Menú Buscar
Àngels Chacón, la consejera de Empresa y Conocimiento que se ha encargado del diseño de las elecciones en las cámaras de comercio / GOVERN

La Generalitat se mete en otro jardín con las elecciones camerales

El mecanismo de doble identificación del votante arrastra al Govern a un debate técnico de cuya resolución depende el aluvión de recursos a los comicios

15.04.2019 00:00 h.
8 min

La Generalitat ha conseguido enervar a la inmensa mayoría del empresariado catalán por las reglas de juego que ha marcado en las elecciones camerales que se celebrarán en mayo. El polémico sistema de votación electrónico y la falta de una doble identificación para participar en los comicios de forma remota han arrastrado a la Consejería de Empresa y Conocimiento, encabezada por Àngels Chacón, a un debate técnico que compromete el futuro del proceso.

Hay consenso en las principales candidaturas que pelearán por hacerse con el control del plenario de la Cámara de Barcelona, la más importante en peso potencial, de que si se mantiene el diseño actual el Gobierno catalán deberá hacer frente a un aluvión de impugnaciones a partir del 9 de mayo. Se reconoce que uno de los puntos a favor de la participación electrónica es la rapidez en el conteo de los votos, pero sin la seguridad jurídica que se requiere las elecciones camerales están de nuevo en manos de los tribunales.

Revisión de la Secretaría de Estado de Comercio

Por ahora, el Departamento de Empresa debe responder a la petición de información que le ha llegado por parte de la Secretaría de Estado de Comercio. Tal y como avanzó Crónica Global, la ministra de Industria, Reyes Maroto, ya trasladó esta semana a la consejera Chacón que los responsables de velar por la pulcritud de todas las elecciones empresariales en España querían comprobar si el voto electrónico que se había preparado desde la Generalitat se ajustaba a la legislación vigente.

La ministra de Industria, Reyes Maroto (d), y la consejera de Empresa, Àngels Chacón (i), en un encuentro que tuvo lugar en julio en el que también se abordaron las elecciones a las cámaras de comercio / EFE

La ministra de Industria, Reyes Maroto (d), y la consejera de Empresa, Àngels Chacón (i), en un encuentro que tuvo lugar en julio / EFE

Este es el debate técnico que se mantiene en la actualidad, la interpretación de la normativa estatal y la catalana sobre la doble identificación del elector que participe de forma remota en los comicios. Otra de las incongruencias del proceso que han criticado los empresarios es que la Generalitat sí que ha aplicado esta salvaguarda sobre la identidad en el voto presencial, donde resulta más sencillo comprobar si el votante es de verdad un empresario o autónomo.

Normativa vigente

Segú la orden del Ministerio de Industria que afecta a los comicios camerales, las garantías sobre la identidad del votante en una plataforma electrónica se pueden dar de dos formas. O bien mediante una “firma y clave privada de identificación” o con un “mecanismo de doble factor de identificación”.

En el caso de la normativa catalana, que fue desarrollada por el propio equipo de Chacón, pide unos “certificados homologados por la administración competentes y claves de un único uso”. Fuentes jurídicas señalan que el sistema de voto remoto que se ha dado a conocer no incluye el proceso en dos partes, aunque advierten de que resulta muy complicado que se aceptara en un tribunal de lo contencioso-administrativo como argumento para frenar el proceso electoral como medida cautelar.

Medidas cautelares difíciles

Los mismos interlocutores destacan que este tipo de iniciativas sólo se aplican cuando el resarcimiento económico de continuar con la cuestión que se discute sería mayor que frenarla. Afirman que no es el caso de las elecciones camerales, ya que la Generalitat cuenta con los recursos necesarios para una nueva convocatoria. Además, resultaría relativamente sencillo repetir los comicios más allá del impacto reputacional que implicaría llegar a este escenario.

Fachada del TSJC, en Barcelona / GOOGLE

Fachada del TSJC, en Barcelona / GOOGLE

Por este motivo se espera que, llegado el caso, el grueso de las impugnaciones vendrá al final de las elecciones camerales catalanas si no se modifica el sistema de votación. Cabe tener en cuenta que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ya analiza un primer recurso contra los comicios, el que presentó un empresario contra el decreto de julio de la consejería en que se marcaban las bases del voto electrónico. En este proceso ya advertía de la falta de garantías en la identificación del elector.

Adaptación tecnológica

¿Sería complicado a estas alturas del proceso electoral adaptar la plataforma que diseña Scytl? Los expertos en seguridad jurídica telemática señalan que incluso para esta compañía sería un paso sencillo.

Explican que es habitual en estos sistemas añadir tras la identificación automática de la empresa o autónomo con el certificado digital un segundo paso que implicaría introducir un dato personal del votante, como un teléfono móvil o un correo electrónico. Sería allí dónde recibiría el código que le permitiría completar el proceso.

Operativa habitual

El representante de los auditores de las elecciones camerales catalanas, AGTIC Consulting, aseguró que se había eludido este paso en el voto en remoto para evitar que el sistema fallase e impidiera la participación. Los mismos interlocutores aseguran que las claves de un solo uso se generan a través de un software que está de sobras probado y que sólo en los casos de mala conexión de la red falla.

Añaden que se trata de una operativa habitual que está extendida en las transacciones bancarias o la compra de entradas on line aunque el Gobierno catalán haya decidido, por ahora, prescindir de ello. El empresariado ha manifestado sus dudas sobre la pulcritud del proceso e incluso el Colegio Oficial de Gestores Administrativos de Cataluña ha tenido que salir al paso y salir de forma pública a pedir que les dejen al margen de las polémicas de los comicios. Alegan que sus asociados no usarán los certificados administrativos que tienen en su poder para participar en nombre de terceros, una actuación a todas luces ilícitas y que genera otro debate sobre la delegación del voto. Todo ello, cuando la candidatura encabezada por Enric Crous y Pimec ha pedido que quien les quiera apoyar se ponga en contacto con su gestor de confianza para que se encargue del trámite administrativo. 

A tres semanas de su inicio, las elecciones camerales catalanas siguen siendo un laberinto.