Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La portavoz del Govern, Meritxell Budó, junto al presidente en funciones, Pere Aragonès / JORDI BEDMAR

El Govern trabaja para aplazar las elecciones hasta mayo sin contar con la oposición

Aragonès ignora a los grupos parlamentarios, que a 48 horas de la reunión de partidos, exigen una posición clara de la Generalitat sobre la fecha electoral

6 min

El Govern trabaja en un aplazamiento electoral, pero a 48 horas de que se celebre la reunión de partidos para decidir si se posponen los comicios catalanes previstos para el 14 de febrero, el presidente en funciones, Pere Aragonès, ha rechazado exponer una posición clara al respecto ante los grupos parlamentarios, en la reunión de la Diputación Permanente donde ha comparecido. Se estudia el 16 de mayo como fecha alternativa.

En el turno de intervención de los grupos de la oposición, Carlos Carrizosa (Ciudadanos) ha criticado que ni Aragonès ni la consejera de Presidencia, Meritxell Budó, “a 48 horas de decidir si habrá elecciones el 14F, no han planteado ninguna propuesta”. Faltan 32 días para las elecciones, y, en sus palabras, los responsables políticos están “más pendientes de sus calculadoras electorales, que de las recomendaciones de los expertos sanitarios”.

 

 

Meritxell Budó afirma que la decisión tomada el 15 de enero será la definitiva / GENERALITAT

"Nefasta gestión"

A su juicio, “hay que decir la verdad a los catalanes, tratarles como adultos y decirles que lo vamos a pasar muy mal en la tercera ola. ¿Está todo controlado para movilizar a 5,4 millones de votantes? Es mucho suponer que no habrá contagios y muertos. No me veo haciendo campaña con enfermos ingresados en las ucis”.

Ha calificado de “nefasta” la gestión sanitaria y económica del Covid. “No justifican los cerrojazos, pero tampoco analizan su resultado en la prevención de contagios”, ha dicho el candidato de Cs. “En 2021 necesitamos la vacunación, pero también un gobierno que no dé bandazos”, ha dicho, tras reprochar a Aragonès que “adaptara los presupuestos de 2020 a la situación, en lugar de destinar 900 millones a los chiringuitos del Govern”. “Están obsesionados con llegar al 50% de los votos independentistas, pero no les importan las políticas sociales”, ha afirmado Carrizosa.

El PSC quiere elecciones el 14F

Eva Granados (PSC) también ha insistido en la proximidad de las elecciones, cuya celebración ha defendido el 14F. “Más de 60 países han celebrado elecciones, la pandemia no ha suspendido la democracia”, ha dicho. En Portugal está previsto celebrar elecciones presidenciales el 24 de enero.

La socialista ha alertado de que el proceso de vacunación "no puede generar una falsa sensación de seguridad", por lo que ha instado a mantener las medidas de protección y prevención ante el coronavirus. Cree lamentable que “que se empeñen en actuar unilateralmente, subrayando las diferencias con el Gobierno español incluso con los alcaldes. Las medidas deben ser consensuadas con el territorio”.

Falta de credibilidad

Por su parte, Jéssica Albiach (Catalunya en Comú-Podem) ha preferido obviar el debate sobre la fecha electoral porque los partidos tratarán este asunto en una reunión el viernes. Ha sido muy crítica con un Govern "que no ha dejado de dar bandazos, ha perdido credibilidad durante la legislatura, pero también en la gestión de la pandemia". La dirigente de los comuns ha expresado su preocupación sobre la evolución de la pandemia y ha exigido que se pongan todos los recursos de la sanidad privada a disposición de la pública.

Vidal Aragonès (CUP) tampoco ha entrado a valorar el posible aplazamiento electoral y ha enmarcado la tercera ola "en un sistema sanitario que ya estaba tensionado" y un sistema productivo sobre el que Cataluña no tiene "soberanía". El antisistema ha instado a Pere Aragonès ha definir cuál es su modelo de ayudas a las empresas, "si es lo mismo la banca o Inditex que las pequeñas empresas".

"Lucha cainita lamentable"

Asimismo, Alejandro Fernández (PP) ha denunciado la lucha cainita entre los socios de gobierno durante una situación de pandemia que se ha ido agravando, "un espectáculo muy poco edificante": "Usted como presidente en funciones debería exigir el traslado de un mensaje unitario". Ha calificado de "ensañamiento" el cierre de bares y restaurantes. "No están equilibrando salud y economía, eso es lo que pasa cuando se hacen mal las cosas".

"Ustedes dicen que quieren gestionar un estado propio, y no saben ni gestionar unas neveras", ha dicho en referencia a la falta de receptáculos para las vacunas del Covid. Fernández ve incomprensible que con un presupuesto de casi 40.000 millones, solo se dediquen 867 millones a ayudas directas a empresas y actores sociales. "No es el momento de la cizaña identitaria, sino de unidad entre todos los catalanes", ha dicho el líder de los populares catalanes.

Destacadas en Política