Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Daniel de Alfonso, exdirector de la Oficina Antifraude de Cataluña / EFE

El Tribunal de Cuentas actúa contra Antifraude por el sueldo de De Alfonso

El fiscalizador abre procedimiento contra el exdirector del ente anticorrupción por "retribuciones indebidas"; la cúpula actual se persona en la causa

7 min

El Tribunal de Cuentas (TdC) ha abierto procedimiento contra el exdirector de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) por dos retribuciones indebidas que Daniel de Alfonso cobró cuando dirigía el ente. El fiscalizador del buen uso de dinero público ha iniciado un procedimiento de sanción y recobro por el doble complemento salarial irregular, que podría haber totalizado hasta 300.000 euros. 

Ha informado de ello Cuentas en un edicto de 24 de mayo, que consigna que la sección de enjuiciamiento ha abierto procedimiento contra Antifraude por "retribuciones indebidas" señaladas por la Sindicatura de Cuentas en su informe 5/2018. Este análisis afloró que el exdirector, que dirigió la Oficina de 2011 a 2016, y otros trabajadores del organismo anticorrupción habían percibido extras en su nóminas que no les correspondían. 

Quién y cuánto paga

Como es habitual en el organismo administrativo, cuando se abre el expediente se inicia la fase de instrucción, designándose un responsable de preparar el caso. 

Éste determinará la cuantía del menoscabo de dinero público y quién es el responsable de devolverla. Podría concluir que no es la Oficina Antifraude como institución, sino que se podría reclamar la devolución a De Alfonso como persona física y otros beneficiados. 

La dirección actual se persona en la causa

Una portavoz de Antifraude ha confirmado que existe el procedimiento en Cuentas, aunque ha matizado que la dirección actual, que pilota el exjuez Miquel Àngel Gimeno, se ha personado en la misma como parte afectada. Se trata de un movimiento similar a la personación en procedimientos judiciales, aunque en este caso atañe al ámbito administrativo. 

El director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Miguel Ángel Gimeno / CG
El director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Miquel Àngel Gimeno / CG

Desde el organismo subrayan que no pueden aportar información sobre una causa que está en marcha. Otras fuentes consultadas han confirmado que se trata de un procedimiento de recobro por los complementos salariales que percibió De Alfonso. Estos emolumentos se centraban en trienos que supuestamente no le correspondían y un complemento de calidad de 20.000 euros anuales al que no tenía derecho. 

La Sindicatura alertó de ello

Quien dio el aldabonazo de alerta fue la Sindicatura catalana de Cuentas, que en dos informes --que se pueden consultar aquí y aquí-- alertó de que De Alfonso se embolsó 207.363,71 en trienios que no le eran de aplicación, además de un complemento de calidad de 20.005 euros anuales que tampoco estaba ajustado a normativa. Los dos variables generaron un extra en las nóminas del magistrado de unos 300.000 euros en total mientras dirigió el ente. 

Ninguno de los dos complementos tenía amparo legal, zanjó el fiscalizador de gasto público autonómico. La Sindicatura recordó que el complemento de calidad se deriva del acuerdo de relaciones laborales del Parlament, que es de quien depende Antifraude, y que no procedía abonarlo a los altos cargos. En total, el ente repartió cerca de 1,5 millones de euros por este concepto entre 2011 y 2016. De hecho, otro de los beneficiados fue el propio Gimeno, actual director, que recibió 7.371 euros sin amparo legal entre 2016 y 2018, hasta que fulminó ese extra. 

Gimeno las revisó

Precisamente, fue el exdirector del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) quien cortó los emolumentos por antigüedad en Antifraude  después de que saltara la polémica por el primer informe de la Sindicatura. Lo hizo en 2018, cuando revisó 18 expedientes de funcionarios y en junio de aquel año, la suspendió cautelarmente. 

La decisión se basaba en el hecho de que el personal en situación de servicio especial en la OAC procedentes de la Generalitat de Cataluña y la carrera judicial pueden cobrar los trienios correspondientes al cuerpo funcionarial al que pertenecen, aunque no los fijados por los Estatutos del Régimen y el Gobierno Interiores del Parlament. Solo el personal funcionario lo podía cobrar, no los altos cargos de la Oficina, de aquí el monto indebido. 

Cesado por la las escuchas

La polémica es otra vuelta de tuerca en una etapa convulsa en Antifraude bajo la dirección de Daniel de Alfonso (2011-2016), de quien el Parlament acordó el relevo por amplia mayoría en 2016 después de la publicación de unas escuchas en las que aparecía el exjuez conversando con el exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. En los audios, se desprendía que Antifraude buscó casos de corrupción de CDC y ERC para desgastar al independentismo catalán. 

El exjefe de la Oficina Antifraude de Cataluña Daniel de Alfonso en la comisión de investigación del Congreso / EFE
El exjefe de la Oficina Antifraude de Cataluña Daniel de Alfonso / EFE

Sea como fuere, el Parlamento destituyó a De Alfonso por haber revelado supuestamente información reservada a otro alto cargo y por una presunta vulneración de la ley de la OAC, que establece que el director no puede subordinarse a otra autoridad política. Pocos días después, también en el verano de 2016, la Cámara autonómica designó a Gimeno como nuevo director. Lo continúa siendo hasta hoy.