Menú Buscar
Josep Gonzàlez, presidente de Pimec, con los candidatos de los partidos con representación en Barcelona / CG

Salvar al 'botiguer': el 'top manta' tensa el primer debate económico en Barcelona

Los candidatos a alcalde se enzarzan por el plan de choque de Manuel Valls de acabar con la venta ambulante en 90 días y por las políticas de vivienda

5 min

¿Cómo salvar al botiguer (por tendero, en catalán)? La competencia ilegal del top manta y los reproches por la vivienda social han centrado el tono del primer debate económico entre candidatos a alcalde de Barcelona que se ha celebrado hoy viernes en la sede de la patronal Pimec en la Ciudad Condal.

Ausente del mismo --acudió su número dos, Mariluz Guilarte--, Manuel Valls ha sido el protagonista del intercambio de ideas ante directivos y emprendedores de pymes asentadas en la capital catalana. "Acabaremos con el top manta en 90 días. Creo que el señor Valls, ex primer ministro de una gran potencia europea y que dirigió la cartera de Interior, tiene experiencia para hacerlo", ha defendido la candidata. "Su propuesta es irreal. Sublevaría a las calles, crearía más problemas y simpatías de la ciudadanía con estas personas", le ha respondido Miquel Puig, economista y número 3 de Ernest Maragall (ERC). Montserrat Ballarín (PSC), también ha juzgado el plan de choque como "imposible de ejecutar".

Límites a Amazon

Otro competidor del comercio en la segunda mayor ciudad española, el comercio electrónico, ha generado menos discrepancias entre aspirantes a edil. En otras palabras, Amazon, también ausente, ha sido otro protagonista del encuentro de la organización empresarial. Han coincidido los políticos en la necesidad de imponer una tasa al gigante electrónico, de la cual el PSC se ha atrevido hasta a fijar un umbral de recaudación: 7,5 millones de euros al año con un impuesto sobre la última milla de reparto, ha defendido Montse Ballarín. "Es que Amazon no paga ni un gravamen por llevar unas simple pilas en siete kilómetros del almacén a tu casa", se ha quejado Puig.

Por su parte, Guilarte ha apostado por la regeneración del tejido comercial actual para competir con el e-commerce. "Digitalizar los mercados municipales para que sean capaces de entregar en casa", ha argumentado la también portavoz de Empresa por Ciudadanos en el Parlament. Ha abogado también el PP, por boca de Óscar Ramírez, escudero de Josep Bou en la lista de los populares en Barcelona, por dinamizar la oferta. "Se tarda 193 días en abrir un comercio en Barcelona. Esto es insostenible. Hay que eliminar burocracia y trabas", ha advertido el también presidente provincial del partido.

"Nos equivocamos en vivienda"

En una mesa redonda orientada a la economía, se ha escuchado una de las pocas autocríticas del gobierno municipal de Barcelona en Comú (BComú) este mandato. Lo ha verbalizado Jordi Martí, número ocho de la lista de Ada Colau. "Pensamos que movilizando solares e incorporando activos al mercado se podrían bajar precios. Nos equivocamos y por ello hemos tenido que rectificar y activar medidas como el 30% de vivienda social en nuevas promociones o poner en marcha la maquinaria de alquiler social", ha aseverado el también gerente municipal. El espacio dado por el exsocialista lo han aprovechado sus rivales. "Prometieron 8.000 viviendas públicas y han entregado 700", ha cifrado Guilarte. "Han fracasado, pero no era fácil", ha retado Miquel Puig. "Ustedes levantaron grandes expectativas. Y las han incumplido", ha lamentado la representante del PSC. Este punto, el alza de los alquileres, ha derivado en un agrio rifirrafe entre los comunes y ERC.

Se han lanzado los candidatos lanzado las primeras pullas los candidatos en un debate en el que Pimec ha expuesto una batería de propuestas a los aspirantes. Pide Pimec más simplificación administrativa para abrir comercios y crear empresas en Barcelona; rebaja de impuestos y presión fiscal --con bonificaciones en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), por ejemplo-- ; apoyo a la emprendeduría e impulso de aceleradoras y coworking en la Ciudad Condal. Asimismo, la organización empresarial que comanda Gonzàlez plantea controlar la oferta ilegal de restauración y comercio --de nuevo, el top manta--, hacer que la contratación pública favorezca a las pymes y primar la colaboración público-privada.