Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El CTTI, centro de comunicaciones de la Generalitat de Cataluña, durante un registro de la Guardia Civil. Lobis del 'procés' / EP

Servidores en Rusia y pagos millonarios a lobis, la cara oculta del ‘procés’

La demanda de Sociedad Civil aflora las maniobras ocultas del Govern en la creación de webs del 1-O, así como los sueldos pagados a observadores internacionales afines a la causa independentista

6 min

Webs alojadas en Rusia, Asia y Estados Unidos, gastos millonarios en lobis que hacían informes a la medida del procés, invitaciones de diputados extranjeros y observadores internacionales… La demanda presentada ayer en el Tribunal de Cuentas por Sociedad Civil Catalana (SCC), en la cual se reclaman 5,3 millones de euros a 11 líderes del procés por malversar en la organización del referéndum del 1-O y en propaganda internacional, aflora la cara oculta de un desafío al Estado en el que no se escatimaron recursos.

La demanda profundiza en los gastos en diplomacia, así como en la costosa infraestructura informática puesta al servicio del referéndum secesionista. A lo largo de 114 folios, a los que ha tenido acceso Crónica Global, los demandantes narran con detalle los gastos en campañas, locales, promociones, voluntariado y material electoral. Pero también el dinero utilizado para pagar a lobis internacionales, invitar a diputados extranjeros afines a la causa, así como a observadores internacionales, a los que se retribuyó con sueldos, gastos de desplazamiento y estancia.

Los gastos del CTTI

SCC calcula que los 11 dirigentes demandados, entre los cuales se encuentran Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, Raul Romeva o Francesc Homs, gastaron 3,9 millones en la organización del referéndum y 5,1 millones en promocionarlo. Y en ese desvío de fondos públicos destacan, entre otros, los gastos vinculados a la actuación del CTTI (Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información) para la creación de páginas web, aplicaciones, plataformas y programas informáticos, así como a la rehabilitación de una nave anexa al cerebro informático de la Generalitat, vinculado a la Agencia de Ciberseguridad de Cataluña.

Por ejemplo, en el proceso de creación de las web del referéndum "median diversos mensajes con funcionarios y autoridades procedentes de diversos departamentos que hablan de la activación y contenido de esta página, y de su directa relación con el referéndum. Aluden con frecuencia a las maniobras para su ocultación. lncluso, de la planificación y estrategia para cuando cierren el dominio .cat, con el fin de usar otros dominios".

Clonación

"Y efectivamente --añaden-- consta la clonación, acuerdos judiciales de cierre y diligencias de su diversa práctica, como referendum.ws, correspondiente a Global Domains International Inc.; refloct.cat, refloct.eu y referendeum.ws, correspondientes a Google, y https://twitter.eom/ref1oct@ref1oct, correspondiente a Twitter, Inc., todos ellos alojados en servidores de Estados Unidos, así como el dominio Refloct.eu correspondiente a Eurid VZW, ubicado en Bélgica, hasta una cifra que supera las 140 identificadas, donde algunas se hallan alojadas en diferentes países del continente asiático o en Rusia".

Web de Independent Diplomat, el lobby americano contratado por el Govern / CG
Web de Independent Diplomat, el lobby americano contratado por el Govern / CG

El documento presentado en el Tribunal de Cuentas subraya el papel de Diplocat en esa promoción exterior.  "También se contrataron observadores internacionales. Bajo la dirección de la neozelandesa Helena Catt, fueron designados a tales fines los identificados como John Ault, Samuel Cunningham, Lloyd Dalziel, Terry Duffy, Anne Serafini Grandvoinnet, Michael Grange, Steffan Caradog John, y Kimberli Kippen, quienes estuvieron apoyados por Alex Ollington, Ashley Griffiths, Thomas Fidler y Tobías Byfield.

Todos viajaron a Cataluña en esas fechas y en alguna ocasión desde el mes de junio. Cada uno realizó un contrato individual con Diplocat para el "abono de sus honorarios y gastos". Dentro de estos últimos "se asumieron sus gastos de desplazamiento, alojamiento y alquileres de despachos, ya que parte del trabajo se realizó en Barcelona. Estos gastos fueron abonados por Diplocat con cargo a partida presupuestaria, y ascendieron en concepto de honorarios a un total de 114.592,50 euros, y en concepto de gastos de alojamiento, viajes y otros, un total de 62.712 euros".

Tarjeta Dinners Club

"Estas cantidades se recogen en distintas facturas emitidas entre los meses de julio y noviembre de 2017, que han sido abonadas entre los meses de julio de 2017 y enero de 2018. La Delegación de la Generalitat en Bruselas efectuó un pago con una tarjeta Dinners Club, titularidad de Patronat Catalunya-Món" (nombre del antecesor de Diplocat).

Asimismo, la oficina de la Generalitat en Estados Unidos "realizó una multitud de contratos relacionados directamente con el proceso de autodeterminación. Entre ellos, cabe resaltar los contratos con empresas de lobby, a cuyo conocimiento se ha accedido sea por constar los expedientes de contratación (2017) o por desprenderse su existencia de los gastos recogidos en la contabilidad de la Delegación de Estados Unidos (2013 y 2014)". Aluden a Independent Diplomat, a la que se pagó un total de 1.485.143 euros durante los ejercicios 2013, 2014 y 2015.

El Govern invitó también a 30 diputados y eurodiputados, entre los que figuraba uno de EH-Bildu, procedentes de Eslovenia, Bélgica, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Alemania, Grecia, Islandia, Irlanda, Letonia, Macedonia, Mónaco, Suecia y Reino Unido.