Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los presos independentistas Joaquim Forn, Josep Rull, Jordi Turull y Jordi Sànchez (de izquierda a derecha), en una videollamada desde Lledoners / EFE

[Vídeo] Las prisiones catalanas, ¿un plató de televisión?

Mientras los presos independentistas hacen videollamadas desde Lledoners, un recluso de Quatre Camins subía un vídeo grabado con su móvil; las normas penitenciarias son muy claras al respecto

3 min

Dos imágenes, un mismo escenario: las cárceles catalanas. Con pocos días de diferencia trascendía el vídeo de los presos independentistas valorando el rechazo de la justicia belga a la extradición de Lluís Puig, así como el de un preso grabado en su celda el día de Reyes. ¿Es legal esa actividad mediática de los reclusos catalanes? O, cuando menos ¿es normal que las prisiones se conviertan en un plató de televisión?

El pasado viernes, Jordi Turull, Jordi Sànchez, Josep Rull y Joaquim Forn aparecieron en un vídeo grabado en la cárcel de Lledoners donde cumplen condena, y en el que valoraban la negativa de la justicia belga a extraditar a España al exconsejero de Cultura fugado, Lluís Puig. Ese nuevo momento mediático de los internos del procés fue muy comentado en las redes sociales. Pero tanto fuentes sindicales como de la Consejería de Justicia aseguran a Crónica Global que ese vídeo es legal, pues es una videollamada autorizada por las autoridades penitenciarias.

Dispositivos adquiridos por los centros

“Solo están permitidas las videollamadas autorizadas que se han puesto en marcha con la pandemia. Las pueden hacer todos los presos, pero mediante los teléfonos móviles y tablets que las prisiones han adquirido por el Covid”, explican desde el departamento de Justicia.

Otra cosa es el vídeo que un preso de Quatre Camins colgó en su perfil de Tik Tok con su propio móvil. “No se pueden tener móviles dentro. Cuando se detecta alguno, se requisa”, afirman portavoces de la consejería.

'Trapicheo' de móviles

La posesión de móviles, según afirman a este medio fuentes sindicales, es habitual y objeto de denuncia por parte de los funcionarios, que reclaman a las autoridades un mayor esfuerzo en la detección de esos teléfonos prohibidos. “En muchas ocasiones, los presos utilizan los móviles para amenazar a sus víctimas o presionar a sus abogados", lamentan los interlocutores consultados.

Para detectar la titularidad de los mismos, "es necesaria la coordinación de los Mossos d’Esquadra y la Consejería de Justicia; se puede hacer mediante el email del teléfono o a través de la tarjeta SIM”, aseguran estas fuentes. Por todo ello, piden un mayor esfuerzo con el objetivo de asegurar que se cumplen las normas de las prisiones catalanas.