Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El yate 'Skorpios' de Dmitri Rybolovlev, en el Puerto de Barcelona / CG

Un oligarca cercano a Putin repara el yate más rápido del mundo en Barcelona

Dmitri Rybolóvlev refugia el 'Skorpios' en el Nautic Center; Estados Unidos le considera afín al presidente ruso

7 min

En reparación. Un oligarca ruso a quien Estados Unidos considera cercano a Vladímir Putin reforma su yate de regatas, el más rápido del mundo, en Barcelona. Se trata de Dmitri Rybolóvlev, expresidente de Uralkali y propietario del equipo de la Ligue 1 francesa AS Monaco, que ha entregado su espectacular Skorpios al Barcelona Nautic Center (BNC). 

Alertan de ello fuentes del sector náutico, que precisan que el Skorpios "lleva días de puesta a punto en Barcelona con total tranquilidad pese a la guerra en Ucrania". Preguntado por la cuestión, una portavoz del BNC no ha contestado. Sí lo ha hecho Marina Barcelona 92 (MB92), la ciudad de refit de yates más grande de Europa, para precisar que la instalación donde se repara la nave no pertenece al negocio. 

EEUU le considera cercano a Putin...

La renuencia de los operadores para reconocer que reparan el Skorpios podría tener que ver con el hecho de que Rybolóvlev no siempre ha sido grato en los círculos diplomáticos. Estados Unidos le incluyó en la llamada lista Putin, una clasificación lanzada en 2018 que daba detalles de 200 altos políticos y empresarios a los que se consideraba "cercanos" al régimen del mandatario ruso. 

En el número 76 de la tabla de oligarcas aparecía, en efecto, el expropietario del gigante de fabricación de potasa y fertlizantes Uralkali, cuya fortuna se estima en 6.488 millones de euros al cambio actual, según Forbes. La inclusión en ese documento, el Tesoro de Estados Unidos le dejaba al albur de las sanciones por la invasión ilegal de Crimea --en 2014-- o la actual de Ucrania. 

...pero no está sancionado

No ocurrió. Rybolóvlev no figura entre los oligarcas sancionados, ni por Estados Unidos ni por la Unión Euroepa, por la vulneración que ha acometido Rusia de la soberanía ucraniana. De hecho, desde el Mónaco y el Circulo de Brujas belga, los dos clubes de fútbol de su portafolio, el magnate ha hecho donaciones a la Cruz Roja internacional. Las aportaciones son para paliar la crisis de refugiados ucranianos y han sido a nivel institucional y en el plano personal. 

Asimismo, desde el entorno del alto empresario se recuerda que éste abandonó Rusia en 2010, tras la desinversión en Uralkali, de la que vendió una participación mayoritaria al entorno de Vladímir Putin. Ahora tiene pasaporte chipriota y residencia monegasca, por lo que ha roto amarras con el régimen ruso, insisten.

El más rápido del mundo

Esta situación significa que el alto empresario puede mover sus activos con total libertad. Quizá por ello, el Skorpios se pone a punto en Barcelona, ciudad que albergará la Copa América de Vela en 2024 --la nave no participará--. El mantenimiento llega apenas un año después de que al bajel toque agua, pues lo hizo por primera vez en julio de 2021. 

Desde entonces, ha acumulado mimbres para impresionar. Con una eslora de 43 metros, se le considera el barco de regatas más rápido del mundo, en forma de monocasco de fibra de carbono. Capitaneado por el español Fernando Chávarri, la bestia, como se le conoce en el argot náutico, se impuso en la primera prueba que disputó: la regata 49 Rolex Fastnet Race. 

El 'Valérie' sigue varado

Eso fue un año atrás. Ahora, el Skorpios se somete a una puesta a punto que lo mantiene elevado en el lugar que ocupaban los antiguos astilleros Northwind. Esa instalación se ha convertido ahora en un apéndice de Marina Vela Barcelona, aunque el baile de accionistas en el puerto deportivo ha provocado la expulsión de los gestores mallorquines, explicó Crónica Global. Éstos siguen en el Nautic Center, por lo que el barco de Rybolóvlev queda dentro de sus confines. 

Imagen del 'Valerie', el primer yate decomisado por el Gobierno en España / Cedida
Imagen del 'Valerie', el primer yate decomisado por el Gobierno en España / Cedida

Quien también sigue en la zona es el yate Valérie, propiedad del magnate ruso Sergey Chemezov, consejero delegado de Rostec Corporation, que el Gobierno embargó en marzo de este año, apenas un mes después de que soldados rusos cruzaran ilegalmente la frontera con Ucrania. Fue el primer buque de un oligarca que intervinieron las autoridades, y continúa atracado en Marina Barcelona 92 (MB92). 

El 'Lady Anastasia' y un tercer buque

Además del Valérie, el Gobierno anunció el decomiso de otros dos activos náuticos: el Lady Anastasia, del fabricante de armas Alexander Mijeev, y una tercera nave interceptada en Melilla. El esfuerzo de cumplimiento de las sanciones comunitarias y estadounidenses se acompañó de la intervención de 12 cuentas bancarias y 23 viviendas o apartamentos. 

Eso sí, lo que no se incautó fue el amarre del yate Dilbar, propiedad de Alisher Usmanov y sito en la Marina Port Vell, que la Autoridad Portuaria de Barcelona puso a disposición de la Marina Mercante por si se precisaba su decomiso, pues el fundador de MetalloInvest sí está sancionado por la agresión bélica a Ucrania.