Menú Buscar
El vicepresidente y consejero de Economía de la Generalitat, Pere Aragonès, en una conferencia en la Cámara de Comercio de Barcelona / CG

Aragonès: "No renunciaremos a la autodeterminación por una décimas más de IRPF"

El vicepresidente catalán enfría la satisfacción de Moncloa y solo enviará a técnicos al grupo de trabajo creado por el Consejo de Política Fiscal; anuncia comisión mixta para el día 25

19.09.2018 16:16 h.
6 min

El vicepresidente y consejero de Economía, Pere Aragonès (ERC), ha advertido al Gobierno de que su ejecutivo no renunciará a su derecho a la autodeterminación por “unas décimas más de IRPF”, en alusión a una reforma de la financiación autonómica que, avisa, no ve posible en período electoral en algunas comunidades autónomas. En este sentido, ha enfriado la satisfacción demostrada por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, respecto al regreso de Cataluña a las comisiones multilaterales, pues ha precisado que no acudirá a la Comisión de Financiación Autonómica, órgano creado por el Consejo de Política Fiscal y Financiera en el que solo estarán presentes técnicos enviado por el Govern.

“Quiero hacer unas precisiones. No es el Consejo de Política Fiscal. Es un grupo de trabajo donde la Generalitat envía una representación técnica. Se equivoca el Estado si piensa que renunciaremos a la autodeterminación por unas décimas más del IRPF”, ha dicho Aragonès.

Comisión mixta Estado-Generalitat, el día 25

“La autodeterminación –ha añadido-- es la salida, solo votando nos entenderemos, que la ciudadanía decida, sin amenazas ni golpes de porra. No renunciaremos a ningún espacio de responsabilidad, por pequeño que sea, para gobernar el país”. Pero ha afirmado que "no se puede negociar con una silla en el Estado y otra en Lledoners".

El dirigente republicano ha anunciado que el próximo 25 de septiembre se reunirá la comisión mixta Estado-Generalitat sobre asuntos económicos, que no se convocaba desde hace siete años, para poner sobre la mesa las inversiones pendientes, entre otras las que contempla la disposición adicional tercera del Estatut, que “solo se cumplió un año”.

Aragonès ha intervenido en el ciclo dinars-cambra que organiza la Cámara de Comercio de Barcelona, con una conferencia titulada “La economía catalán, presente y retos de futuro”. En este sentido, el presidente de la Cámara, Miquel Valls, ha explicado que la economía en la comunidad va bien, pero ha advertido de la pérdida de poder adquisitivo por la congelación de los sueldos.

Presupuestos catalanes

El número dos del Ejecutivo catalán ha hecho un llamamiento a los partidos catalanes para que abandonen el “regate corto” y apoyen los futuros presupuestos de la Generalitat. No obstante, ha rechazado una negociación supeditada a los presupuestos generales del Estado, una dinámica que, dice, “valía hace diez años. Ahora no podemos ignorar que hay políticos presos”.

El dirigente republicano se ha felicitado por los tres años de crecimiento por encima del 3%, cifra superior a la zona euro y al conjunto de España. La industria, ha dicho, crece más que el PIB. “Gracias a la dinamización de las exportaciones, hoy tenemos un doble superávit comercial con España y con el mundo, y se ha mantenido el crecimiento de empleo y que en se podrá reducir el paro a un 10% en 2019, aunque ha admitido que todavía hay precariedad”, ha dicho.

No obstante ha avisado de que persiste la crisis en determinados colectivos, sobre todo en las familias monoparentales con mujeres al frente, pensionistas, jóvenes e inmigrantes. Aragonès ha citado, como retos a superar, los salarios bajos y los problemas de inversión para ser competitivos. Como amenazas externas, ha citado la ola proteccionista, los precios de la energía y la recuperación de destinos turísticos que compiten con Cataluña.

"Inmovilismo y desprecio"

Ha criticado que, desde la sentencia del Estatut, haya un “inmovilismo y desprecio” del Estado hacia las necesidades económicas de Cataluña. “Representantes del pueblo son víctimas de represión policial y judicial, que es el principal riesgo para la estabilidad económica”, ha denunciado. Por ello ha dicho que solo con una Cataluña independiente se podrán superar los retos económicos citados.

Cohesión social, prosperidad económica y una gobernanza de calidad son los ejes de una hoja de ruta de gobierno “para lo que necesitamos instrumentos de Estado”. Un proyecto que se basa en educación, trabajo y prosperidad.

Este plan incluye que, en los próximos presupuestos de la Generalitat, se apueste por la recuperación de la educación de 0 a 3 años y nuevos centros de FP reglada y ocupacional de la mano de sectores concretos y del territorio. Favorecer la cultura del riesgo es otro de los objetivos, que el número dos del Govern ha acuñado como “república emprendedora”, para lo que promete convertir el Institut Català de Finances (ICF) en una auténtica banca pública.

“Tendremos presupuestos, estoy convencido de que los partidos serán responsables y abandonarán el regate corto. Aumentaremos los recursos.