Menú Buscar
Entrada de la Diputación de Lleida, en una imagen de archivo

Sospechas de subvenciones irregulares en la Diputación de Lleida

Alcaldes de JxCat se repartieron cerca de un millón de euros mediante "adjudicaciones directas" durante los días de negociación para la formación del nuevo gobierno de la institución

24.09.2019 10:30 h.
4 min

Sombras de movimientos económicos irregulares en la Diputación de Lleida. Los miembros de la junta de la institución anterior a las últimas elecciones --celebradas antes de verano-- se otorgaron "adjudicaciones directas" por valor de 960.000 euros entre el 1 y el 4 de julio. Fechas en las que se encontraban negociando la nueva composición de mandato. 

El grupo de En Comú Podem, formación que ha dado a conocer los datos, asegura que 760.000 euros fueron destinados, en forma de subvenciones, a varios municipios de alcaldes de JxCat. Todos ellos formaban parte, casualmente, de la junta de la diputación que estaba próxima a rehacerse. 

¿Autosubvenciones?

Los comuns de Lleida han explicado que estas adjudicaciones fueron destinados a las localidades de Aitona, Torrefarrera, Benavent de Segrià y también a Artesa de Lleida. Las operaciones fueron realizadas mediante una junta de gobierno ordinaria --celebrada el primer día de julio-- y una junta extraordinaria, que además fue la única del mandato y que se llevó a cabo tres días después. 

El partido destaca que el montante total de dichas adjudicaciones "supone entre un 10% y un 15% de lo que la Diputación de Lleida reparte en subvenciones directas en todo un año".

Dinero para mantenimiento y obras

Según En Comú Podem, Aitona --cuya alcaldesa es Rosa Maria Perelló, entonces vicepresidenta de la diputación-- recibió un total de 300.000 euros en dos subvenciones: una para arreglos del entorno y los acabados de servicios del municipio, y otra para un proyecto ejecutivo del tramo de una calle. Torrefarrera, el municipio del que es alcalde el entonces vicepresidente tercero y ahora vicepresidente primero, Jordi Latorre, recibió 320.000 euros en dos subvenciones, una para un tanatorio y otra para obras en una carretera.

Benavent de Segrià, municipio del que es alcalde el actual coordinador del grupo JxCat, Antoni Carré, recibió 140.000 euros, según la formación. Artesa de Lleida --liderada por Pere Puiggros, de PDeCAT-- recibió una subvención de 200.000 para reformar los espacios interiores de un edificio municipal.

Corrupción de miembros de la Diputación

No es la primera vez que se acusa de irregularidades a miembros de la antigua y nueva Convergència que ocupan (u ocupaban) cargos en la Diputación de Lleida. Cabe recordar, en este sentido, la detención y posterior dimisión de Joan Reñé, expresidente de la institución. El político adscrito al PDeCAT estaba acusado de posible delito de corrupción, al haber recibido --presuntamente-- comisiones ilegales en metálico a cambio de la concesión de adjudicaciones de forma irregular.

Su detención no fue la única. La operación llevada a cabo hace algo menos de un año por los Mossos d'Esquadra se saldó con 24 arrestos de altos cargos de la diputación, entre los que se encontraban Marlen Minguell, jefa de Organización y Gestión de la institución --número dos del presidente--, y Enrique Regaño, jefe de servicio de vías y obras.