Menú Buscar
Una familia de barceloneses en pleno desahucio / CG

Los barceloneses a la espera de una vivienda urgente aumentan un 750% en cuatro años

Más de 550 familias desahuciadas están atrapadas y 'olvidadas' en la larga cola para conseguir un piso de emergencia en la Ciudad Condal

20.05.2019 21:14 h.
5 min

El número de familias barcelonesas que esperan piso urgente se ha disparado un 750% en cuatro años. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, cerrará mandato con hasta 552 familias desahuciadas y olvidadas en la lista de espera de la mesa de emergencia habitacional. Esto es, el equipo de gobierno de Barcelona en Comú (BComú) ha visto como los núcleos familiares que precisan apartamento urgente y no lo logran han crecido de 65 en octubre de 2015 a más de 550 en abril de 2019.

Los últimos datos disponibles de la Mesa de Valoración para la Adjudicación de Vivienda por Emergencia Social muestran una evolución muy negativa. El organismo, que depende del Consorcio de Vivienda de Barcelona --formado por Generalitat de Cataluña y Ayuntamiento de Barcelona--, revela que se presentaron otros 52 expedientes correspondientes a otros tantos casos de situaciones habitacionales dramáticas en abril. Se sumaron estos episodios a los que ya venía arrastrando el ente, 537, y que no resolvió el mes anterior por falta de plazas. Del total de 589 expedientes, pues, el organismo mixto adjudicó 15 viviendas a familias en situación de extrema precariedad: las que se arriesgan a quedarse en la calle por desahucio. Hasta 506 expedientes están en lista de espera; 46, en tramitación y 23, desistidos.

Arrels: "Y no todas las personas cumplen los requisitos"

Preguntado por la cifra, que el Observatorio Desc situó ayer en Barcelona en 450 familias en el debate sobre vivienda, una portavoz municipal se ha remitido a los datos, "que son públicos". Las tablas muestran que los distritos más azotados por la lista de espera para conseguir piso urgente son Sants-Montjuïc, con 118 familias colgadas; Sant Martí, con 92 núcleos familiares a los que las dos administraciones --Govern y ayuntamiento-- no pueden dar salida y Nou Barris, donde hay 95 expedientes. Más preocupante, la cifra ha crecido de forma alarmante en solo cuatro ejercicios. De una lista de espera de 15 familias esperando y 50 expedientes en tramitación se ha pasado a 506 núcleos en lista de espera y a 46 casos que la mesa está procesando.

Mesa Emergencia Habitacional de Barcelona (2015-2019)
  Familias en lista de espera Expedientes en tramitación
2015 (oct) 15 50
2016 (abr) 25 82
2017 (abr) 134 28
2018 (abr) 336 33
2019 (abr) 506 46

La Fundación Arrels, decana en el trabajo de personas sin hogar en la Ciudad Condal, ha recordado que la Mesa de Valoración "opera con familias que acuden con una fecha de lanzamiento hipotecario o de alquiler y que habitan en un espacio que se considera vivienda". ¿Qué quiere decir? "Que el organismo de protección de las familias en situación límite excluye deliberadamente a las personas solas, las que moran en solares o en las calles de la capital catalana", ha explicado una portavoz. ¿Qué significa? "Que, efectivamente, hay familias que quedan fuera de ese circuito", ha admitido la entidad social.

Colau culpa a la Generalitat

Cabe recordar que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, defendió ayer la gestión en vivienda del gobierno de Barcelona en Comú en los últimos cuatro años. Subrayó que el Ejecutivo local que ella capitanea "ha puesto en marcha la maquinaria de vivienda social", y arremetió contra los candidatos de ERC, Ernest Maragall, y PSC, Jaume Collboni, por la "pasividad del Govern" y por el "escaso legado en alquiler social" en la Ciudad Condal. Asimismo, lamentó la munícipe en varias ocasiones que la Generalitat de Cataluña "debe 1.000 pisos protegidos a Barcelona que no ha entregado". Sus rivales, por su parte, cargaron contra las "promesas incumplidas de Colau" y la participación de ICV en las concejalías de vivienda en anteriores gobiernos municipales.

Cualquiera que sean los términos del debate político, lo cierto es que llueve sobre mojado en este campo en la segunda mayor ciudad española. Sirva de ejemplo la construcción de unidades de alquiler asequible. BComú habrá entregado cerca de 700 pisos al final de mandato, menos de la mitad de las viviendas protegidas que prometió en campaña electoral. A ello hay que añadir el pinchazo en la movilización de pisos vacíos, que los comunes calcularon mal antes de acceder a la alcaldía de Barcelona. Ello llevó a prometer 8.000 nuevas viviendas entre obra nueva protegida y unidades movilizadas que antes estaban vacías [leer aquí]. Ahora, el equipo de Colau ha prometido incorporar al mercado 4.644.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información