Menú Buscar
Miquel Buch, consejero de Interior, y Brauli Duart, secretario general (con carpeta roja) a su llegada al departamento / TWITTER

La vieja Convergència entra a saco en la Consejería de Interior

El nuevo secretario general, Brauli Duart, destituye al veterano Joan Delort, una medida que es interpretada en los Mossos d'Esquadra como una venganza; se esperan más ceses

08.06.2018 00:00 h.
4 min

Como elefante en cacharrería. La nueva cúpula de la Consejería de Interior, dominada por veteranos dirigentes convergentes, ha irrumpido en uno de los departamentos más estratégicos del gobierno de Quim Torra: el responsable de la gestión de los Mossos d’Esquadra.

El marcado perfil independentista de Miquel Buch --un convergente entregado a Carles Puigdemon y enfrentado con la coordinadora de PDeCAT, Marta Pascal-- ya había hecho saltar las alarmas entre un cuerpo policial harto de presiones políticas. Pero es Brauli Duart, flamante secretario general de Interior, quien ha entrado a saco en la consejería. Su primer damnificado es Joan Delort, con una trayectoria larga y transversal en el departamento –trabajó con Montserrat Tura y Joan Saura--, que ha sido relegado a director del Centro de Atención y Gestión de Llamadas de Urgencia 112 Cataluña. En la actualidad era el director general de Protección Civil.

"Mucha gente a la que recolocar"

Duart y Delort son dos viejos conocidos que se han reencontrado en un departamento donde el primero ya había asumido varios cargos. “Lo de Delort es una vendetta”, explican a Crónica Global fuentes sindicales. Añaden que fue el propio Joaquim Forn, exconsejero que se encuentra en prisión preventiva en Estremera, quien intercedió por Delort y evitó que saltara del organigrama de Interior.

“Ambos se habían creado enemigos a lo largo de este tiempo. Y CDC tiene a mucha gente a la que colocar. Gente que renunció a formar parte de las listas de Junts per Catalunya”, aseguran las mismas fuentes.

Un hombre de Artur Mas

En efecto, Duart es un hombre de confianza de Artur Mas cuya gestión al frente de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) ha sido duramente criticada por los trabajadores de TV3 y Catalunya Ràdio. No esconden estos empleados que la marcha de Duart ha sido liberadora. El nuevo secretario de Interior se lleva consigo a Andreu J. Martínez, que asume la dirección general de la Policía y que, desde 2015, había sido director de Estrategia y Recursos Humanos en la CCMA. También tiene experiencia en el departamento.

Se esperan más ceses en una consejería muy sensible a las purgas por colaboración con el 155. La destitución de Ferran López como jefe de los Mossos d’Esquadra se da por hecha en este cuerpo policial. López sustituyó a Josep Lluís Trapero, destituido tras la intervención del Gobierno y que se encuentra en libertad provisional por su papel en el referéndum del 1-O. El Govern no aclara si será restituido. Los compañeros de Trapero aseguran que no tiene intención de volver a ese cargo y creen que, finalmente, dará el salto a la empresa privada.

Y ya comienzan a sonar otros nombres, como el de los comisarios Joan Carles Molinero y Miquel Esquius. “¿Colaboración con el 155? ¿Cómo si no se hubiera prestado el servicio público?”, se preguntan miembros del cuerpo policial, donde la presencia de mossos independentistas apenas es representativa.