Menú Buscar
Primeras planas

La advertencia de Rufián: 'Sin tetas no hay paraíso'

Sánchez sortea la primera jornada de la sesión de investidura en medio de un chorreo de insultos de Casado y Abascal, advertencias de Arrimadas y amenazas de ERC. Torra, ratificado

13 min

Abrupta sesión de investidura a un paso de algunos parlamentos asiáticos, donde los diputados dirimen sus diferencias a leche limpia. Si los españoles se parecieran a sus representantes en el Congreso no se podría salir a la calle sin cachiporra. Sus señorías se odian y se desprecian, se profesan una inquina bosquimana, una rabia indisimulada, una tirria chirriante. Se dan asco, un asco hondo y viscoso y solo el reglamento parlamentario modula y modera las ganas de pisotear literalmente al rival. Espectáculo nada edificante y además espeso que tiene el siguiente reflejo en las portadas de los medios escritos: 

Crónica Global: La investidura de Sánchez salva a Torra de la inhabilitación.

El Español: El margen de Sánchez se estrecha y Arrimadas busca "un valiente" en el PSOE.

El Confidencial: Sánchez sobrevive entre loas de Iglesias, ataques de la derecha y la vigilancia de ERC.

El Independiente: El bronco debate de investidura augura una legislatura de trincheras.

Libertad Digital: Casado, Abascal y Arrimadas plantan cara un Sánchez que se deja humillar por Rufián.

Ok Diario: Los jueces alertan del 'vicepresidente' Iglesias: "Nos difama para justificar después el control judicial".

El Diario: La izquierda escenifica unidad por primera vez desde la moción de censura y se prepara para una oposición sin tregua.

Publico: Sánchez consagra con Iglesias el gobierno de coalición y salva el acuerdo con ERC.

El Món: El Parlament s'aixeca contra el "cop d'Estat" de la JEC.

El Nacional: El Parlament blinda Torra com a president.

Nació Digital: Sánchez y ERC es conjuren per fer viable la mesa de diàleg.

Vilaweb: El Parlament blinda Torra: unitat independentista malgrat l'esquerda a Madrid.

El País: Sánchez defiende su pacto frente a los duros ataques de Casado.

El Mundo: El Gobierno de Sánchez declara "enemigos" a jueces y medios críticos.

ABC: El PSOE liquida la socialdemocracia.

La Razon: Investidura al abismo.

La Vanguardia: Sánchez ofrece un nuevo inicio a Cataluña y ERC acepta el reto.

El Periódico: ERC y Sánchez blindan la investidura.

Ara: Sánchez defensa el pacte amb ERC i encén la dreta.

El Punt Avui: El Parlament ratifica a Torra.

Así pues, división de opiniones entre quienes sitúan el foco en la carrera de San Jerónimo o en el parque de la Ciudadela. En Madrid triunfó, un decir, el diputado Gabriel Rufián, que dijo aquello de Sin tetas no ha paraíso pero sustituyendo mesa por tetas y legislatura por paraíso. Rufián es un tipo algo pedante y engolado que confunde Cataluña con su partido y a su partido con él. 89 años de historia dijo que le contemplan. Hace cuatro o cinco estaba pegándose con Trinitro (el también diputado, pero en el Parlament, José Rodríguez) por las esquinas en esa organización de ERC para castellanohablantes que se llama Súmate.

Otro triunfador de la jornada fue Pablo Casado, transmutado en el muñeco diabólico y quien al decir de la crítica especializada dejó sin terreno a Santiago Abascal, que se tuvo que conformar con llamar "mentiroso", "farsante", "estafador", "villano" y "charlatán" a Pedro Sánchez. Pablo Iglesias, en su línea, más pedante incluso que Rufián y con ese insufrible tono de ir por ahí dando lecciones gratis en modo lechuguino, como cuando le dijo a Casado que más Pérez Galdós y menos Pérez Reverte. Sánchez, a lo suyo; Arrimadas, instando al motín en las filas socialistas; Laura Borràs, irrelevante; Garzón, plasta; Assens, breve y lo breve si breve dos veces breve.

En El País ejecuta la entradilla de la convulsa sesilón Anabel Díaz, que escribe: "España no se rompe; habrá diálogo para afrontar “el conflicto político” con Cataluña, sin salir de la Constitución, y el Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos llevará adelante una agenda reformista que arrumbe medidas económicas, laborales y de libertades del anterior Gobierno popular. Estas fueron algunas de las más destacadas consideraciones y compromisos del candidato a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, en la primera jornada del debate para su investidura. El Gobierno encabezado por el líder socialista saldrá adelante, pero tendrá en contra a una oposición de extrema dureza como puso en evidencia de manera descarnada el líder del PP, Pablo Casado, en mayor medida incluso que Vox y Ciudadanos, con el argumento de que Sánchez rompe la soberanía nacional. Nunca antes se había hablado tanto en el Congreso sobre la defensa de la patria. “Si no resolvemos el conflicto esta legislatura, al menos que lo dejemos encauzado”, apostó el candidato a presidente".

En La Razón subrayan el efecto Rufián, la "humillación" infligida a Sánchez, ese tono de chulito de Santako y diputado malote del republicano. Es un apunte de Carmen Morodo: "La situación política no puede ser más excepcional y la postura que ayer fijaron todos los partidos en la primera sesión del debate de investidura de Pedro Sánchez no pudo ser más previsible. Mucho mitin y pocos hechos. Mucha retórica de partido y pocas respuestas a los grandes interrogantes sobre el acuerdo del PSOE con ERC que sostendrá al nuevo Gobierno. Hasta que llegó ERC y puso algo de luz a la ambigüedad de Sánchez: bilateralidad de igual a igual, desactivación de los tribunales y consulta y refrendo del pueblo catalán. O Sánchez cumple,o ERC tumbará la Legislatura. El gran protagonista de la jornada fue Gabriel Rufián, que exhibió sus "medallas" por haber conseguido llevar al Congreso, como socio del candidato a la investidura, la legitimación de las líneas rojas del secesionismo. Y por haberle doblado el pulso para que hable de política y de diálogo y renuncie a todas sus posiciones sobre Cataluña. Un Rufián chulesco, venido arriba, y sabedor de que tiene el control de la situación".

También en El Nacional se destaca a Rufián en una pieza con la firma de Nicolas Tomás: "“Si no hi ha mesa, no hi ha legislatura”. Aquest és el missatge que ha volgut traslladar el portaveu d’ERC al Congrés dels Diputats, Gabriel Rufián, al candidat a la investidura, Pedro Sánchez. Durant la seva intervenció aquest dissabte davant la cambra, el dirigent republicà ha advertit els socialistes que aquest cop no acceptaran “estafes”. Malgrat tot, ha defensat que aquesta és la millor alternativa possible. Fins i tot aferrant-se en una carta d’Oriol Junqueras des de Lledoners, tot i el “cop d’estat de llibre” de la Junta Electoral Central".

Ana Oramás, la diputada de Coalición Canaria, fue el verso suelto del día. Marisol Hernández la distingue en su crónica para El Mundo: "La mejor síntesis del momento que atraviesa el país la ofreció la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, que anunció además que no se abstendrá y votará en contra, saltándose la disciplina de su partido. La designación de Sánchez será aún más ajustada, 167 votos frente a 165. Oramas, que recriminó al futuro presidente que pacten "con quienes proclamaron la República catalana", defendió que «hace tiempo que en España hacemos mala política y que los partidos han dejado de ocuparse de los ciudadanos, pero jamás este absurdo que protagoniza la izquierda constitucionalista y que permite la derecha por egoísmo electoral»".

Igual que Oramás ha cambiado de idea podría ocurrir que el próximo martes algún diputado del bloque del se saliera por la tangente del no, como pidió Arrimadas. Ese es el riesgo que apunta Enric Juliana en La Vanguardia, la sombra de un tamayazo: "La investidura de Pedro Sánchez pende de dos votos, después del anuncio de la diputada canaria Ana Oramas de pasar al bando del no, cuando su partido, Coalición Canaria, había anunciado el viernes la abstención. La investidura pende de dos votos: las presiones arrecian sobre el diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte , y el diputado de Más País, Íñigo Errejón , se hallaba ayer enfermo con fiebre. Dos votos en un contexto de alta tensión político son hilo de seda. Aún no podemos dar por resuelta la votación del martes".

La Vanguardia anuncia además que su colaborador Manuel Castells será el ministro de Universidades a propuesta de Ada Colau.

En Barcelona, los grupos independentistas montaron un aquelarre en el Parlament a mayor gloria de Quim Torra. El concepto golpe de Estado ha cambiado de usuario. Ahora lo utilizan los independentistas para calificar las resoluciones de la Junta Electoral Central respecto al antedicho Torra y a Oriol Junqueras. En El Món dan cuenta del pleno extraordinario Joan Antoni Guerrero y Quico Sallés: "Els partits independentistes han aconseguit aquest dissabte donar una resposta unitària a la inhabilitació del president de la Generalitat, Quim Torra. Ho han fet a través d'una proposta de resolució conjunta aprovada en el ple urgent que es va convocar ahir per sortir en defensa de les institucions catalanes davant el que es qualifica d'intent de "cop d'Estat" de la Junta Electoral Central (JEC). El debat, però, ha tornat a posar en evidència les distàncies que hi ha entre els partits independentistes pel que fa a la gestió del moment. Malgrat tot, les diferents forces polítiques s'han posat d'acord per sortir plegats a defensar la caracassa d'una sobirania que consideren amenaçada per un Estat espanyol que no té cap mena de complexos per utilitzar instruments extrapolítics per intentar deixar fora de joc els seus oponents".

5 de enero, santoral: Carlos de San Andrés, Diosgracias, Emiliana, Simeón el Estilita y Sinclética de Alejandría.