Menú Buscar
Carles Puigdemont y Quim Torra, ante el Parlamento Europeo / CG

El Supremo se adelanta a la intoxicación europea de Torra y Puigdemont

Los jueces que condenaron al expresidente, con la mirada puesta en Estrasburgo: citaron la doctrina comunitaria en 56 ocasiones, mientras la propaganda ‘indepe’ recibe el portazo de la UE

8 min

Una sentencia de 133 folios, como la que condena en firme a Quim Torra, da para mucha argumentación jurídica. Y aunque el proceso abierto por desobediencia al ya expresidente no tenía demasiada complejidad, el fallo del Tribunal Supremo demuestra incluso un exceso de celo en sus fundamentos de derecho que, según los expertos consultados por Crónica Global, tienen la vista puesta en los tribunales europeos.

Nada menos que en 56 ocasiones mencionan los jueces la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) (51 sentencias) y del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (cinco) para avalar la condena de Torra. Pese a ello, el expresidente catalán quiere llegar hasta Estrasburgo y, como paso previo, debe agotar todas las instancias judiciales españolas, para lo que ha recurrido ante el Tribunal Constitucional. En paralelo, Carles Puigdemont ha intensificado su campaña de erosión de las instituciones aprovechando su condición de eurodiputado. El portazo de la UE, hasta ahora, ha sido demoledor.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra (i), junto a su abogado, Gonzalo Boye (d), en las puertas del TSJC / EP
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (i), junto a su abogado, Gonzalo Boye (d), en las puertas del TSJC / EP

Esperanzas infundadas

Gonzalo Boye, abogado de Torra, da por hecho que el TEDH avergonzará a la justicia española, bajo la premisa de que el proceso del president es político y evidencia una desprotección de las “minorías nacionales, según el vocabulario legalmente establecido por los independentistas.

“Pero el juez Manuel Marchena (el magistrado que juzgó a los dirigentes independentistas por el 1-O) ha creado escuela y los magistrados del Supremo que confirmaron la condena de Torra se han adelantado y han rebatido todas las supuestas vulneraciones de derechos”, explica el abogado penalista Pere Lluís Huguet.

Portazo al secesionismo

Lo han hecho “invocando en el fallo 51 sentencias del TEDH y cinco del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. El Tribunal de Estrasburgo difícilmente va a poder fallar en contra de su propia jurisprudencia”. Huguet recuerda que, en el caso del procés, este tribunal se ha pronunciado en dos ocasiones rechazando los recursos de los independentistas procesados.

Se refiere a la defensa de los tribunales españoles que el TEDH hizo respecto al recurso de Carme Forcadell, expresidenta del Parlament, y de un miembro de la Sindicatura del referéndum del 1-O.

abogacia
Comunicado del Consejo de la Abogacía Catalana sobre la condena de Quim Torra

Reacción del independentismo

Huguet fue presidente del Consejo de la Abogacía Catalana que, precisamente ayer, hizo público un comunicado en relación a la condena de Torra en el que considera que ha habido “una gran desproporción entre los hechos y su sanción, deslegitimando la voluntad popular, libre y pacíficamente expresada”. Añade que “optar por la judicialización de una reivindicación política ha dado lugar a un resultado desmesurado y contrario a los más elementales principios del derecho penal que se rigen por los principios de proporcionalidad, oportunidad e intervención mínima”.

Un balón de oxígeno para Torra y Puigdemont, que también ha emprendido una campaña de desprestigio en el Parlamento Europeo --donde en las próximas semanas se decidirá si se retira la inmunidad al fugado-- contra las instituciones españolas. El pasado lunes, el político posconvergente envió un correo electrónico a los 702 eurodiputados para pedirles que firmen una carta dirigida a los presidentes de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; del Consejo europeo, Charles Michel, y de la Eurocámara, David Sassoli, en la que afirma que la condena de Torra es una prueba de la "represión judicial" que en su opinión sufre el movimiento independentista gobernante en Cataluña.

Más gesticulación

¿Tendrá efecto esa propaganda diplomática? El profesor asociado de Sistema Político y Constitucional de la Universitat Barcelona (UB) Paris Grau afirma que “por regla general, todo proceso judicial tiene unos tiempos y unos canales, por lo que intentar saltarse alguno de ellos puede suponer perder la opción de ser amparado por las instancias correspondientes. Cabe destacar que antes de acudir a instancias superiores, deben agotarse las vías previstas; y Europa, por regla general, espera que la justicia ordinaria de los países miembros resuelva sus cuestiones, de forma interna, antes de acudir a los tribunales europeos”.

A su juicio, “podríamos estar ante una nueva ‘obra maestra’, en la que quisieran poner el foco mediático europeo en la sentencia del Supremo. Es decir, gesticulación”. En cualquier caso, añade Grau, “parece que el proceso del ya expresidente Torra puede ser largo (algunos calculan que años), por lo que cuando se resuelva la cuestión, sea a su favor o en su contra, ya nadie recordará a Torra, y aquellos que lo recuerden no será por sus grandes soluciones, ni aportaciones a la sociedad catalana, ni por querer resolver los problemas reales de los catalanes, ni por trabajar en favor del diálogo y la reconstrucción social, sino por haber puesto una pancarta y no quitarla cuando tocaba”.

Réplica de Cs en Europa

El eurogrupo de Ciudadanos, por otra parte, ha dado la réplica al mensaje de Puigdemont en una carta enviada también al resto de eurodiputados, en la que niega que la condena de Torra sea política. Este no es un caso aislado de desobediencia. Es parte de una estrategia deliberada para socavar el Estado de Derecho. De hecho, esta condena sigue a un número de sentencias contra otros líderes separatistas que han pretendido derogar la Constitución Española y el Estatuto de Autonomía de Cataluña, que han menospreciado sistemáticamente sentencias judiciales y que han ignorado decisiones del Tribunal Constitucional”, explica Cs.

“Estimados colegas --añaden--, como en cualquier democracia madura y establecida, nadie está por encima de la ley. Creemos y defendemos el pluralismo, el debate político y el intercambio de ideas en una sociedad abierta y no sectaria, pero siempre bajo el amparo del Estado de Derecho, que es la base de nuestras democracias.

El portazo de la UE

La formación naranja recuerda que los eurogrupos de PPE, S&D y ALDE fueron muy críticos con el nombramiento de Torra como presidente, debido a su retórica “racista”.

La UE hace tiempo que rompió relaciones con los gobiernos independentistas de Torra y Puigdemont. De hecho, ni Torra ni ninguno de sus consejeros se ha reunido con miembros de la Comisión Europea en esta legislatura, lo que demuestra la Generalitat, hoy por hoy, no tiene capacidad de interlocución política ni técnica con la CE.