Menú Buscar
Imagen de una protesta independentista en la plaza Sant Jaume de Barcelona / MA

21D: la jornada del ‘teletrabajo’ en Barcelona

Como ya ocurrió con el primer ‘paro de país’, las empresas de la ciudad se preparan ante el boicot anunciado por los CDR en el último día lectivo para muchos antes de Navidad

18.12.2018 00:00 h.
5 min

Las entidades independentistas ultiman estos días la convocatoria de movilizaciones que llevarán a cabo el próximo viernes, 21 de diciembre, para mostrar su rechazo a la decisión de Pedro Sánchez de reunir su Consejo de Ministros en Barcelona. Coinciden en el calendario con los ajustes laborales que han decidido llevar a cabo en multitud de empresas de la ciudad ante la amenaza de cortes de carreteras y vías ferroviarias que han hecho los Comités de Defensa de la República (CDR).

Se impondrá en esa jornada el teletrabajo. Esta es la decisión que han tomado buena parte de los empresarios de la ciudad, especialmente los que tienen los despachos en las zonas más céntricas. Explican que han optado para decir a los empleados que viven fuera de la capital catalana que se queden en sus casas y que se conecten desde allí en lugar de quedarse atrapado en el tren o en el coche.

Estos planes de contingencia no son nuevos para las compañías. Sus responsables comentan que han optado por repetir la organización del 3 de octubre de 2017, la jornada del llamado primer paro de país.

Reuniones aplazadas y reservas anuladas

Algo parecido ha ocurrido con la multitud de reuniones de alta dirección previstas para esa fecha. Cabe tener en cuenta que por el calendario laboral de este año, el próximo viernes será en multitud de empresas el último día laborable antes de Navidad al considerar el lunes 24 un puente. Es decir, el último día disponible para los encuentros más o menos formales en los que se hace un repaso del año y se marcan los retos del ejercicio próximo.

También por una cuestión de oportunidad de calendario, en muchas compañías se había retrasado la reunión hasta el viernes. Hecho que ha propiciado cambios de última hora ante el temor de que se colapsen las entradas a Barcelona y, de forma especial, la circulación de los trenes de cercanías y alta velocidad. Con las consiguientes cancelaciones en restaurantes de la ciudad, cuyas alarmas ya se habían encendido por los efectos que tendrá sobre su facturación diaria la llamada al bloqueo de la ciudad.

Malestar de los comerciantes

El mismo malestar que hace días que hacen público organizaciones comerciales de todo signo. Han alertado que tras un invierno malo por las altas temperaturas y las lluvias constantes, se espera que la campaña de Navidad redondee las ventas de la temporada. Pero si las protestas derivan en choques entre los manifestantes y la policía temen perder como mínimo la actividad de toda la jornada del 21D.

Una patrulla de Mossos d'Esquadra passa por delante de la Casa Llotja de Mar, donde se celebrará el Consejo de Ministros con el que los comerciantes han activado sus alarmas / CG

La Casa Llotja de Mar, el edificio en el que tendrá lugar el Consejo de Ministros del 21D en Barcelona / CG

Trasladarán de nuevo sus demandas de que se garantice la normalidad en la ciudad este martes en un nuevo encuentro con la consejera de Empresa y Conocimiento, Àngels Chacón. Esperan que les ofrezca garantías en firme y serias de que la Generalitat garantizará que los comercios puedan abrir sus persianas sin incidentes.

Industria

Los cortes de carreteras también podrían afectar también a la actividad industrial catalana. Especialmente los llamamientos a bloquear la AP-7, la principal vía de comunicaciones por donde se mueven las mercancías que se exportan.

Con todo, fuentes de centros productivos próximos al a ciudad recuerdan que la mayoría de las protestas para esta jornada se han convocado en Barcelona y que en las últimas semanas ya han lidiado con las protestas de los gilettes jaunes en la frontera norte, de La Jonquera. Por lo que minimizan las afectaciones.

Más reservas hoteleras

Los que sí han empezado a notar los efectos de la llamada al boicot del 21D son los hoteleros de Barcelona. En su caso, de forma positiva. Los trabajadores que viven fuera de la ciudad y que deben estar allí de forma inevitable a primera hora optan por pasar la noche. Por lo que reconocen que en los últimos días ha incrementado de forma ligera las reservas de este perfil.

La actividad económica de la ciudad se prepara ante el bloqueo anunciado por los independentistas.  

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información