Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El exconsejero Santi Vila / CG

Santi Vila: "Todo el mundo sabe que, ni a corto ni a medio plazo, Cataluña será independiente"

El exconsejero insta a los partidos secesionistas a dejar de "estar todo el día fabulando" y aplaude el "ejercicio de pragmatismo" de ERC

9 min

El exconsejero Santi Vila ha señalado que es legítimo aspirar a trabajar por la independencia, pero ha apelado a los partidos que la defienden a ser valientes porque "hay cosas que no cuelan, y todo el mundo sabe que, ni a corto ni medio plazo, Cataluña será un país independiente".

El exdirigente de CDC y PDECat ha asegurado que deben tratar a los ciudadanos con respeto y confiar en que entenderán sus explicaciones: "No es necesario estar todo el día fabulando. La gente nos tiene a todos retratados. Otra cosa es que por lealtad o por sentimiento se mantengan fieles a una determinada opción política".

El "pragmatismo" de ERC

Según Vila, los partidos independentistas que hagan este ejercicio "de madurez y responsabilidad" serán premiados electoralmente, y los que no lo hagan quedarán, a su juicio, en evidencia porque la realidad no acompañará su relato. Pese a aplaudir el "ejercicio de pragmatismo" hecho por ERC en estos últimos años y que se hayan sumado a ello cada vez más cuadros de Junts, cree que ambas formaciones les une el interés de gobernar Cataluña.

Sin embargo, señala que van aflorando "contradicciones importantes entre una estrategia de ERC más pragmática, que ha asumido que hay que volver a ampliar la base, y una estrategia un poco ultramontana de sectores más extremistas, que creen en el conflicto y en volver a la confrontación". "Y después califican esta confrontación. Confrontación inteligente casi es un oxímoron. Confrontación, si te acabas haciendo daño, no es demasiado inteligente", ha añadido en alusión a JxCat.

La independencia "no compensa"

Así, ha emplazado a los independentistas a explicar cómo quieren avanzar hacia la independencia y qué costes económicos, materiales, morales, penales y convivenciales tendría, y a volver a apostar por esta vía si hay una mayoría de catalanes que lo quieran.

"En base a mi experiencia, creo que no compensa", ha puntualizado en una entrevista en Europa Press.

A favor de la mesa de diálogo

Por ello, el exdirigente nacionalista defiende que no hay alternativa a la mesa de diálogo, aunque cree que el crédito del Gobierno de Pedro Sánchez se ha terminado en esta legislatura con la concesión de los indultos a los presos independentistas, una decisión que agradece y que califica "de acto valiente".

En su opinión, será en la próxima legislatura cuándo se tendrá que afrontar una actualización de la Constitución que permita "repartir mejor el poder y la fuerza del Estado, su poder político y los recursos entre las grandes ciudades y los territorios" que lo conforman, una reforma que cree que el PSOE debe abordar también con el PP.

"Volver a confiar"

"Y si queremos volver a empezar honestamente, y generar convivencia, progreso y libertades, tenemos que estar dispuestos unos y otros a volver a confiar, a volver a hacer del principio de bondad una premisa", ha añadido.

De hecho, ha señalado que los socialistas van "con el extintor allí donde otros han hecho de pirómanos, y están apagando fuegos que continuamente provocan otros en el terreno de las identidades y nacional", pero también les ha pedido que no caigan en el partidismo así como sentido de Estado.

Habría dimitido antes

Con ganas de mirar el futuro, Vila opina que cada vez les incomodará más el intento de secesión unilateral de 2017 a los que tomaron decisiones, entre los que se incluye, y ha reconocido que habrá dimitido antes del entonces Govern de Carles Puigdemont "si hubiera sabido que las cosas acabarían como terminaron".

"Si pudiera dar marcha atrás, no tomaría aquellas decisiones. Aquello de tensar la cuerda creyendo que al final no se romperá, no lo practicaría porque la cuerda se rompió, y fuimos todos corresponsables, yo también", ha admitido Vila, que ha llamado a hacer política apelando a la razón y no tanto a los sentimientos y la emoción.

Respeto a Puigdemont

Sobre el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, ha explicado que su reencuentro en Waterloo (Bélgica) tras dos años fue emocionante, y ha asegurado que le respeta: "Si yo lo he pasado mal, él lo ha pasado peor, y aún lo está pasando mal".

"Además, él se ha echado el país a sus espaldas. No sé si la gente se lo pide. Yo le digo que la gente no se lo pide. Pero él tiene la impresión que, además de su interés personal, también tiene un deber como expresidente de la Generalitat y debe responder a este deber, a esta misión", ha explicado.

Discrepancias con el 'expresident'

Pese a la amistad que les une, ha recalcado que discrepan de sus estrategias políticas porque "mientras Puigdemont tiene una opinión pésima de España y cree que no tiene solución, yo, puede que ingenuamente, creo que todo tiene solución, salvo la muerte".

Aunque ha evitado especular sobre si el expresidente catalán podrá volver a España este año una vez salga la sentencia europea, cree que hará bien si decide jugar "un papel más institucional y menos partidista" ante la posibilidad de que deje la presidencia de Junts. "Hará bien si, a medida que vaya pasando el tiempo, se reivindica como un patriota y como un hombre que intentó hacerlo tan bien como supo como presidente de la Generalittat y para servir a su ideario independentista. Lógicamente con aciertos y errores, como todos los humanos", ha subrayado.

No descarta volver a la política

Pese a que echa de menos la política por la capacidad de impacto que tiene en la realidad, asegura que está muy feliz en su etapa actual como director general de Aigües de Banyoles y profesor universitario y que se siente realizado: "Tengo el sentimiento de ya haber realizado el servicio militar obligatorio".

Sin embargo, avisa de que "el futuro es incierto" y que, tras unos años dedicándose a los suyos y a hacer lo que le convenga, puede que se lo pueda plantear o no.

ERC aspira a ser una "neoconvergencia"

Al preguntársele si le han sondeado para ser alcaldable de Barcelona en las municipales de 2023, ha asegurado que le honra que piensen en él, pero ha recordado que el 4 de mayo tiene pendiente el juicio por las obras de Sijena, que le podría conllevar una nueva inhabilitación como cargo público, por lo que no puede comprometerse a ello, ha asegurado.

Tras reivindicar que en Cataluña existe un espacio centrista que, a su juicio, no cubre ningún partido, cree que ERC "aspira claramente, sin decirlo, a ser una neoconvergencia", pero ha llamado a esperar cómo se desarrollan proyectos en construcción, en alusión a Centrem, que encabeza la exsecretaria general del PDECat, Àngels Chacón.