Menú Buscar
El 'conseller' de Interior, Miquel Buch (i); el presidente catalán, Quim Torra (c), y la 'consellera' de Salud, Alba Vergés, en la rueda de prensa para explicar las medidas ante el coronavirus / EP

La Generalitat pasa del "confinamiento total" a hacer obras en sus carreteras

El Govern de Quim Torra hará también campañas publicitarias de promoción turística

3 min

El Govern independentista de la Generalitat de Cataluña ha pasado de considerar una "temeridad" la vuelta a la actividad de trabajadores de determinados sectores no esenciales que no pueden teletrabajar a hacer obras en sus carreteras en apenas dos semanas.

La Ejecutivo presidido por Quim Torra ha aprobado este martes levantar la suspensión de la ejecución de una serie de obras de carreteras situadas, sobre todo, en la provincia de Lleida --en el Alt Pirineu y Aran-- y en el Camp de Tarragona.

Reformas en las escuelas

Esta medida se incluye en el nuevo decreto ley aprobado este martes por el que el Govern da luz verde a un conjunto de actuaciones principalmente de ámbito social y tributario destinadas a paliar los graves efectos generados por la pandemia de coronavirus.

También ha autorizado al departamento de Enseñanza y a Infraestructures.cat a continuar o a iniciar la tramitación de contratos técnicos y obras menores de reforma, adecuación y mejora de escuelas e institutos de secundaria, ya que estos contratos serán declarados básicos con el objetivo de poder realizar estas obras antes de que empiece el curso escolar 2020-2021.

Promoción del turismo

La Agencia Catalana de Turismo también podrá contratar, a través de la vía de emergencia, una campaña publicitaria destinada al turismo doméstico para revitalizar el sector ante la crisis generada por la pandemia.

Además, el decreto aprobado modifica la Ley de Cambio Climático en lo que afecta al impuesto sobre emisiones de CO2 de los vehículos de tracción mecánica.

Contradicciones

No es la primera vez que las declaraciones de los dirigentes del Govern independentista de la Generalitat chocan y se contradicen de forma frontal sus propias acciones. A finales del pasado mes de marzo, por ejemplo, el Ejecutivo catalán mantuvo activas obras de su competencia por parte del Incasòl, como el derribo de unos bloques de viviendas de Sabadell, mientras reprochaba al Gobierno español que no endureciera sus medidas de confinamiento decretadas por el estado de alarma 10 días antes.

Después de que una concejala del Ayuntamiento de Barcelona denunciara públicamente esta flagrante falta de coherencia, la reacción de la portavoz del Govern, Meritxell Budó, fue culpar "a Madrid" de no haber parado las obras de la propia Generalitat.