Menú Buscar
Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona / EFE

Pisarello obtiene la candidatura para las europeas con sólo 119 votos

El teniente de alcalde de Ada Colau es elegido en un proceso interno de Barcelona en Comú con el 1,37% de los votos del censo de la formación

24.01.2019 00:00 h.
4 min

La participación ciudadana, los proceso de democratización interna, ha sido una de las características que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha querido potenciar. Esa era la gran aportación de Barcelona en Comú, con la idea de que los partidos clásicos, la vieja política, era incapaz de atender las nuevas demandas sociales. Sin embargo, a la hora de la verdad, en el momento de elegir a sus propios candidatos, la participación es mínima, rozando, de hecho, el ridículo. Prueba de ello ha sido la elección de Gerardo Pisarello como candidato a las elecciones europeas, con sólo 119 votos a favor.

Los porcentajes son engañosos. En reiteradas ocasiones, Barcelona en Comú ofrece sus votaciones internas con esas victorias por goleada. Pisarello será el candidato al Parlamento Europeo, en las elecciones del 26 de mayo, con el “92,97% de los votos. Una elección, por tanto, como se decía hace años, “a la búlgara”, recordando aquellos congresos de los partidos comunistas de los países del este.

Apenas 19 minutos para votar

Pero los votos emitidos, en una elección trascendente, porque ha supuesto la salida del teniente de alcalde de Ada Colau, fueron 132 votos, sólo el 1,37% del censo electoral.

La votación se produjo el pasado lunes, en el local de Barcelona en Comú, en la calle Marina de Barcelona. ¿Tiempo de la votación? Apenas 19 minutos. Un visto y no visto. Con los responsables del escrutinio, --Laia Bertran, Joan Busquets, Ramon Pinto-- la votación no daba más de sí. Pero dio lugar, incluso, para una incidencia: “un voto sin sobre (se considera voto efectivo a la candidatura)”.

Gerardo Pisarello (d), primer teniente de alcalde y responsable económico del Ayuntamiento, junto a Colau / CG

Pisarello y la alcaldesa Ada Colau

La votación fue rápida, corta y clara: votos emitidos: 132; votos nulos: 4; votos en blanco: 9; votos efectivos a la candidatura de Pisarello: 119; porcentaje de votos válidos emitidos a la candidatura de Pisarello: 92,97%.

Barcelona en Comú se ha vanagloriado, sin embargo, de esa participación interna, que no concita, cuando llega el momento, un gran entusiasmo.

Una de las votaciones con más trascendencia en los últimos meses fue la del acuerdo para romper con el PSC. Ada Colau, que no se pronunció públicamente ni a favor ni en contra, insistió en que la decisión la debía tomar el conjunto de la militancia de Barcelona en Comú. Se quiso dejar de lado al PSC por haber apoyado el 155, relacionando la gestión municipal con el conflicto derivado del proceso soberanista en Cataluña.

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, y Jaume Collboni, líder del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona / EFE

La alcaldesa Colau y el líder municipal del PSC, Jaume Collboni

Contra el acuerdo con Collboni

Fue el pasado 19 de mayo, y la votación demostró las limitaciones de esa democracia interna. Los favorables a romper el acuerdo con el PSC alcanzaron el 54,18% de apoyo, (2.059 personas), frente al 45,68% que quería mantener el pacto con los socialistas (1.736). Pero la participación sólo rozó el 40% del registro de inscritos de la formación.

Con la votación sobre la candidatura de Pisarello, sin embargo, Barcelona en Comú ha llegado a la mínima participación. La falta de otro candidato, o la designación inicial, podría ser la causa de que prácticamente a nadie de la formación le haya interesado votar.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información