Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, en un acto a las puertas de la cárcel barcelonesa de Lledoners / EFE

Los políticos presos vuelven a la cárcel insistiendo en el "volverlo a hacer" y no arrepentirse

Seis de los dirigentes del 'procés' a quienes se les ha retirado el tercer grado penitenciario regresaron a Lledoners entre apelaciones al "mandato" independentista

Ricard López
8 min

Seis de los siete dirigentes del procés independentista encarcelados en el centro penitenciario de Lledoners han regresado este martes por la noche a prisión después de que el juez de vigilancia penitenciaria les haya retirado el tercer grado que les concedió la Generalitat de Cataluña, al considerar que todavía no han cumplido una tercera parte de sus condenas por sedición --entre otros delitos-- y la falta de asunción de responsabilidad de las acusaciones que se les imputan.

Oriol Junqueras, Jordi Turull, Joaquim Forn, Raül Romeva, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart --Josep Rull, de permiso por intervención quirúrgica, lo hará en los próximos días-- fueron homenajeados por decenas de simpatizantes en un acto organizado por Òmnium Cultural a las puertas del presidio. Un evento en el cual reivindicaron, de nuevo, sus acciones sin muestra de arrepentimiento.

"Lo volveremos a hacer"

Es el caso del presidente de esta misma entidad, Jordi Cuixart, que salió al escenario instalado para la ocasión coreando su habitual consigna de "lo volveremos a hacer", entonado al unísono junto al resto del público, y rechazando "pedir perdón" en su discurso. "No aceptamos lecciones de democracia de nadie, de quienes encubren la corrupción borbónica y son capaces de encarcelar hombres y mujeres libres, a cantantes, artistas, presidentes de entidades culturales y políticos que no han hecho más que cumplir el mandato del pueblo de Cataluña, y no renunciaremos nunca", ha sostenido, transmitiendo asimismo unas palabras de apoyo a los exdirigentes de la Generalitat fugados Carles Puigdemont, Clara Ponsatí y Toni Comín, a quienes el pleno de la Eurocámara ha retirado la inmunidad parlamentaria este martes.

"Con tercer grado o no, no lo han entendido: nuestra lucha es tozuda y obstinada por el derecho a la autodeterminación de Cataluña", ha añadido. En su opinión, el Estado "tiene miedo a la palabras" y a escucharles "en las urnas y en las calles": "Os emplazo a seguir utilizando la palabra para defender los intereses del pueblo de Cataluña". A su modo de ver, no cometieron "ningún delito" y seguirán "luchando por tener justicia en Europa".

"Nos encierran porque no nos pueden ganar"

Por su parte, el presidente de ERC, Oriol Junqueras, ha considerado que les "encierran" porque no les "pueden ganar, porque tienen miedo". Y ha subrayado que cada vez que entran y salen de la cárcel son "más fuertes, para hacer realidad el mandato" que, dice, les han dado las urnas [en las elecciones autonómicas del] 14F". Este, a su modo de ver, es la "amnistía, la autodeterminación y la república catalana".

"No abandonaremos nunca, seguiremos todos juntos para hacer realidad una Cataluña independiente. ¡Viva la república catalana!", ha exclamado antes de entrar en Lledoners.

El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, saludando a sus simpatizantes en el acto unitario organizado por Òmnium Cultural a las puertas de la cárcel de Lledoners, antes de su entrada en prisión tras haberle sido revocado el tercer grado / EF
El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, saludando a sus simpatizantes en el acto unitario organizado por Òmnium Cultural a las puertas de la cárcel de Lledoners, antes de su entrada en prisión tras haberle sido revocado el tercer grado / EFE

Turull ve "persecución"

Por su parte, Jordi Sànchez ha reivindicado la "unidad" independentista frente a España, un llamamiento que ha compartido el exconseller Jordi Turull, quien ha exclamado: "Con este Estado no hay nada que hacer. Ya basta de tanta persecución, de tanta represión, de adulterar lo que vosotros decidís. No aflojéis, vayamos a una para ganar la libertad y la independencia de Cataluña".

"Nos mantendremos fieles a nuestros ideales, no renunciaremos a nuestros ideales", ha afirmado el también posconvergente Joaquim Forn, que ha arremetido contra quienes, en su opinión, "juegan" con las "esperanzas" de la gente hablando de "indultos y reforma del Código Penal, y es falso". "Lo utilizaron en campaña para hacer ver que son sensibles hacia nosotros, y no lo son. Tengamos claro que solo saldremos adelante por nuestra lucha, como pasó el 1-O", ha añadido.

Romeva tilda de "anacrónico, fallido y frágil" al Estado

Romeva, por su parte, ha calificado de "anacrónico, fallido y frágil" al Estado español, al que, según él, "le dicen que se equivoca y persiste en el error". "Pero nosotros persistimos en la determinación", ha abundado. "Todo esto valdrá la pena por la república, por la libertad. Tenemos la conciencia absolutamente tranquila", ha añadido.

Antes de la intervención de los presos se leyó un manifiesto en el que se apelaba a "seguir luchando por los derechos fundamentales sin arrepentimientos, ni perdón, ni renuncias" y se reivindica el derecho a la autodeterminación y la amnistía frente a la "represión" del Estado.

2
Bandera independentista gigante en el corte de la ANC en la Avenida Meridiana de Barcelona / ANC (TWITTER)

Día 365 de cortes de la Meridiana

Más allá de la movilización convocada por Òmnium a las puertas de la cárcel barcelonesa de Lledoners, la entidad independentista Assemblea Nacional Catalana (ANC) ha impulsado movilizaciones en las plazas de otros puntos de Cataluña para protestar por la pérdida del tercer grado penitenciario de los políticos presos y de la inmunidad parlamentaria de los eurodiputados fugados de la justicia, a las que han acudido decenas de personas.

Uno de esos puntos ha sido la avenida Meridiana de Barcelona, donde se ha celebrado el 365 día de cortes de tráfico diarios vespertinos en esta importante arteria barcelonesa por parte de un reducido grupo de secesionistas. En esta ocasión, medio centenar de concentrados han desplegado una bandera estelada gigante entre gritos de "libertad".