Menú Buscar
"Mejor en catalán", uno de los lemas de la campaña de Plataforma per la Llengua / @ElSegell (TWITTER)

Plataforma per la Llengua cobra por un sello que persigue el etiquetado en castellano

La entidad subvencionada por la Generalitat promociona en una web empresas que etiquetan en catalán y que pagan por obtener su distinción "El Segell"

5 min

Plataforma per la Llengua, la entidad nacionalista que persigue el uso del castellano en Cataluña, ha ideado una nueva fórmula para conseguir su objetivo de acabar con el bilingüismo en esta Comunidad Autónoma con dos idiomas cooficiales. Y, además, cobrando por ello.

Una de sus últimas iniciativas consiste en dintinguir con un sello --denominado "El Segell"-- aquellos productos que etiqueten sólo en catalán. Dando por entendido con ello que el uso exclusivo de esta lengua es motivo suficiente para descartar otros productos, dejando al margen su calidad y/o precio.

Cuotas a empresas de 100 a 1.000 euros

Con ese objetivo han creado ahora una web en la que promocionan marcas, comercios y productos que consideran suficientemente patrióticos por etiquetar en catalán. Y que, además, pagan a Plataforma per la Llengua para obtener tal distintivo, Las cuotas son anuales: de 1.000 euros para grandes empresas (de más de 250 trabajadores), 500 euros si son medianas (menos de 250), 200 euros para las pequeñas (máximo de 49 personas) y de 100 para las de menos de 10 empleados. Aceptando, obviamente, que su compromiso les lleve a pagar más si así lo desean.

El dinero recaudado por esta entidad ya de por sí generosamente subvencionada por la Generalitat se destina, aseguran, a un "plan de actuación lingüística integral". Con especial interés en promover el catalán en "diferentes espacios públicos y lúdicos",con predominio de personas de origen foráneo y "no catalanohablantes". Así como, entre otros, "hacer visible el catalán en los establecimientos, en las instituciones y en las calles y espacios públicos". Objetivos aparentemente nobles tras los cuales, sin embargo, se oculta el señalamiento y persecución sistemática del castellano en esta comunidad bilingüe. Algo de lo que no se libran ni la rotulación de algún semáforo en Barcelona, en los comercios o el idioma de las clases de Erasmus y el de los niños en los patios de las escuelas.

"Productos lingüísticamente responsables"

"Este distintivo define el producto que tienes en tus manos como un producto lingüísticamente responsable", señalan en la web --como si el uso de la otra lengua cooficial no lo fuera-- "y lo diferencia del resto con un añadido de calidad", apostillan, como si dicha calidad dependiera del uso del idioma.

A través de las redes sociales, El Segell anima a sus seguidores a traducir los nombres de productos etiquetados en castellano.

Subvenciones de Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona

Pese a autodefinirse como "la ONG del catalán" y autoconsiderarse una "organización no gubernamental que trabaja para promover la lengua catalana como herramienta de cohesión social", Plataforma per la Llengua obtiene la mayor parte de su financiación gracias a las subvenciones de ayuntamientos como el de Barcelona y la Generalitat de Cataluña, que le ha otorgado 2,4 millones de euros de dinero público en los últimos cuatro años. En 2019, el Govern de Quim Torra le dio 535.000 de euros, cuatro veces más de lo que obtuvo gracias a las cuotas de sus socios (143.000 euros).