Menú Buscar
Carles Puigdemont (en una imagen de archivo) ha establecido complicidades independentistas con Suiza / EFE

Puigdemont, salpicado de nuevo por la trama de subvenciones opacas de CDC

La detención de Gerard Figueras estrecha el cerco sobre el desvío de ayudas públicas a fundaciones independentistas como Catmón e Igman

5 min

La presunta trama corrupta de subvenciones de la antigua CDC --hoy PDeCAT y Junts per Catalunya-- en la Diputación de Barcelona y la Generalitat de Cataluña salpica al entorno de Carles Puigdemont. La operación policial de la Guardia Civil que ha terminado con la detención de Gerard Figueras, secretario general del Deporte, significa otro avance de importancia en la demostración por parte de la justicia de que los convergentes operaban un entramado de desvío de ayudas públicas en ambas instituciones.

El instituto armado ha arrestado por presunta malversación a Figueras, sí, pero también a Maite Fandos, exconcejal del PDeCAT en el Ayuntamiento de Barcelona y miembro del gobierno de la Diputación. Los agentes sospechan que los dos dirigentes secesionistas, puestos bajo custodia en el marco de la Operación Voloh, inyectaron ayudas públicas a fundaciones afines a CDC como Catmón e Ingman de forma ilícita. El nombre de estas entidades sociales es recurrente en las operaciones policiales. En mayo de 2018, la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) detuvo a unas 30 personas por el desvío de al menos dos millones de euros de dinero público de la Diputación a, de nuevo, Ingman y Catmón, entre otras.

El entorno de Puigdemont, salpicado

En aquella ocasión, los funcionarios interceptaron a diversos cargos públicos. El de mayor rango fue Salvador Esteve, expresidente de la Diputación de Barcelona por CDC entre 2011 y 2015. Bajo su mandato, la formación nacionalista habría repartido de forma ilícita, cree el juez, subvenciones a asociaciones afines. Como ahora, el caso lo instruyó en 2018 el juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona, que dirige Joaquín Aguirre. El auto del juez daba entonces cuenta de los indicios de ilícitos penales, que salpicaban a pesos pesados del actual JxCat, como el diputado independentista Francesc de Dalmases y el presidente de Catmón, Víctor Terradellas.

Terradellas y De Dalmases son una pieza central en las operaciones de mayo de 2018 y la de hoy, 12 de noviembre, por varios motivos. El primero dirigía Catmón, una fundación que surgió del aparato de relaciones internacionales de CDC. El diputado en el Parlamento catalán era su número dos. Ambos se habrían beneficiado, cree el magistrado Aguirre, del desvío de subvenciones desde la Diputación de Barcelona y la Secretaria General del Deporte. Tampooc menor es el hecho que los dos líderes secesionistas son próximos al entorno del expresidente catalán fugado, Carles Puigdemont.

Figueras y Fandos, también

Lo mismo vale para Gerard Figueras, arrestado hoy en una nueva operación enmarcada en las mismas pesquisas del juzgado 1 de Barcelona. El secretario general del Deporte alcanzó el cargo cuando el expresident prófugo Puigdemont fue elegido jefe del Ejecutivo autonómico en 2016. Figueras se considera afín al dirigente separatista y fugado y, además, es sobrino del bufón del procés, el polémico cómico Toni Albà. En el plano político, el investigado fue concejal por CDC en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) y diputado en el Parlamento catalán entre 2010 y 2012.

Por su parte, otra de las detenidas en la Operación Voloh de hoy martes es Maite Fandos, exconcejal en el Ayuntamiento de Barcelona. Fandos fue recolocada por Puigdemont en la Diputación de Barcelona cuando quedó fuera del Ejecutivo local de Barcelona. Desde esta institución, Fandos y el resto de cargos neoconvergentes avalaron otras subvenciones polémicas, como las que beneficiaron a la Plataforma per la Llengua, la entidad que espió a niños en el recreo.