Menú Buscar
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en una sesión de control / EP

El Gobierno prorroga el estado de alarma con el rechazo de PP, Vox e independentistas

El Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos saca adelante la iniciativa por 15 votos de diferencia gracias al apoyo de Cs, PNV y los partidos minoritarios

6 min

El Gobierno ha vuelto a lograr este miércoles el apoyo a la prórroga del estado de alarma hasta el próximo 7 de junio gracias al apoyo de Ciudadanos (Cs) y el PNV y con el voto en contra de PP, Vox, Compromís y los partidos independentistas catalanes (JxCat, ERC y la CUP).

La votación ha evidenciado el distanciamiento entre el Gobierno y ERC, un partido que fue clave en su investidura, así como Compromís, ambos indignados, aseguran, por este apoyo puntual de Cs. Bildu y BNG, por su parte, que abstuvieron.

El Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos ha sacado adelante la prórroga por un escaso margen de 15 votos de diferencia: 177 diputados dieron su 'sí' y otros 162 optaron por el 'no'. Entre los afirmativos figuran, además de los ya citados, los sufragios de Más País, Coalición Canaria, PRC y Teruel Existe. En cambio, Nueva Canarias se ha abstenido.

Sánchez reclama "no derrochar" lo conseguido

Sánchez pidió a todos los grupos apoyo a la prórroga para "no derrochar" lo conseguido estas semanas de confinamiento. Y ha recordado que Cs no es su socio de Gobierno, así como su intención de mantener todos sus compromisos de investidura.

Un mensaje, este último, claramente dirigido a ERC, al que ha prometido seguir dialogando a lo largo de la legislatura.

"Irresponsabilidad"

Sánchez llegó al debate con un discurso similar al de otras prórrogas, insistiendo en que el estado de alarma es el único instrumento constitucional posible para limitar la movilidad con el objetivo de frenar los contagios de la pandemia.

También ha advertido sobre los riesgos que se correrían si no se aprobara esta prorroga para que la desescalada sea ordenada, además de la "irresponsabilidad" en la que incurrirían los partidos si ocurriera.

Pide disculpas

Sánchez también ha pedido disculpas por los errores cometidos por su Gobierno en la gestión de la pandemia, al tiempo que ha dicho disculpar los errores de otros dirigentes políticos.

El presidente del Gobierno también ha destacado que, a medida que avance la desescalada, las comunidades recuperarán su "plena capacidad de decisión".

En este sentido, ha subrayado que durante todo este tiempo se ha mantenido la "corresponsabilidad" de las comunidades autónomas en el ejercicio de sus competencias, porque el primer decreto del estado de alarma del pasado 14 de marzo no relevaba a los consejeros de las comunidades de "ninguna de sus funciones", y mantenían la gestión de los servicios sanitarios.

Casado y la ultraderecha

Sánchez ha vuelto a reclamar unidad y ha cargado contra el líder del PP, Pablo Casado, por "dimitir" de su responsabilidad de Estado como máximo responsable de la oposición y "abrazar" a la ultraderecha. En contraposición, ha felicitado a Ciudadanos por demostrar que sus 10 escaños son más "útiles" que los 89 de los populares.

Casado ha replicado a Sánchez acusándole de actuar "como pollo sin cabeza", y considerando una "irresponsabilidad" apoyarle, mientras que el líder de Vox, Santiago Abascal, ha advertido al presidente de que su partido no descansará hasta que se haga "justicia" por la muerte de miles de españoles y la "ruina de millones".

Reproches nacionalistas

Otros reproches duros le han llegado a Sánchez desde sus socios de investidura. Rufián le ha acusado de "llevarse por delante, quizá de forma irremediable, el espíritu" de la misma. Un espíritu que, ha dicho, no sólo era "palanca para el progresismo", sino también "un dique de contención al fascismo".

Baldoví ha acusado al Gobierno de faltar el respeto a los valencianos por no acceder a aumentar su financiación y pactar con quienes les niegan "el pan y la sal" y "blanquean a la ultraderecha", en alusión a Cs.

Exabrupto a Lastra

Discursos parecidos han hecho portavoces de la izquierda, mientras el portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal, defendía su posición mientras advertía de que con el partido naranja el Gobierno no ha ganado un socio de Gobierno sino un partido de Estado que ha optado por votar pensando en el interés general.

Todo en un debate no exento de momentos de tensión --como el cruce de reproches vivido en la portavoz socialista, Adriana Lastra, y el diputado del PP José Luis Echániz, que según Rufián le ha dicho desde su escaño "te vas a enterar"-- en el que Sánchez ha finalizado pidiendo a todos que votasen pensando en su responsabilidad "moral" como representantes públicos.