Menú Buscar
Juda, el empresario catalán que permitió que 19 trabajadores infectados siguieran manipulando fruta / CG

Juda, el empresario catalán que permitió a contagiados manipular fruta

El directivo avaló que 19 infectados siguieran trabajando y rechazó hacer tests contra el virus a toda la plantilla: Salud le ha cerrado la fábrica

5 min

Es Juda Arís Oriol, el empresario catalán que permitió que decenas de infectados con el virus SARS-CoV-2 continuaran trabajando en su empresa de fruta. El directivo, presidente de Arfon Fruits, toleró que los contagiados siguieran en su puesto de trabajo y también se opuso a un cribaje o estudio epidemiológico masivo de sus 190 empleados. Ante la "falta de colaboración", el Departamento catalán de Salud le cerró la fábrica el sábado.

Nadie contestaba ayer martes por la tarde en Arfon Fruits, una fábrica frutícola situada en Aitona (Lleida) que siguió operando hasta hace cuatro días pese a que el 42% de la plantilla ha dado positivo en las pruebas masivas que ha hecho Salud en la empresa. La compañía prefirió no hablar y su presidente, tampoco, Fuentes cercanas a su socio, Josep Fonfreda Massot, coadministrador, indicaron que el patrón "no estaba interesado" en aportar su versión a los medios.

 

 

Juda, el empresario catalán que permitió a contagiados manipular fruta / CG

"Lleida hizo un esfuerzo y esta empresa, no"

Quien sí habló, y lo hizo de forma muy dura, fue Josep Maria Argimon. El secretario autonómico de Salud Pública recordó que en la empresa frutícola "no había un brote, sino algo muy diferente". ¿El qué? "El hecho de que se permitió que trabajaran personas que se sabía que estaban contagiadas y que debían estar en cuarentena y de baja médica", explicó el alto cargo. Argimon recalcó la "falta de colaboración" de Juda Arís y su empresa tras dos avisos, lo que propició una doble inspección de la Consejería y del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias el sábado. El acta acabó con una resolución exprés de cierre a las 12 horas. "Fue muy rápido", apostilló el doctor.

arfon fruits
Imagen de una línea de manipulación de fruta de Arfon Fruits: el 42% de su personal estaba contagiado / AF

Desde el puente de mando del combate contra el coronavirus en Cataluña se subrayó que "la comarca del Segrià ha hecho un esfuerzo contra los rebrotes", algo que no hicieron Arfon Fruits y Juda Arís Oriol, su presidente. Esta firma siguió abierta pese a que tenía positivos y toleró que éstos siguieran tocando fruta que después se comercializó. Hasta 19 de ellos continuaron en las cadenas de manipulación de fruta que, después, llegaría a las tiendas. Mientras, sus administradores rechazaron hacer test masivos, obligando a hacerlos voluntarios, destacó Salud.

Empresario 'indepe'

El Govern rechazó avanzar si emprendería acciones legales contra Arfon Fruits y si los trabajadores contagiados fueron "forzados" a acudir a la fábrica. Sí avisó de que "se podrían tomar otras acciones, siendo la clausura temporal la primera de ellas". Al cierre le ha seguido un estudio epidemiológico voluntario que ha revelado que el 42% del personal está infectado con SARS-CoV-2. La diferencia es que la gerencia sabía que había contagiados y permitió que éstos acudieran a trabajar. ¿Quién lo hizo? Juda Arís Oriol es el responsable último en calidad de presidente y administrador. Es empresario de la fruta, copropietario de Arfon Fruits y también de Agraris Oriol, que lleva el nombre de la familia.

Las dos empresas de este patrono independentista están situadas en Aitona (Lleida). La primera de ellas, fundada en 2010, facturó 8,1 millones en 2018. Su beneficio bruto de explotación se situó en los 243.000 euros. La dirige Juda Arís, licenciado por la Universidad de Lleida, independentista, seguidor de páginas de Facebook como Espanya ens roba y aficionado al motor. No tuvo en cuenta el directivo que su firma se encuentra en el epicentro de una zona con una tasa de riesgo de rebrote de 405,96 puntos, cuando lo ideal es inferior a 100, o que 15 personas murieron de Covid-19 en la comarca en la última semana. Salud le ha cerrado su almacén y no descarta nuevas sanciones contra él.