Menú Buscar
Jair Domínguez, fingiendo que se 'esnifa' la bandera española / @estapassanttv3

Un presentador de TV3 se ríe de la agresión al periodista de Intereconomía

Jair Domínguez, que participa en 'Està Passant', banaliza un acto violento y Toni Soler se apunta a la tesis del montaje

21.12.2018 18:12 h. Actualizado: 21.12.2018 18:13 h.
3 min

Blanqueando la violencia. Jair Domínguez, el copresentador del programa de TV3Està Passant, se ha reído en las redes sociales de la agresión que ha sufrido el periodista de Intereconomía Cake Minuesa por parte de miembros de los CDR durante las protestas de este viernes.

Lejos de condenar la violencia o solidarizarse con un compañero de profesión, Domínguez ha escrito en Twitter: "Cake Minuesa, puño en la cabesa".  

Acusaciones de montaje

No es la primera vez que el periodista juega con los límites del humor y de la ironía, pero sorprende que esta vez banalice una agresión física, dado que supera el ámbito de la protesta legítima y de la libertad de expresión. 

La estrategia es deshumanizar al agredido o, incluso, negar cualquier violencia procedente de sectores secesionistas. El director de Polònia y conductor de Està Passant, Toni Soler, se ha apuntado también por la red social a la tesis de que la agresión ha sido un montaje. Ha lamentado la agresión, aunque ha matizado que no se le puede considerar "periodista" y ha retuiteado un tuit de Bea Talegón en el que plantea sospechas sobre la veracidad de la agresión.

Captura de pantalla 2018 12 21 a las 18.04.46

No es la primera vez que el nacionalismo acusa al "constitucionalismo" de "infiltrarse" cuando se han producido incidentes pero, de momento, no han podido demostrar ninguna de sus acusaciones.

Polarización

Estos comentarios se suman a otros de misma índole y que desde hace tiempo han suscitado la preocupación de una parte de los catalanes así como de los dirigentes políticos más moderados que no ve con buenos ojos que estrellas mediáticas de TV3, como es también el caso de Toni Albà, comulguen con esta retórica violenta que solo acentúa la polarización entre catalanes. 

Domínguez hace tiempo que frivoliza con la violencia, pero esta vez ha ido un paso más lejos señalando y haciendo mofa de una agresión real.