Menú Buscar
Jaume Roures, cofundador de Mediapro / EFE

Francia desconfía de Mediapro tras entregarle su Liga

El grupo de Jaume Roures vive una crisis de reputación en el país galo, donde ha ganado los derechos de la retransmisión de la Ligue 1, después de que Moody's rebajara su solvencia

7 min

¿Es viable Mediapro? Algunos en Francia tienen dudas de ello. El conglomerado de Jaume Roures atraviesa una crisis de reputación en el Estado galo después de ganar los derechos de retransmisión de la primera división francesa hasta 2024. El grupo ha encajado una andanada de críticas en medios de comunicación, internet e incluso la Asamblea Nacional después de que Moody's rebajara la calificación de la deuda de la compañía de B1 a B3, lo que significa un "elevado riesgo" de impago. Las obligaciones del grupo quedan así al borde del "riesgo significativo", según el despacho.

El primer medio que abrió el fuego contra la credibilidad crediticia de Mediapro fue 20 minutes. El diario digital publicó un artículo en profundidad [consultar aquí] el 8 de junio en el que destacaba las "paradojas" de Roures, un hombre capaz de "vender el 53,5% de su grupo audiovisual por 1.000 millones de euros en 2018; defender el mismo año que 25 euros al mes para ver el fútbol en la tele no es caro en absoluto y reivindicarse como un trotskista de primera hora". La nota repasaba la trayectoria del empresario, incluida su salida victoriosa en la guerra del fútbol, su cercanía a Podemos y su colaboración con el referéndum ilegal de independencia del 1-O en Cataluña. "¿Qué es lo que de verdad piensa Jaume Roures?", se pregunta 20 minutes, tras deslizar que "hay distancia" entre lo que dice y hace el empresario.

Ganador de los derechos de la Ligue 1

Este envite contra el conglomerado audiovisual español llegó dos años después de conocerse que Mediapro era el gran ganador de la subasta de los derechos de retransmisión deportiva organizado por la Ligue de Football Professionnel (LFP). El grupo fundado por Roures y Tatxo Benet, ahora controlado por el fondo chino Orient Hontai Capital, destrozó a sus rivales Bein y Canal Plus con una oferta económica de derribo: 800 millones de euros anuales. Globalmente, la subasta alcanzó un precio un 60% mayor de lo que planteaba el anterior adjudicatario. Se leyó esa oferta, que valió a Mediapro para quedarse con tres de los siete lotes, como un intento de abrir la Ligue 1 al público asiático, habida cuenta de que el accionista mayoritario de la empresa tiene su sede en Shanghái.

mediapro francia liga
Jaume Roures (d), cofundador de Mediapro, presentado Téléfoot, el nuevo canal temático para retransmitir la Ligue 1 gala / EFE

Ahora, en 2020, el grupo de Roures ha anunciado que creará un nuevo canal temático de fútbol junto a TF1 que se llamará Téléfoot. En esta plataforma, que costará 25 euros al mes, se emitirán los mejores partidos de la L1 y la L2, la segunda división, hasta 2024. Aquí es donde empiezan las dudas. Mediapro necesita una masa crítica de al menos tres millones de suscriptores para que su canal sea viable. No todo el mundo confía en que lo logre. Uno de los críticos es Cédric Roussel, diputado por La Republique en Marche (LaREM), el partido de Emmanuel Macron, en la Asamblea Nacional. Unos días atrás, Roussel, secretario de la Comisión de Asuntos Culturales y la Educación, envió una carta a la LFP francesa. La misiva preguntaba al ente que gobierna el fútbol francés por las garantías que tiene de la solvencia del conglomerado español de "cumplir con sus compromisos" tras arrasar en la subasta de derechos de 2018.

Moody's duda de la deuda del grupo

El diputado por Alpes-Maritimes planteó dudas razonables, por cuanto el partido con más rivalidad de la Ligue 1 francesa, el OM-PSG, no tiene la capacidad de tracción para generar ese público. Es por ello que algunos plantean que la aventura de Mediapro en Francia puede acabar en trompazo si el grupo no genera una masa crítica suficiente para su nuevo canal. Las redes sociales arden en Francia sobre la posibilidad de una crisis financiera de la LFP por el impago de Mediapro. Pero es que los temores no son del todo infundados. La agencia de calificación Moody's empeoró en abril el rating de la deuda de Joye Media-Imagina, la cabecera del conglomerado [ver nota aquí]. Las obligaciones del grupo de Roures pasaron de una previsión de B1 ("elevada posibilidad de impago") a B3 ("riesgo sustancial de impago"). Además, la oficina mantiene a la compañía en tendencia negativa.

Tras el latigazo de Moody's, el periodista de investigación francés Romain Molina publicó un vídeo en su canal de Youtube en el que colocaba más sombras sobre la solvencia de la compañía con sede en el número 177 de la avenida Diagonal de Barcelona. Recordó Molina que Mediapro, según Moody's, tiene solo 200 millones en la caja para hacer frente a las obligaciones de tesorería de 2020, que son numerosas. El grupo, además, pagará la crisis del coronavirus con una caída del beneficio bruto (ebitda) del 25% al 50%, cree la misma agencia. El reportero subraya en su pieza audiovisual que Mediapro ha tenido que pedir créditos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para reforzar su tesorería y que ya perdió los derechos de la Serie A italiana en 2018 al no poder avanzar las garantías bancarias que le exigía la Federación Italiana de Fútbol (FIGC).