Menú Buscar
Toni Albà y Núria Picas en el programa 'Aire Lliure' de TV3 / CCMA

Toni Albà como síntoma del bloqueo independentista de TV3

Los insultos del cómico separatista, contrarios al libro de estilo de una televisión catalana que frecuenta, reabren el debate sobre la falta de renovación de la CCMA por la pugna entre JxCAT y ERC

16.08.2018 00:00 h.
8 min

Quiso la casualidad que, tras los insultos proferidos contra dirigentes no independentistas, Toni Albà fuera entrevistado en TV3 en prime time. Ocurrió el pasado domingo, aunque este cómico aficionado al improperio es un personaje asiduo de la televisión catalana desde hace años. Lo es gracias a la productora de Toni Soler, otro activista del secesionismo, y a su programa estrella, Polònia.

Pero si Albà es noticia estos días es por los comentarios homófobos lanzados en las redes contra el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, así como las ofensas --algunas de muy mal gusto-- dirigidos contra Inés Arrimadas, Lluís Rabell y Gaspar Llamazares. Todos tienen en común rechazar el proyecto rupturista que el humorista defiende. Por ello, las juventudes socialistas han emprendido una campaña de recogida de firmas para instar a la televisión pública catalana a tomar medidas contra Albà. No se habla de veto, pero sí de garantizar la pluralidad en la televisión que pagan todos los catalanes con sus impuestos.

"Tildar de bombolleta ballarina a Miquel Iceta, de excel·lent fill de puta a Lluís Rabell o de mala puta a Inés Arrimadas es ya algo habitual en el perfil de Albà", denuncian desde la JSC.

Lo recordaba el consejero del CAC (Consejo Audiovisual de Cataluña) Daniel Sirera: “El punto 2.1.1.2.5 del Manual de uso de Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) establece que sus profesionales (sea cual sea su relación contractual) ‘no pueden emitir mensajes o comentarios ofensivos o despectivos’ ni siquiera en sus redes sociales personales”.

manual.ccma

Manual de uso de la CCMA.

“Creo que es difícil afirmar que no se han transgredido estas normas”, asegura la diputada del PSC, Beatriz Silva, en referencia a los comentarios de Albà. Silva ha anunciado que su partido presentará una batería de preguntas parlamentarias para que el director de TV3, Vicent Sanchis, dé explicaciones en la próxima comisión de control a la CCMA. La diputada de Ciudadanos, Sonia Sierra, también ha avanzado una iniciativa similar. "Toni Albà ha faltado el respeto a Inés Arrimadas, Iceta, Rabell y otros constitucionalistas. Su machismo, su homofobia y su supremacismo no pueden tener cabida en la televisión pública. Preguntaremos al director de TV3 qué hará ante los insultos inadmisibles de este colaborador", ha dicho.

Sin embargo, son muy pocas las ocasiones en las que la CCMA o el propio CAC --en cuyos órganos de gobierno hay mayoría independentista-- ha tomado cartas en el asunto. Garantizar la despolitización de TV3 y Catalunya Ràdio y evitar que los medios catalanes sean el comedero de productoras afines al Govern es una antigua reivindicación de los trabajadores de estas cadenas, donde la renovación de órganos directivos sigue bloqueada desde hace dos años debido a la pugna entre Junts per Catalunya y ERC.

Críticas de los trabajadores

En medios parlamentarios se aseguraba que los cambios tendrían lugar a finales de julio. Cambios que incluyen, según recuerda el Sindicat de Periodistes de Catalunya (SPC), por pasan “por que los consejeros y el presidente de la CCMA sean elegidos por mayoría cualificada, a propuesta de más de tres grupos parlamentarios y a través de un concurso público que también se haría para los principales cargos directivos”. Este sistema obligaría a buscar consensos, lo que “favorecería la independencia y la profesionalidad”, indica el SPC.

Debido al mercado de cargos entre JxCAT y ERC, se mantiene bloqueada la renovación del consejo de gobierno de la CCMA. El mandato de sus miembros caducó en marzo y, hace un año, el Parlament acordó por unanimidad emprender esos cambios en la ponencia sobre la reforma de las leyes audiovisuales.

La ley de 2012 que CiU pactó con PP

La reforma consiste en derogar la ley pactada en 2012 entre CiU y PP, que permite elegir a los cargos del CCMA solo por mayoría simple. Sobre el reiterado incumplimiento de los acuerdos parlamentarios da fe que la moción aprobada por el Pleno de la Cámara catalana en octubre de 2016 según el cual, si se aborda la renovación del Consejo sin haber reformado todavía la ley de 2012, debe hacerse con los mismos criterios previstos, es decir, por mayoría cualificada.

Los rumores sobre un nuevo anticipo electoral antes de Navidad podrían posponer de nuevo esa renovación, en la que los independentistas están obligados a buscar pactos con la oposición.

“El bloqueo que hay en el gobierno tiene consecuencias directas para la Corporación que continuará arrastrando un Consejo de gobierno caducado y dejando pendiente una vez más la reforma de la ley de la CCMA pactada hace un año y que no se ha abordado antes por falta de voluntad política”, denuncia el comité de empresa de TV3. Critica los “acuerdos privados para repartirse TV3 y Catalunya Ràdio” de JxCAT y ERC. Acuerdos que “quedan en suspenso por el afán de control de la Corporación desde las posiciones más conservadoras del gobierno”, en alusión a los convergentes.

"La necesaria desgubernamentalización"

“Es decepcionante que después de tantos esfuerzos de tanta gente para recuperar las instituciones y defenderlas ante el 155, ahora las tengamos bloqueadas por las desavenencias políticas de dos partidos, que así detienen muchas medidas que la sociedad necesita con urgencia" como "la necesaria democratización y desgubernamentalización de los medios públicos, para garantizar un mejor servicio para toda la ciudadanía y no estar en medio de las batallas partidistas”.