Menú Buscar
Agente de los antidisturbios de la Guardia Urbana de Barcelona / EP

Los antidisturbios que quería liquidar Colau, a vigilar una casa okupa

La UREP, unidad de orden público que planeó desmantelar Barcelona en Comú, monta guardia ante el chalé tomado en Trinitat Vella

3 min

Los antidisturbios que quería liquidar la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, a vigilar una casa okupa. La Unidad de Refuerzo Policial y de Emergencias (UREP), policías de orden público de la Guardia Urbana de Barcelona, tuvieron un fin de semana atareado. El Ayuntamiento les destinó a tareas de vigilancia del chalé okupado de Trinitat Vella que ha provocado enfrentamientos con los vecinos.

Fuentes policiales han informado de que fue la URPE la que patrulló la propiedad tomada a la fuerza para evitar que habitantes y residentes del popular barrio se enzarzaran. Los segundos acusan a los primeros de estar vinculados a robos y otros episodios de pequeña criminalidad en la zona. Los segundos han recibido apoyo de colectivos antisistema, como la Xarxa Nou Barris Acull, que ven "racismo" en las protestas.

Incidentes el domingo

Tengan razón unos u otros, lo cierto es que fue la URPE la que montó guardia ante la casa okupa situada en la plaza de La Trinitat para evitar daños a personas y bienes. El pasado viernes también se desplegaron Unidades de Seguridad Ciudadana (USC) y del Área Regional de Refuerzo Operativo (Arro) --los andisturbios ligeros-- de los Mossos d'Esquadra. Lo hicieron en labor de mediación.

El domingo y ante la presencia de "grupos antagónicos", según informó la portavocía de prensa de los Mossos, tuvo que intervenir la Brigada Móvil, unidad de orden público de la policía catalana. Hubo conatos de enfrentamiento y cargas, con identificados, pero no detenidos.

Disolución fallida de BComú

Cabe recordar que la UREP de la Guardia Urbana está formada por unos 100 efectivos especializados en diversas tareas, también la seguridad ciudadana. Barcelona en Comú, confluencia amplia que aupó a Ada Colau a la alcaldía de Barcelona, se propuso disolver este brazo de la Guardia Urbana, ya que lo llevaba en su programa electoral en 2015 [consultar documento aquí]. Trató de hacerlo en 2018 ante la oposición de los sindicatos. Lo consumó en enero de 2019, con un cambio de nombre (de USP a UREP) y atribuciones.

Finalmente y ya este mandato, el Ayuntamiento de Barcelona --cuyas competencias en Prevención y Seguridad han cambiado al teniente de alcalde Albert Batlle (PSC)-- aprobó un Nuevo Modelo Policial que mantiene la UREP. Esta unidad se adscribe a la División de Recursos Operativos y Apoyo (DROS), que lidera el intendente Ricardo Salas. Por el camino, los efectivos policiales han intervenido en diversos casos de alteración del orden público, aunque no en los disturbios postsentencia del procés en 2019, cuando el gobierno municipal escondió a los funcionarios.