Menú Buscar
Imagen de la Diputación de Barcelona / CG

La Diputación de Barcelona pagó 170.000 euros a la entidad que espió a los niños

Puigdemont recoloca al histórico Joan Bagué en el ente supramunicipal y a cuatro cargos más que cobrarán como asesores del grupo político o como técnicos

María Jesús Cañizares / Manel Manchón
19.09.2019 00:00 h.
8 min

Plataforma per la Llengua ha recibido de la Diputación de Barcelona más de 170.000 euros. Esas generosas subvenciones se remontan a 2014 y todas ellas han sido concedidas por gobiernos convergentes. Gracias a estas ayudas, así como las recibidas por otras administraciones como la Generalitat o el Ayuntamiento de Barcelona, la autodenominada ONG del catalán ha podido impulsar proyectos tan polémicos como un informe sobre la lengua en que juegan los escolares catalanes en el recreo. Este espionaje en los patios fue objeto de una viva polémica hace varias semanas. La Consejería de Educación de la Generalitat se desmarcó de ese estudio.

diputacion plataforma
Subvenciones de la Diputación de Barcelona a Plataforma per la Llengua desde 2014 hasta la actualidad / CG

Otra de las campañas que impulsa Plataforma de la Llengua --una de las entidades más activas en favor del procés-- es un servicio de tramitación de denuncias y quejas contra aquellas administraciones, empresas o entidades que vulneran los derechos de los catalanohablantes. Recientemente, Plataforma per la Llengua instigó a denunciar el uso del castellano en las clases donde hay alumnos del programa Erasmus.

Presupuesto de 1.000 millones de euros

Tras las elecciones municipales, la Diputación de Barcelona --que gestiona un presupuesto de casi 1.000 millones de euros-- está presidida por la socialista Nuria Marín, alcaldesa de L’Hospitalet de Llobregat, gracias al pacto suscrito por Junts per Catalunya.

Mantener o anular las subvenciones convergentes a este tipo de entidades secesionistas es una de las decisiones más espinosas que deberá tomar el PSC, que ya ha avanzado que quiere a la Diputación fuera de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), a la que ha estado pagando 10.000 euros anuales. Otra de las incógnitas es si la Xarxa Audiovisual Local (XAL), la red audiovisual dependiente de la Diputación, mantendrá el programa que presenta Marcela Topor, la esposa del expresidente Carles Puigdemont, por el que cobra 6.000 euros al mes.

Marcela Topor, esposa de Carles Puigdemont, fichada por la XAL, red audiovisual de la Diputación de Barcelona / CG
Marcela Topor, esposa de Carles Puigdemont, fichada por la XAL, red audiovisual de la Diputación de Barcelona / CG

De momento, según ha podido saber Crónica Global, dos subvenciones a la Plataforma per la Llengua correspondientes a 2019 --una de 1.705 euros y otras de 13.000 euros-- están pendientes de pago a la espera de justificación.

Proyectos subvencionados

Sin embargo, el goteo de dinero recibido por la autodenominada ONG del catalán desde 2014 ha sido constante y alcanza hasta los 30.000 euros por proyectos del tipo Pla Lingüístic Integral del barri, Conmemoració 15 Festa del Joc i Lleure, El català com a Eina d’Inclusió Social o Subvenció al Baix Besòs al català amb ritme”. Así consta en los datos que la propia Diputación ha proporcionado a Ciudadanos en respuesta a una pregunta sobre esos gastos.

Durante esos años han presidido el ente supramunicipal Salvador Esteve (2011-2015), implicado en el escándalo del desvío de ayudas al tercer mundo; Mercè Conesa (2015-2018), actual presidenta del Port de Barcelona, a quien salpica la investigación abierta por la Fiscalía sobre supuestos contratos irregulares durante su mandato como alcaldesa de Sant Cugat del Vallès (Barcelona), y Marc Castells (2018-2019), alcalde de Igualada

Carácter identitario

La continuidad de estas subvenciones, así como otras de carácter identitario, es uno de los temas que deben resolver los actuales socios de la Diputación de Barcelona. El PSC no quiere que esta entidad siga adherida a la AMI, a la que el ente paga 10.000 euros anuales desde 2015. Ese año, el pleno de la Diputación aprobó su incorporación a la AMI gracias a los 26 votos a favor de los diputados de CDC, ERC y la CUP. El PSC votó en contra.

El pasado mes de marzo, el Juzgado Contencioso Administrativo número 4 de Barcelona declaró nula la adhesión de la institución por considerar que "estaba optando por una opción ideológica que no corresponde a sus competencias".

Bagué y Fandos: asesores

La Diputación da mucho juego. Carles Puigdemont ha recolocado a piezas que él mismo había apartado. Ese poder y el trabajo callado y laborioso de David Bonvehí, presidente del PDeCAT, han logrado que un histórico como Joan Bagué se mantenga en la Diputación de Barcelona como “asesor de grupo político”. Se trata de cinco nombramientos, por decreto de la presidencia del 6 de septiembre de 2019: Georgina Pou, colaboradora de Míriam Nogueras, diputada del PDeCAT en el Congreso; de la exconcejal histórica de Convergència en el Ayuntamiento de Barcelona, Maite Fandos; de Joan Ignasi Sánchez, exconcejal convergente en Sabadell, y del propio Bagué.

Míriam Nogueras junto a Carles Puigdemont en una imagen en Waterloo /Efe
Míriam Nogueras junto a Carles Puigdemont en una imagen en Waterloo /Efe

Esos nombramientos, que colocan los exconvergentes tras el acuerdo con el PSC en la Diputación de Barcelona, muestran la política del PDeCAT, que actúa a corto plazo, intentando mantener el máximo de piezas en el tablero. Pero el caso de Bagué es notorio. Fue senador por Girona en los últimos siete años, hasta que, en las últimas elecciones, Puigdemont optó por Jami Matamala, para que éste fuera de número uno en las listas al Senado por Girona. El vecino de Waterloo optaba por el empresario que le ha ayudado económicamente desde que se marchó a Bruselas.

Relación endogámica

Bagué dejaba una larga carrera política, con cargos desde 1987. Lo ha sido todo, gerente del partido, concejal, diputado provincial y senador. Ocupaba, desde primeros de agosto, el cargo de asesor del área de cultura, en la misma Diputación, y ahora pasa a asesor del grupo político. Sin embargo, pierde poder económico: pasa de ser un N4 a un N5, y eso quiere decir que cobrará 3.720 euros brutos por 14 pagas, por los 4.927 euros brutos por catorce pagas de hace un mes. A pesar de todo sigue ahí. Siempre con sueldo público.

Los otros nombramientos también obedecen a la necesidad de “recolocar” a exconcejales y “gente” del partido. En el caso de Pou, se trata de una relación endogámica. Fiel a Puigdemont, influyó de forma decisiva en la designación de Joan Ramon Casals, exalcalde de Molins de Rei, como director de la Oficina del Presidente, en sustitución de Josep Rius. Y resulta que Casals es la pareja de Georgina Pou que, a su vez, ha sido la jefa de gabinete de Míriam Nogueras en el PDeCAT. Pou cobrará el mismo sueldo que Bagué, con el nivel retributivo de un N5.