Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jordi Cuixart, sin mascarilla en un homenaje de Òmnium con la pandemia de coronavirus descontrolada en Barcelona / EFE

Òmnium dedica un multitudinario homenaje a Jordi Cuixart con la pandemia descontrolada en Barcelona

Varios centenares de personas se concentran para recibir al dirigente independentista el mismo día que la Generalitat restringe las reuniones a un máximo de diez asistentes

5 min

Los rebrotes y el contagio comunitario descontrolado de coronavirus en Barcelona y su área metropolitana en los últimos días no han sido obstáculo para que Òmnium Cultural organizara este viernes un multitudinario homenaje a su presidente, Jordi Cuixart, en semilibertad tras recibir el tercer grado penitenciario.

Varios centenares de personas se han concentrado ante la céntrica sede de la asociación independentista subvencionada por la Generalitat para recibir a su "amado presidente" mientras el Ejecutivo catalán anunciaba el endurecimiento de las restricciones para frenar la propagación de la pandemia. Medidas como, por ejemplo, prohibir las reuniones y concentraciones de más de diez personas.

Abrazos efusivos y discurso sin mascarilla

Ajenos a esa realidad, y a varias de las medidas de prevención elementales para prevenir contagios --como reducir al máximo el contacto social al que tanto apela el Govern, o mantener las distancias de seguridad--, los dirigentes de Òmnium y numerosos simpatizantes han decidido mantener el acto en el que Cuixart ha pronunciado un discurso y se ha abrazado efusivamente con su vicepresidente, Marcel Mauri, y a otros de los asistentes.

Cuixart ha apelado en su parlamento --durante el cual se ha quitado la mascarilla-- a los tópicos mantras del nacionalismo gobernante en Cataluña y otros ya oídos, como que para él supone "una alegría inmensa haber estado en la cárcel y seguir estando por defender la democracia y la libertad". A partir de ahora, sólo tendrá que ir al centro penitenciario cuatro días entre semana para dormir.

"Los únicos que tienen que tener miedo son ellos"

El dirigente nacionalista ha añadido: "Los únicos que tienen que tener miedo son ellos, porque nosotros no renunciaremos a seguir luchando. La cárcel no será nunca un límite". Algo que ha sido celebrado por los presentes por su lema "lo volveremos a hacer".

"Hemos aprendido que el único límite que tiene nuestra lucha es la violencia. Nunca ejerceremos la violencia, los que no tienen límites son aquellos policías que vinieron el 1-O con el 'a por ellos' a pegar a ciudadanos indefensos inocentes, demócratas que estamos luchando por la libertad de Cataluña", ha aseverado Cuixart.

Saltarse las leyes y "presionar a todo el mundo"

El presidente de Òmnium ha avisado de que quieren "seguir votando" --la "autodeterminación" de Cataluña-- y que lo harán "las veces que haga falta". Y ha añadido: "Ante el dilema entre obedecer leyes injustas o ejercer derechos fundamentales, ejerceremos derechos fundamentales".

Para ello, ha señalado, es necesario "estar juntos" y que la sociedad civil "no renuncie a seguir presionando a todo el mundo, a nuestros políticos, a los de aquí y a los de allí, para que escuchen la voz de la ciudadanía".

"La sociedad catalana"

Cuixart ha señalado que lo que le dio coraje para aguantar en la cárcel es que había entrado "como presidente de Òmnium" y que saldría "como presidente de Òmnium", porque el Estado "no decidirá nunca" quién preside la entidad generosamente subvencionada por la Generalitat.

Un Estado que, a su juicio, "vulnera sistemáticamente" el autogobierno catalán, pero que nunca podrá "eliminar a la sociedad catalana" (sic).