Menú Buscar
Los ‘traidores’ a Puigdemont señalan en el Supremo la deriva unilateral del 1-O

Los ‘traidores’ a Puigdemont atisbaron la deriva unilateral del 1-O

Con las testificales de los cuatro 'consellers' que abandonaron el barco del 'procés' antes de la votación ilegal se elevan los indicios de que su marcha no respondió solo a motivos "personales"

24.04.2019 00:00 h.
6 min
Neus Munté fue la primera de los que se desmarcaron de Puigdemont en declarar en el Tribunal Supremo. Y este martes les han seguido Jordi Jané, Meritxell Ruiz y Jordi Baiget. A todos ellos les une haber abandonado el barco del procés secesionista antes de su deriva unilateral, que sitúan en el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017. Su decisión les salvó de sufrir el procesamiento penal en el Supremo, pero no pudieron evitar las consecuencias políticas de plantar a Carles Puigdemont antes de la culminación de su plan rupturista.

La primera purga del expresident huido a Waterloo fue la de Baiget. En la sala segunda del Supremo se ha recordado el motivo de su cese, que fue sus declaraciones en una entrevista en El Punt Avui donde sostenía que estaría dispuesto a ir a la cárcel pero no a arriesgar su patrimonio por desobedecer a la justicia. Puigdemont lo fulminó de inmediato en el que fue el primer aviso a navegantes: el referéndum iba en serio y había que estar dispuestos a asumir el riesgo. Pero no todos quisieron mantener el rumbo.

El 14 de julio dimitieron la consellera de Presidencia, Neus Munté, la de Enseñanza, Meritxell Ruiz, y el de Interior, Jordi Jané, al no estar de acuerdo con el escenario de desobediencia que se avecinaba con el 1-O. Munté se fue del Ejecutivo a gritos y posteriormente Puigdemont le ha vetado para la candidatura de Junts per Catalunya en el Ayuntamiento de Barcelona. Ante los magistrados, los cuatro se han ceñido a la misma estrategia de que mientras mantuvieron sus responsabilidades públicas se buscó un referéndum pactado con el Gobierno central. La también exportavoz del Govern de Puigdemont llegó a decir en el Supremo que “un referéndum unilateral no tenía sentido” y sostuvo desconocer la hoja de ruta hallada en la agenda Moleskine de Josep María Jové, secretario general de la consejería de Economía.
 

neus munte jane ruizLos tres 'exconsellers' que dimitieron del Govern de Puigdemont antes del 1-O

Cinco requerimientos judiciales

Munté también testificó que no decidió irse por miedo, sino "por respeto", porque "ya había estado en otro proceso parecido", en relación al llamado proceso participativo del 9 de noviembre de 2014. 

La exconsejera de Educación Meritxell Ruiz ha confirmado que recibió varios requerimientos judiciales del Tribunal Constitucional. Entre tres y cinco, ha dicho a preguntas de la Abogacía del Estado. Ruiz ha hablado de que preveía una “tensión dialéctica” creciente entre la Generalitat y el Gobierno de Mariano Rajoy y que optó por irse al considerar que “podía aportar poco” en ese escenario.

Jané desnuda a Forn

El predecesor de Joaquim Forn en Interior ha abierto un flanco en su testifical cuando ha hablado más abiertamente que sus excompañeros sobre la posibilidad de llegar a la vía unilateral. Ha dicho que decidió irse antes de la recta final de la votación "ante la eventualidad de que en un futuro pudiera no darse un contexto de acuerdo", en referencia a la votación del 1-O.

Pese a que Jané no ha querido perjudicar a Forn y ha alegado que no tuvo ninguna preocupación sobre una posible deriva del Departamento con su sustitución al frente de los Mossos, y ha reivindicado el papel del cuerpo autonómico para cumplir con la legalidad, ha quedado en el aire la idea de que Forn se mantenía en la línea de Puigdemont y él en la de Baiget: “Con la salida del conseller Baiget consideré que había finalizado una etapa”, ha apostillado.

Otra situación que ha elevado cierta suspicacia es cuando algunos de estos testigos han negado conocer que se estuviera optando por la unilateralidad cuando el 9 de junio se anunció la pregunta y la fecha para el referéndum independentista en un acto en el que estuvieron presentes todavía como consellers.

Con Baiget empezó todo

Baiget es la figura a quien han recurrido el resto de traidores a Puigdemont para explicar su decisión “personal” de abandonar el Ejecutivo. Baiget, el último en intervenir en la sesión de este martes, ha admitido que la entrevista del 4 de julio de 2017, en la que decía que señalaba que aguantaría la prisión, pero no acciones judiciales contra su patrimonio, que puede interpretarse como una reacción "causa-efecto".

A preguntas de Vox, el exresponsable de Empresa ha incidido en que ni el president Puigdemont ni el vicepresident Oriol Junqueras le pidieron jamás apoyo para una vía unilateral, de la que no se hablaba en el seno del Govern. Baiget ha concluido que su cese fue motivado por la “pérdida de confianza” de Puigdemont hacia su persona.

 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información