Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Mercè Conesa, presidenta del Puerto de Barcelona, con mascarilla durante un acto oficial / EP

Colau 'regatea' a Mercè Conesa con el Hermitage de Barcelona

La alcaldesa pide tiempo para que el Govern nombre a un nuevo director del Puerto menos comprometido con la inversión

7 min

Intento de regate del gobierno municipal de Barcelona, que pilota la alcaldesa Ada Colau, a la presidenta del Puerto de Barcelona, Mercè Conesa. El Ejecutivo de BComú y PSC pidió ayer "más tiempo" para valorar el nuevo proyecto que firman el Hermitage y el Liceu en la zona de la Nova Bocana de la ciudad. La demanda estaría envenenada, tal y como aseguran fuentes de la oposición local, pues llega cuando el mandato de Conesa está a punto de agotarse tras el nombramiento de Pere Aragonès como nuevo presidente de la Generalitat

Colau 'regatea' a Mercè Conesa con el Hermitage de Barcelona / CG

Los mismos interlocutores rechazan de plano que el bipartito sociocomún "haya cambiado de discurso" con respecto al Hermitage, un museo que busca abrir una filial en la capital catalana y que siempre ha rechazado. La petición de "más tiempo" y de quitar la aprobación de la concesión del orden del día del consejo de la Autoridad Portuaria de hoy --que los responsables del puerto descartaron, asegurando que la decisión se tomaría en la reunión-- se explican, dicen, como una estrategia para driblar a Mercè Conesa. Tendría como máximo objetivo dejar muerta la iniciativa cultural hasta que el Govern proponga al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana un nuevo director para la infraestructura, que esperan que esté menos comprometido con la inversión. Suena el nombre del consejero de Territorio y Sostenibilidad saliente, Damià Calvet (JxCat).

"Más tiempo... ¿tras nueve años?'"

Desde los partidos rivales a BComú y PSC no dan crédito a la petición de "más tiempo" que plantearon ayer los tenientes de alcalde Janet Sanz y Joan Subirats (BComú) y Laia Bonet (PSC). "Piden más tiempo, ¿tras casi nueve años?", se preguntan. En efecto, el proyecto del Hermitage en Barcelona se fraguó dos legislaturas atrás, con Xavier Trias (CiU) al frente del consistorio. Con los comunes en la presidencia desde 2015, la inversión no solo no ha avanzado, sino que el gobierno local se ha reservado el derecho a vetarla. 

Es lo que anunció que haría a principios de 2020. Apoyó la negativa en informes de parte, algunos con erratas ortográficas, que costaron cerca de 40.000 euros, según avanzó Metrópoli Abierta. El Puerto, con Conesa al frente, presentó alegaciones, pero el Ayuntamiento de Barcelona no las ha contestado. Ahora pide aplazar la toma de decisión final de esta semana, sabedor de que el nuevo Govern propondrá a Transportes un nuevo director de la APB. ¿Será Conesa? "Con su perfil político --posconvergente moderada y por ende alejada del sector irrendentista de Carles Puigdemont-- lo tiene complicado", avisan. 

Proyecto del Museu Hermitage en Barcelona / PORT DE BARCELONA
Proyecto del Museu Hermitage en Barcelona / PORT DE BARCELONA

Se ausentan de los consejos

Este es pues el intento de regate del gobierno de Ada Colau a Mercè Conesa: esperar a que la directora del Puerto caiga políticamente para vetar, ahora sí y de una vez por todas, el Hermitage. Confían en un nuevo gerente de la APB menos proclive a la inversión, que tiene una magnitud muy menor comparado con la facturación total de la instalación estratégica. Con todo, cabe recordar que el sector turístico de Barcelona la reclama. Más, desde que la crisis del coronavirus ha hundido la actividad. 

Fuentes no oficiales del Puerto de Barcelona consultadas por este medio aportan otro detalle sobre la petición. Indican que la "generosidad y responsabilidad" que pidió ayer el Ayuntamiento de Barcelona a la Autoridad Portuaria no la demuestra la Administración local con frecuencia. "Se ausentan de los consejos, y en más de una ocasión. No sienta bien", explican. Las mismas voces recuerdan que Conesa ha firmado una gestión --por ahora-- "sin máculas". Con respecto al Hermitage, destacan que la APB ha cedido incluso dar un uso social a los llamados tinglados del dique flotante. Hasta ahora no ha arrancado un del ayuntamiento. 

El apoyo social arrastra a BComú

Las voces consultadas apuntan a otro elemento clave: la presión de la sociedad civil. Si BComú no se sale con la suya, el Puerto aprueba hoy la concesión a los inversores --el fondo Varia y la firma Cultural Development Barcelona-- y la iniciativa avanza, habrá sido por la presión de la sociedad civil. Hasta 85 entidades, patronales y asociaciones pidieron esta semana que la obra vea la luz. "Esa presión podría ir a más", indican voces conocedoras. De hecho, el Hermitage ha arrastrado tanto apoyo que irá de la mano de la Fundació Gran Teatre del Liceu

El desarrollo urbanístico ya no es una "franquicia" de la pinacoteca de San Petersburgo, como se presentaba antes, sino un espacio cultural híbrido. La doble jugada de pizarrín de las entidades civiles y del Liceu ha noqueado a los contrarios al proyecto, que son el núcleo más ideológico de Barcelona en Comú, subrayan las mismas voces. Al frente de ellos figura Janet Sanz, teniente de alcalde de Urbanismo. De hecho, la propia Sanz vendió hace días otro proyecto paralelo e incompatible con el Hermitage del que nada se sabe en estos momentos.

Ante las incertidumbres que rodean la construcción de la galería que firmaría el arquitecto japonés Toyo Ito, el gobierno local intentaría ganar tiempo para consolidar su veto a la iniciativa. Hoy se conocerá cuál es la respuesta de la directora del Puerto de Barcelona.