Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una sanitaria del Hospital Clínic Barcelona, vistiendo a un compañero / CG

El Govern admite al fin que destina dinero público a la fusión Clínic-Plató

El CatSalut "garantizará los recursos necesarios" para la operación, que es privada, con el presupuesto de la Generalitat para 2021

4 min

Ha costado meses, pero el Govern admite finalmente que la fusión entre el Hospital Clínic Barcelona y el Hospital Plató, que es privada, requerirá de dinero público. El Servicio Catalán de Salud (CatSalut) "garantizará los recursos necesarios" para la integración hospitalaria con el presupuesto de 2021. Ello pese a que la alianza esconde una propuesta para trasladar la parte privada del Clínic, Barnaclínic, al centro satélite, y a las irregularidades en este complejo médico que destapó Deloitte

Así lo reconoce Salud en el acuerdo de gobierno para la "aceptación de la transmisión a favor del Consorcio Hospital Clínic Barcelona de la rama de actividad resultante de la escisión parcial de Hospital Plató Fundació Privada". En la orden pública, la administración autonómica afirma que la operación no es una fusión propia del mercado, sino una integración que avalan las arcas de la Generalitat. 

El Govern avala los 36 millones de deuda

La resolución ha sido publicada hoy jueves, 14 de enero. "Para hacer frente a los pasivos que se asumen desde el Consorcio Hospital Clínic y amortizar los préstamos con el fin de cumplir los criterios establecidos por la normativa vigente, el Departamento catalán de Salud, por medio del CatSalut, garantizará los recursos necesarios mediante su presupuesto del ejercicio 2021 a esta entidad", reza el texto de forma literal. 

En otras palabras, la Generalitat actúa de avalista para los 36,6 millones de deuda que pasan de Plató al Clínic. Se había resistido hasta la fecha a aceptar su posición en los detalles económicos de una operación muy aplaudida desde el punto de vista asistencial pero criticada por la letra pequeña que destacó el informe de la auditora. 

Deuda privada y posible traslado de Barnaclínic

Cabe tener en cuenta que la deuda de Plató la forma, en su mayoría, una hipoteca que la gestora del hospital pagó a la propiedad del edificio, una fundación de médicos. Los patronos del hospital satélite se alquilaban el inmueble a sí mismos por medio de dos sociedades distintas, por lo que se aseguraban un alquiler fijo, tal y como han denunciado fuentes conocedoras de la operación e indignadas por este punto. La documentación del proyecto también aflora un plan del Clínic para trasladar Barnaclínic, su parte privada, al hospital que absorbe. 

Si este extremo se confirma, implicaría que el Clínic habrá pagado la operación para buscar una nueva sede de Barnaclínic con dinero público. De hecho, contrató a una consultoría para este fin en el pasado pero no alcanzó el éxito destacado. Abundaría más en las críticas que rutinariamente hace el sector privado de que el Clínic por hace presunta competencia desleal a sus centros.

Por último, la intervención pública es capital porque no establece control alguno sobre qué actividad, emolumentos o dádivas tendrá la fundación desgajada de Plató. Los facultativos y gestores que la confirman mantendrán la propiedad de 3.000 metros edificables en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi.