Menú Buscar
Una imagen del ayuntamiento de Sabadell, ocupado por los CDR

La Policía de Sabadell justifica la pasividad con los radicales independentistas

Un informe al que ha tenido acceso ‘Crónica Global’ describe las 24 horas que duró la ocupación del ayuntamiento, convocada por un CDR y en la que participaron encapuchados

03.07.2018 00:00 h.
6 min

Iban encapuchados, ocuparon el Ayuntamiento de Sabadell bajo el lema “toma el poder”, se hicieron fuertes durante 24 horas y se negaron a obedecer a los agentes de la Policía Local. A pesar de ello, un informe de la Policía Municipal al que ha tenido acceso Crónica Global califica de “pacífica” la acción que el Comité de Defensa de la República (CDR) de Sabadell llevó a cabo los días 15 y 16 de junio. Lo hicieron ante la pasividad de los urbanos, que ni identificaron ni desalojaron a los alborotadores, y del alcalde Maties Serracant (Crida per Sabadell/CUP).

Los hechos, según el parte policial firmado por el intendente mayor Joan A. Quesada y que puede leerse en este enlace, comenzaron a las 18.50 horas del viernes día 15, cuando una treintena de personas entraron por la puerta principal del Consistorio, “algunas de ellas con mochilas”. “No es preceptivo, en horas de apertura, hacer ninguna identificación ni registro de ninguna persona que accede al edificio”, añade.

Convocados por Twitter

Respecto a la procedencia, se confirmó que “venían de una concentración que se había convocado, como tantas otras, en la plaza de Sant Roc, delante del Ayuntamiento”. Estaba convocada por el CDR Sabadell. “El grupo de personas concentradas, se calculó en unas 300, convocadas por la red social Twitter”.

Una vez dentro “estas personas, de manera natural, sin gritos no carreras, subieron por la escalera central del ayuntamiento, donde se perdieron de vista y se suponía que iban a alguna reunión en la primera planta”.

A las 19.15 horas, una parte del grupo subió a la tercera planta, desde donde querían colgar una pancarta en la ventana y hacia el exterior. En el lugar estaba la subinspectora Llonch que estaba cubriendo un acto del CDR en otra parte de la plaza y, al enterarse, se hizo cargo de la situación inmediatamente”. Un grupo de esas personas “intentó entrar en el despacho del alcalde, quien se lo impidió”.

"Monos de color blanco, tapabocas y gafas de sol"

Dentro de una sala de oficinas “había un grupo de 10 personas aproximadamente, de ellas cuatro llevaban monos de color blanco, tapabocas y gafas de sol que se disponían a colgar una pancarta en la ventana”. Serracant intentó disuadirles y la pancarta se cayó y quedó atrapada en el balcón de la alcaldía.

A continuación, el grupo bajó y se distribuyó en la segunda y primera planta. La Policía Municipal pidió refuerzos. Sobre las 21 horas, los agentes mantuvieron una reunión con los portavoces del grupo, quienes confirmaron que la ocupación formaba parte de una campaña denominado “toma el poder” que también se estaba llevando a cabo en Montcada, Cerdanyola, Ripollet y Terrassa. Los agentes les instaron a abandonar el edificio pero los ocupantes se negaron y les comunicaron que se quedarían toda la noche. Al día siguiente “se debía abrir el Ayuntamiento desde las 8.30 horas hasta las 15 horas por una actividad de bodas programadas”.

Ni identificaciones ni desalojo

El alcalde y los concejales se reunieron para valorar la situación. Había dos opciones, apunta el informe: “Forzar la identificación de las personas” o “desalojarlos”. Pero ambos casos se descartaron por “la actitud pasiva de los concentrados”. Se mantuvo el dispositivo policial para evitar que las 24 personas que pernoctaron subieran a pisos superiores y causaran daños en los despachos.

Al día siguiente, añade el informe policial, se celebraron las bodas y los radicales “no perturbaron ninguna de las ceremonias no actos previstos”. No hubo incidentes, pero cuando se comunicó que las puertas del Consistorio se cerrarían a las 15 horas, “los ocupantes se pusieron en la puerta de tal manera que, sin hacerles daños, era imposible cerrarla, había gente dentro, en la puerta y fuera. El grupo era de una cuarentena de personas y se visualizó también un tuit pidiendo que vinieran a apoyarles”.

El PSC pide la dimisión del concejal de Seguridad

La resistencia se mantuvo hasta las 19 horas, cuando los ocupantes se reunieron con el alcalde y accedieron a salir pacíficamente del edificio.

El PSC ha pedido la dimisión del concejal de Seguridad Ciudadana, Lluís Perarnau, por entender que la seguridad del edificio “fue nula” durante esas 24 horas. El primer secretario de los socialistas catalanes en Sabadell, Pol Gibert denuncia la “connivencia” del alcalde con los ocupantes, “entre los que se encontraban conocidos y familiares de los miembros del gobierno municipal”. Aseguran que, a esta cridsis, se une la “inacción” ante la quema de contenedores de coches y contenedores, y la vulneración de derechos laborales de los agentes.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información