Menú Buscar
Un cartel de restricción del tráfico para el día sin coches en Barcelona / CG

Guía para entender el enredo de las restricciones de tráfico en Barcelona

La medida afecta a vehículos con una matriculación específica y la etiqueta de la DGT puede adquirirse por 5 euros en Correos, pese a que no es obligatoria

5 min

Barcelona aplicará el frenazo a los coches que considera excesivamente contaminantes desde este viernes, 1 de diciembre. Lo hará con sanciones de hasta 100 euros a los vehículos sin etiqueta ambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT) que circulen por la ciudad durante los episodios de contaminación por NO2 cuando lo tengan prohibido: de lunes a viernes de siete de la mañana a ocho de la tarde.

Y lo hará sin una prueba piloto previa con la que informar a la ciudadanía para que empiece a familiarizarse con la iniciativa que ha aprobado el equipo de gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Algo que preocupa a la mayoría de barceloneses, ya que no conocen exactamente cuáles son las condiciones que deben cumplir durante los días en los que se activen estas restricciones, ni si sus vehículos se encuentran entre los considerados altamente contaminantes, ni si hay alguna excepción que confirme la nueva regla inventada por los comunes.

¿A qué vehículos afecta?

El dato principal es saber a qué vehículos afecta el protocolo. Se consideran los más contaminantes los coches diésel anteriores al año 2006 y de gasolina antes del 2000, además de las furgonetas anteriores a 1994. Quedan exentos de manera permanente los vehículos de personas con movilidad reducida, los servicios de emergencia –policía, bomberos y ambulancias— y los servicios esenciales –médico, funerario--. Durante lo que queda de 2017, también quedan exentos las motos, camiones, autocares, autobuses y las furgonetas Euro1 (matriculadas a partir del 1 de octubre de 1997), Euro2 (1997) y Euro3 (1 de enero de 2001).

A partir del 1 de enero de 2019, la circulación también estará restringida en el Ámbito40 --delimitación territorial que incluye 40 municipios de la conurbación de Barcelona declarados Zonas de Protección Especial del Ambiente Atmosférico-- para los turismos matriculados antes del 1 de enero de 1997 y las furgonetas matriculadas antes del 1 de octubre de 1994.

2020, prohibición permanente

Un año después, en 2020, se prohibirá permanentemente la circulación dentro de las zonas de bajas emisiones del ámbito de las rondas de Barcelona a todos los coches sin etiqueta de la DGT. Es decir, que tendrán prohibida el área formada por el termino municipal de Barcelona, L’Hospitalet de Llobregat y parte de los municipios colindantes a las rondas: Esplugues de Llobregat, Cornellà de Llobregat y Sant Adrià de Besòs.

La idea de la alcaldesa es que, a partir del 1 de enero de 2025, la prohibición de circulación dentro de los municipios del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) será permanente para los vehículos sin etiqueta. Los que todavía no la tengan, pese a que no es obligatoria llevarla, pueden adquirirla por cinco euros en cualquier oficina de Correos.

¿Hay excepciones?

El Ayuntamiento de Barcelona no contempla excepciones que confirmen la regla más allá de los vehículos de servicios de emergencias a los que no les afecta la restricción. Bajo esta premisa, en casos en los que un coche no pueda circular y tenga que hacerlo para llevar a alguien al hospital o alguna urgencia similar, también será multado.

Según una portavoz del gobierno municipal, tampoco puede darse la situación de que una persona salga de la ciudad con un vehículo sin etiqueta y, al volver, se encuentre con la restricción porque los avisos se dan con antelación. “Como mínimo, a las tres de la tarde del día anterior ya que se activa el aviso público y la restricción para todo el día siguiente”.

Los coches matriculados fuera de Barcelona deberán actuar como el resto de los de la ciudad. El sistema de control por matrícula permite identificar la antigüedad, así como si es gasolina o diésel y, por tanto, la Guardia Urbana puede realizar el control exactamente de la misma manera que con el resto de vehículos. “Se está trabajando con la DGT para que los vehículos matriculados fuera de España puedan obtener la etiqueta sobre todo pensando para cuando sea una medida estructural”, dicen las mismas fuentes.