Menú Buscar
Magí Modgi, colaborador del programa de TV3, dirigido por Toni Soler, que llamó "perros rabiosos" a los Mossos / CG

Toni Soler, denunciado por injurias por un 'gag' de TV3 sobre los Mossos

La Fiscalía acusa al productor y presentador de la televisión pública catalana de un delito contra las instituciones del Estado

3 min

La Fiscalía ha denunciado por un delito contra las instituciones del Estado al director del programa Està passant, de TV3, Toni Soler, y a dos de sus colaboradores, por un gag que comparaba a los Mossos d'Esquadra con perros, a raíz de las cargas en las protestas contra la sentencia del procés.

En su denuncia, el ministerio público acusa a Soler y a sus dos colaboradores --Magí Garcia y Jair Domínguez-- de un delito contra las instituciones del Estado, en su modalidad de injurias graves a los cuerpos y fuerzas de seguridad, y pide que se declare responsable civil subsidiaria a la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA).

La denuncia se ha presentado en los juzgados de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona), por ser el partido judicial donde están situados los estudios de Televisió de Catalunya y está pendiente de una cuestión de competencia para dirimir a qué juez le corresponde investigarla.

Comparados con perros

El caso deriva de las diligencias que abrió la Fiscalía de Barcelona, a raíz de la denuncia que sindicatos de Mossos d'Esquadra presentaron por el gag, emitido el 16 de octubre del año pasado por TV3 y que consideraban injuriaba al cuerpo de la policía catalana.

En el programa de humor denunciado, se emitieron imágenes de un perro con una gorra de policía, así como con casco de antidisturbios y una lanzadora de foam, en un gag que jugaba con el equívoco suscitado por la similitud fonética entre las palabras en catalán "gossos" (perros) y "mossos".

Entre varios insultos a los "gossos", los comentaristas del programa criticaban que, en vez de protegerte, un perro "te ladra, te muerde o aún peor, te dispara balas de foam o pelotas de goma".

Disturbios

El gag se emitió en Televisió de Catalunya, coincidiendo con la polémica generada por la actuación de la policía en los disturbios originados en las manifestaciones independentistas contra la condenas a los políticos presos del procés, que se saldaron con numerosos heridos, muchos de ellos por pelotas de goma o proyectiles de precisión.

Tras la emisión del programa, la Trisindical de los Mossos --que agrupa al Sindicato de Policías de Cataluña (SPC), el Colectivo Autónomo de Trabajadores (CAT) y al Sindicato de Mossos d'Esquadra (SME)--, así como la Asociación de Mandos de Policía de Cataluña (COPCAT) lo denunciaron ante la Fiscalía de Delitos de Odio de Barcelona al considerar que no el gag no estaba amparado por el derecho a la libertad de expresión.