Menú Buscar
Manuel Castells, Ministro de Universidades de España / GOOGLE

Dura carta de profesores al ministro Castells por avalar el manifiesto independentista de la UB

Universitaris per la Convivència ha presentado una queja ante CAC por el tratamiento que TV3 hizo de la sentencia judicial a favor de la neutralidad ideológica en los claustros

7 min

Universitaris per la Convivència (UpC) ha enviado una carta al ministro de Universidades, Manuel Castells, en la que le reprocha su "apoyo a los grupos separatistas" en su crítica a la sentencia que condena a la Universidad de Barcelona (UB) por vulneración de derechos fundamentales. La resolución judicial, que responde a un recurso de UpC, anuló el acuerdo del Claustro que aprobó un manifiesto de apoyo a los presos independentistas, lo que la juez considera que contrario a la neutralidad ideológica.

El colectivo de profesores catalanes presenta también ha presentado una queja ante el Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC) por el tratamiento que TV3 hizo de la condena.

En su intervención en la Comisión de Ciencia, Investigación y Universidades del Senado el pasado día 8 de octubre, Castells se alineó con los diputados de los grupos separatistas y manifestó su apoyo en las críticas que esgrimieron ante la sentencia. Por ello, Universitaris per la Convivència, promotor de la demanda, se ha puesto a disposición del ministro para "intercambiar pareceres sobre un tema que considera nuclear para la convivencia democrática: el escrupuloso respeto a la neutralidad política de las universidades como actores dotados de una especial autoridad en la esfera pública".

Amparo a los claustros

Castells afirmó en el Senado que acata la sentencia pero que considera que esta colisiona con los derechos a la libertad de expresión y a la autonomía universitaria. Entiende el ministro que estos derechos (libertad de expresión y autonomía universitaria) amparan a los claustros de las universidades para aprobar “cualquier declaración institucional”. Añadió que pronunciarse sobre cuestiones de interés social forma parte del “pensamiento crítico universitario” y “de la función social de la universidad”.

UpC discrepa de esta valoración al considerar que "ni la autonomía universitaria ni la libertad de expresión pueden dar cobertura a manifiestos como los que siguieron a la sentencia del procés. No la libertad de expresión, porque se trata de un derecho individual del que no gozan las instituciones ni sus órganos de gobierno y representación, como reiteradamente ha declarado el Tribunal Constitucional; tampoco la autonomía universitaria, cuyo ámbito de ejercicio es únicamente el de la organización y funcionamiento de las universidades".

"Desprecio al estado de darecho"

En este caso, el Claustro de la UB "se excedió claramente de sus funciones, al tomar partido por una posición política controvertida que, además, suponía el desprecio de algunos principios básicos del estado de derecho, como son el imperio de la ley, la separación de poderes y la independencia judicial". El texto añade que "al hacerlo así, no respetó el deber de neutralidad al que están sometidos todos los entes del sector público. Difícilmente podrá la universidad fomentar el pensamiento crítico cuando asume de manera institucional una opción política determinada. La libre expresión de las ideas por parte de profesores, alumnos y demás personal universitario se ve obstaculizada por la propia actividad de los órganos de  la universidad cuando esta toma partido en vez de mantenerse neutral ante el debate".

Recuerdan la postura del ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, que hace un año expresaba su "total apoyo a los profesores que exigen la retirada de los manifiestos en las universidades catalanas. No podemos permitir que las ideas de unos se conviertan en la mordaza de otros. Contra el control ideológico y por la convivencia en la universidad” 

Queja ante el CAC contra TV3

Asimismo, Universitaris per la Convivència ha presentado una queja ante el CAC por el tratamiento dado a la misma sentencia en el informativo Més 324 del Canal 324 de TV3 el pasado 5 de octubre.

Considera este colectivo que la versión y el análisis de los hechos que se difundieron en el referido programa "fueron claramente partidistas por cuanto solo se recogió la versión de la Universidad y los tres contertulios la apoyaron siguiendo, además, el criterio de uno de ellos: el catedrático de la UB Joan Queralt, miembro del Colectivo Praga, abiertamente contario al principio de neutralidad de las instituciones".

UpC solicita al CAC que inste a la cadena pública a recoger también las razones que les llevaron a demandar a la UB en el programa Més 324 “de forma ecuánime”, “de modo que sus seguidores puedan conformarse una opinión sobre el tema habiendo escuchado a las dos partes implicadas”.

"Los medios públicos tienen una especial obligación de dar cabida al pluralismo existente en la sociedad, como apunta la abundante normativa que se cita en la queja, y mucho más en un contexto tan complejo como el que vive actualmente Cataluña", explican los profesores.