Menú Buscar
Bruno Figueras, la cara más visible de la familia de promotores y uno de los últimos proyectos de Habitat antes de venderla / CG

La familia de promotores Figueras reordena sus finanzas

Los exdueños de Habitat protagonizaron una de las quiebras inmobiliarias más abultadas de la historia, pero aún conservan 75 millones en su holding

Gonzalo Baratech / Cristina Farrés
4 min

Quien tuvo, retuvo. La conocida sentencia se puede aplicar a la familia Figueras, expropietaria de la promotora barcelonesa Habitat (ahora en manos del fondo Bain Capital, de EEUU). Esta firma inmobiliaria acabó en uno de los concursos de acreedores más aparatosos de España, con un agujero de 2.300 millones, durante la pasada burbuja que vivió el ramo.

Los Figueras perdieron el negocio y sufrieron pérdidas muy elevadas. Lo mismo les ocurrió a sus socios, entre los que aparecían grandes nombres del empresariado catalán como Isak Andic (Mango), Emilio Cuatrecasas (Cuatrecasas Abogados y Emesa) y Leopoldo Rodés (Mediaplanning)

Reclamaciones infundadas

Bruno Figueras, presidente del grupo, vio cómo el negocio creado por su padre se le esfumaba de las manos. Además, tuvo que afrontar varias demandas de sus socios. Aunque, por fortuna para él, la ofensiva judicial de sus examigos fue desestimada por los tribunales y acabó en agua de borrajas.

Las quebrantos de Habitat fueron devastadores, pero no puede decirse que los Figueras quedasen en la indigencia, ni mucho menos.

Sicav floreciente

Bruno y sus hermanos Carlos, Virginia y Berta poseen actualmente una sociedad de inversiones o sicav llamada Liga Mobiliaria, constituida en 1971. En ella tienen remansados títulos valorados en 29 millones de euros.

La sociedad presenta una evolución muy favorable, pues su patrimonio ha crecido en más de cinco millones durante los nueve primeros meses de 2019.

Inversiones bursátiles

Liga Mobiliaria tiene colocados sus recursos de la siguiente forma: 11 millones en valores y productos residenciados en España; otros 15 millones en títulos extranjeros; y el resto, en tesorería líquida.

De sus inversiones en el territorio peninsular, son de destacar sus participaciones en Bankia, BBVA, Euskaltel Telefónica, Ezentis, Inditex y Técnicas Reunidas.

La cartera exterior está muy diversificada. Incluye Air Liquide, Alibaba, Allianz, Amazon, Apple, Axa, Bank of America, CBRE, Facebook, Freeport, Hugo Boss, Jones Lang Lasalle, Nestlé, Qualcomm, Roche, Total, Twitter y Universal Display.

Ajuste en el consejo

Los hermanos Figueras acaban de dar un paso al lado en su sicav. Hasta ahora, Bruno, Virginia y Berta ocupaban los puestos de presidente, vicepresidenta y vocal, de forma respectiva. A partir de ahora, en vez de figurar ellos directamente en el consejo lo harán varias sociedades instrumentales de su propiedad. Cada una de ellas está representada por un miembro de la familia.

Se trata de Industrias de Sabadell, Animua y Llogatalia. Además, su hermano Carlos Figueras se suma a título particular y entra como consejero.

Domicilio de las sociedades

Las tres entidades que ahora compondrán el órgano de gobierno de la sicav tienen su domicilio en la calle Pau Claris de Barcelona, entre Gran Vía y Diputación, cuartel general de la saga.

De las tres, despunta sobre todo Animua. Se trata de la patrimonial de la familia Figueras. En su balance alberga activos por valor de 75 millones. De esta cantidad, la mitad corresponde a la cartera de inmuebles y la otra mitad, a participaciones en compañías hoteleras y promotoras.