sanitarias y de movilidad lo permitan", ha precisado. 

Cambio de director en plena crisis

La nota pública llega cuando la hotelería barcelonesa ha quedado al albur de los fondos de inversión, que están aprovechando la caída de los ingresos de explotación a cero para hacerse con activos a precio de descuento. Algunos medios habían apuntado al Mandarin, que el pasado año cambió de nuevo de director, como avanzó este medio

Lo que sí es factual es que otro de los alojamientos de lujo ilustres de Barcelona, el Fairmont Juan Carlos I, está en venta. El activo propiedad de Turki Ben Nasser negocia la colocación del activo con tres fondos de inversión. La cuantiosa deuda del establecimiento, que se mueve entre los 70 y los 100 millones, dificulta la operación.