Menú Buscar
Miquel Buch (d) y Damià Calvet (2d), los consejeros de Interior y Territorio que salen de la asamblea de PDeCAT sin poder estar en la Ejecutiva tal y como quería Puigdemont / EFE

Puigdemont solo consigue el apoyo del 65% de las bases del PDeCAT

La lista del expresidente, que ha integrado a última hora el sector de Marta Pascal, ha cosechado un voto de castigo importante

22.07.2018 17:13 h.
4 min

Carles Puigdemont se ha hecho este domingo con el control definitivo del PDeCAT, pero sin el apoyo total y sin fisuras del partido que esperaba. Su propuesta de Ejecitiva, encabezada por David Bonvehí, ha conseguido el 65,27% del apoyo de los participantes en la Asamblea Nacional de la formación, una cifra que implica un voto de castigo destacado e inaudito entre los herederos de Convergència.

La militancia de la formación ha censurado la actuación de la nueva cúpula del partido y sus demandas, con amenazas incluidas por parte de sus fieles. Este malestar ha eclosionado con la presentación en tiempo de descuento de una lista alternativa de propuesta de Ejecutiva encabezada por el presidente local de Badalona, David Torrents, que se ha hecho con el 28,9% de los votos.

Integración de los ‘pascalistas’

Se exigía abrir las listas. Algunas voces han reclamado directamente la celebración de unas primarias. Una división en el seno de PDeCAT, sumida en una pugna entre los partidarios de Puigdemont y los de Marta Pascal en las últimas jornadas. La excoordinadora del partido tiró la toalla ante el promotor de la Crida Nacional, aunque su retirada le ha permitido situar a personas de su más estrecha confianza en la dirección.

Ni con esas el expresidente de la Generalitat ha conseguido convencer a la militancia, que le había dado un revolcón al inicio de la jornada. PDeCAT se disolverá en Crida, la plataforma de Puigdemont que ha conseguido la adhesión de 40.000 personas en tan sólo unos días e incluirá la unilateralidad en sus estatutos, pero se pone de perfil ante una hipotética proclamación inmediata de la república catalana.

Unilateralidad y república

Una ajustada mayoría ha propiciado finalmente que la hoja de ruta política del partido contemple llegar a este escenario “lo antes posible”, la opción que defendían los pascalistas. La independencia se mantiene como eje central pero con una visión más pragmática.

Por otro lado, y también con un resultado ajustado, se ha cerrado el paso de tres fieles a Puigdemont a la Ejecutiva. Las bases han declinado modificar los estatutos para levantar la limitación de cargos. No podrán convertirse en pesos pesados de la nueva PDeCAT ni el portavoz de JxCat, Albert Batet, ni los consejero de Interior y Territorio, Miquel Buch y Damià Calvet.

Batalla del independentismo

La batalla abierta en el independentismo también tiene sus efectos en el PDeCAT, con una dirección que no cuenta de entrada con el apoyo de un tercio de los participantes en la asamblea.

David Bonvehí se ha convertido en el nuevo presidente del partido, que se espera que asuma una mayor responsabilidad. La diputada en el Congreso Míriam Nogueras será la nueva vicepresidenta.