Menú Buscar
El presidente de la Generalitat Carles Puigdemont y el general, Fernando Aznar, inspector general del Ejército de Tierra / RUBEN MORENO

Dirigentes del PP propusieron la alerta 5 terrorista para tener el Ejército en Cataluña

La medida, sugerida por el sector más duro del partido y rechazada inmediatamente por Moncloa, pretendía aprovechar el despliegue militar en caso de altercados por el referéndum

3 min

Dirigentes pertenecientes al sector más duro del PP sugirieron elevar la alerta terrorista hasta el nivel 5 en Cataluña tras los atentados de Barcelona y Cambrils, lo que implica el despliegue del Ejército, con la finalidad de aprovechar esos efectivos como medida preventiva ante los posibles altercados que puedan derivarse de la prohibición del referéndum independentista.

La sugerencia, según ha podido saber Crónica Global, fue lanzada en una de las reuniones que los máximos responsables de seguridad del Ejecutivo mantuvieron tras los ataques yihadistas. Pero fue inmediatamente rechazada por Moncloa e incluso tomada a broma por algunos de los asistentes, pero permitió visualizar las diferentes sensibilidades existentes dentro del PP: la que hace un llamamiento a la calma y a no caer en las provocaciones de los independentistas, y la que exige una respuesta más contundente ante lo que califican de “golpe de estado”.

Por la suspensión

Así, mientras el presidente Mariano Rajoy y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría optan por la prudencia y la respuesta “proporcional”, otros dirigentes populares van más allá y reclaman medidas más aleccionadoras que pasen por la aplicación del artículo 155 de la Constitución española –suspensión de la autonomía--.

“El Gobierno ya ha hecho lo que tenía que hacer, recurrir a los tribunales. Y ahora el tema del referéndum está en manos de los jueces”, explican fuentes populares a este diario.

Preparados ante los altercados

Admiten que el Ejecutivo español está preparado para responder a los posibles altercados que puedan derivarse de la suspensión, inhabilitación o, en el peor de los casos, de la detención de cargos públicos que se empeñen en seguir adelante con el referéndum, pese a la suspensión de las leyes de ruptura ordenada por el Tribunal Constitucional.

Por ello, estas fuentes han confirmado que está previsto equiparar el número de efectivos que tiene actualmente la Guardia Civil y la Policía Nacional en Cataluña (unos 6.000) con los que tienen los Mossos d’Esquadra (16.000) en previsión de que la policía autonómica decidiera no acatar las órdenes de Fiscalía sobre la incautación de urnas y la prohibición del referéndum. “Nada hace pensar que la policía autonómica vaya a incumplir la ley, pero estamos preparados”, indican estas fuentes.

El foco de las fuerzas de seguridad del Estado se centra en la capacidad de movilización antisistema de la CUP y otros colectivos anarquistas.