Menú Buscar
Imagen de Anna Saliente, candidata de la CUP en las pasadas elecciones municipales en Barcelona / EFE

Ada Colau riega con 244.000 euros una asociación satélite de la CUP

El Ayuntamiento de Barcelona regala sin concurso un local restaurado en pleno Eixample a La Dreixa, que participó en la campaña electoral de los independentistas

6 min

El Gobierno municipal de Barcelona, que comanda Ada Colau, regará con 244.000 euros a una asociación satélite de la CUP. La alcaldesa de Barcelona donará un local renovado, gratis y sin concurso, a La Dreixa, entidad que participó en la campaña electoral de los independentistas en las elecciones municipales del 26 de mayo de 2019.

Contactado por este medio, una portavoz municipal ha explicado que los bajos del número 317 de la calle Aragón, un edificio que expropió el ayuntamiento en 2017, "se conviertan en un espacio vecinal abierto a entidades del barrio de la Derecha del Eixample". ¿Cuando terminarán las obras? "A finales de año", ha precisado la representante. Lo que ha soslayado la voz oficial es que las obras del espacio vecinal tienen un presupuesto de  243.753,36 euros IVA incluido. Los está ejecutando el bufete D21 Arquitectura con un objetivo muy claro: que los 101 metros cuadrados útiles se destinen a la asociación de vecinos de esta zona de la Ciudad Condal y al Casal de Joves La Dreixa, "de reciente creación, pero con una importante implicación y participación en los eventos del barrio", según figura en el proyecto ejecutivo [consultar aquí]

La asociación de vecinos del 'Eixample' reivindicaba el uso del Taller Masriera en 2017 / BETEVÉ

Campaña para la CUP

No han ahondado la representante municipal ni la arquitecta quién es La Dreixa. El colectivo de jóvenes nació en 2017 y se reúne en el Casal independentista La Cruïlla, una subsede de la CUP situada en la calle de Sardenya. El grupo de jóvenes nació, en teoría, para reivindicar un local de titularidad municipal para "luchar para el barrio que quieren". Ello incluye reivindicar el antiguo Taller Masriera para ellos y otros vecinos, pese a que el inmueble neoclásico es de titularidad privada. Asimismo, el colectivo es especialmente activo en la Fiesta Mayor del Eixample.

Situación de los bajos de 101 metros cuadrados que se regalarán a La Dreixa / Google Maps

Menos conocida es la vertiente política de la entidad. El grupo juvenil se reúne en un ateneo secesionista, sí, pero también participó en la campaña de la CUP en las últimas elecciones municipales celebradas en Barcelona. También invitaron a sus fieles a sumarse a las protestas independentistas tras la sentencia condenatoria por el procés en Cataluña. La Dreixa se ha enganchado también a actos municipales vinculados a Barcelona en Comú como los puntos lila o las campañas contra la subasta del edificio de los antiguos juzgados de magistratura, situados en la confluencia de la Ronda de Sant Pere con la calle Ali-Bei. Esta es pues su "importante implicación y participación en el barrio".

Cesiones y compras polémicas

El regalo sin concurso de un local de 101 metros cuadrados en pleno Eixample a la asociación de jóvenes vinculada a la CUP llega después de otras cesiones no menos polémicas. ¿Ejemplos? La compra del Bloc 17 de Horta, que es la sede de Arran, Endavant y el Comité de Defensa de la República (CDR) del barrio. No menos polémica fue la adquisición por 2,4 millones de euros del llamado Ateneo de la Sagrada Familia para dar salida, supuestamente, a las reivindicaciones de la plataforma Salvem el Niza. Dos años y cinco millones de euros gastados después, el casal popular de la calle Nàpols de Barcelona se inauguró con medio año de retraso, pese a la generosa contribución de la constructora Cel Urbà, que donó un millón de euros al ateneo popular. La empresa era, precisamente, la encargada de construir en el solar donde estuvo el cine Niza un espacio público en el interior de la manzana, un edificio de viviendas y una gran tienda para Mercadona con acceso por la calle Roselló y por la plaza Sagrada Família. El enorme y carísimo ateneo está abierto, pero siempre vacío.

Barcelona en Comú --lo hizo Eloi Badia, edil del distrito-- también entregó la pasada legislatura el Casal Popular Tres Lliris, una antigua comisaría okupada en Gracia, a un colectivo muy cercano a Arran.

Hubo más. Antes de estas transacciones, el Ejecutivo local de BComú trató de comprar otra casa okupa, Ca La Trava, también en Gracia. La operación inmobiliaria se frustró y el inmueble fue desalojado entre incidentes en la calle. Previamente, los comunes gastaron dinero público en pagar la factura eléctrica a los okupas del CSO Transformadors, otra propiedad tomada que finalizó en desalojo. No obstante, el Tribunal de Cuentas incoó diligencias por el presunto mal uso del erario público. Colau siguió así los pasos de su antecesor en el cargo, Xavier Trias (PDeCAT), que pagó el alquiler durante la última etapa del mandato a los okupas del Banco Expropiado de Gracia. Esa actuación valió una investigación de la Fiscalía.